Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Jornadas y encuentros inolvidables

Carlota Sedeño
Redacción
martes, 16 de junio de 2009, 12:47 h (CET)
En estos días acuden a mi cabeza los días que viví, del 11 al 15 de junio de 1997, alojada en la residencia Santa Marta, en El Vaticano. Este lugar, en el que residieron los cardenales convocados para la elección del sucesor de Juan Pablo II, fue utilizado durante años para dar cobijo a muchas personas que participamos en jornadas, encuentros y congresos celebrados en El Vaticano.

El congreso sobre “La familia ante las alteraciones cerebrales de sus hijos” tuvo lugar en el Aula Vecchia del Sínodo y participamos diversos profesionales de Europa, Estados Unidos y América Latina.

Tras la presentación personal de cada participante, inició el congreso el cardenal López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, considerando cómo la ciencia ofrece cada vez más medios para una esperanza de vida y como en cada ser humano resplandece el amor de Dios aunque nos encontremos ante el don de una vida limitada en distintos aspectos. Pero la dignidad de un ser humano no es mensurable y cualquier ideología que pretenda desterrar a estos seres limitados es regresiva. Fueron tratados muy diferentes temas a lo largo de aquellos días y citadas, entre otras, palabras de Juan Pablo II como las siguientes, de candente actualidad:

“El respeto de la dignidad del ser humano excluye todo tipo de manipulación experimental o explotación del embrión humano.”

En el diario SUR publiqué, al volver de Roma, varios artículos sobre este congreso. Fueron unas jornadas inolvidables, todos estábamos asombrados de lo que estábamos viviendo y la culminación fue la presentación personal a Juan Pablo II. Cuando tuve ocasión, le dije unas palabras y él me cogió la mano derecha con sus dos manos en un gesto cálido que me transmitió fuerza y cariño. Me hubiera parecido un sueño lo que viví aquellos días, nunca hubiese esperado tanto, si no fuese por las fotografías que lo atestiguan.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris