Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

¡Zahra!

Kathleen Parker
Kathleen Parker
miércoles, 17 de junio de 2009, 04:59 h (CET)
Hay un “nuevo” viejo nombre repentinamente en circulación lleno a la vez de historia antigua y maduro de aires revolucionarios para los vertiginosos acontecimientos de la actualidad.

Zahra.

Muy conocido entre los musulmanes, Fatima az-Zahra era una de las cuatro hijas del profeta Mahoma. Hoy, Zahra es también el nombre de dos importantes y valientes mujeres de Irán.

Una es Zahra Rahnavard, la esposa valiente y carismática del candidato presidencial iraní supuestamente derrotado, Mir Hossein Mousavi. La otra es Zahra Khanum, la mujer igualmente valerosa y carismática retratada en una nueva película, “La lapidación de Soraya M.,” acerca de la muerte de una mujer iraní bajo cargos falsos de adulterio.

Pido perdón por esta confabulación de clichés, pero parece que tenemos una concurrencia simultánea de múltiples puntos de inflexión.

Bajo la superficie de las noticias de última hora que cubren las corruptas elecciones de Irán, los disturbios, la muerte de manifestantes y las medidas enérgicas del gobierno, está emergiendo un subtexto de derechos de la mujer. Es un tema diferente sólo en la medida en que la opresión de la mujer no es reconocida frontalmente -- ni siquiera por el líder del mundo libre. Pero los derechos humanos constituyen la piedra angular de lo que está sucediendo ahora mismo.

Un gobierno que oprime a su pueblo sólo se puede sostener mediante la violencia, como el mundo está siendo testigo una vez más mientras miles de personas toman las calles de Irán. Y, en Irán como en el resto del mundo musulmán, la violencia contra la mujer -- igual que contra los homosexuales y los demás considerados inferiores según los estándares machistas de los mulás -- no solamente está tolerada, sino que es justificada por la doctrina religiosa.

Mousavi desafió estas nociones -- y el gobierno, al parecer, fue de la opinión de que salió perdiendo. Hasta en mitad de tanta agitación, la Zahra esposa de Mousavi instaba el lunes a los estudiantes en la Universidad de Teherán a manifestarse para insistir en su resistencia. Subirse a los tejados, dijo, y gritar “¡Dios es grande!”

Zahra R., que tiene un doctorado en ciencias políticas y fue consejera del ex Presidente Mohammed Jatami, también ha sido abierta al instar a acometer reformas que eliminaran "la policía de la moralidad," así como el final de la discriminación de la mujer.

Mahmoud Ahmadinejad, ese monumento a la masculinidad segura de sí misma, quedó al parecer tan desorientado por el poder de Zahra durante la campaña que cuestionó si su doctorado era legítimo.

Los estadounidenses empezarán a familiarizarse con la otra Zahra tan pronto como "La lapidación" se proyecte en las principales ciudades. Basada en una historia real, la película es una adaptación de la novela homónima del periodista franco-iraní Freidoune Sahebjam publicada en 1994.

En la película, producida por Stephen McEveety (“Braveheart” y “La pasión del Cristo”), el autor-periodista se queda tirado en una pequeña aldea cuando su coche sufre una avería. Zahra (Shohreh Aghdashloo) esquiva las miradas amenazantes de sus conciudadanos y persuade al periodista de ir a su casa y grabar su historia. El mal ha visitado su aldea, dice ella, que quiere que el mundo lo sepa.

Brevemente, la sobrina de Zahra, Soraya, madre de cuatro hijos, ha sido acusada de adulterio por su abusivo e infiel marido. La verdad es que él quiere divorciarse para poder casarse con otra. Cuando Soraya se niega, el mulá de la aldea y el marido conspiran para acusarla de adulterio.

Como el título sugiere, Soraya es procesada y condenada a muerte por lapidación.

Vi un trozo del metraje de esta película hace varios meses. Desde entonces, he sido incapaz de quitarme de la cabeza el relato y las imágenes que sospecho me perseguirán para siempre. Dése por prevenido: es brutal. McEveety y el director Cyrus Nowrasteh pensaron que la escena de la lapidación era imprescindible que fuera retratada con precisión o la película sería un insulto a los sufrimientos de Soraya.

Será difícil para muchos llegar al final, pero aguantar las escenas de la película conlleva una recompensa. A pesar de la brutalidad, la película también es hermosa y un relato fiel. Nos recuerda que una mujer en ciertas partes del mundo puede ser destruida a capricho del hombre sin ninguna consecuencia. La belleza estriba en que la verdad sale a la luz.

"La lapidación," que se estrena el 26 de junio, fue programada a propósito tras las elecciones de Irán. Dennis Rice, encargado de promocionar la película, se imaginó que las elecciones ayudarían a crear intriga, pero no anticipó la coincidencia casual de las dos Zahras. “¿Ironía?” pregunta. “Yo creo que no.”

En árabe, Zahra significa “el brillo.”

En inglés, lo llamaríamos una señal de aviso.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris