Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Algo podrido en América

Kathleen Parker
Kathleen Parker
martes, 16 de junio de 2009, 04:39 h (CET)
Una cosa que podemos concluir de las bromas de mal gusto de David Letterman acerca de Sarah Palin es que hace mucho tiempo que no vuela en aparatos comerciales.

Que el comentario de “azafata de aspecto putón” sobre Palin fue de mal gusto es algo en lo que todos estaremos deacuerdo. Pero (BEG ITAL)era(END ITAL) un chiste y Letterman (BEG ITAL)es(END ITAL) un cómico. La broma habría sido recibida con apatía y olvidada probablemente -- Palin demostró su buena deportividad humorística en “Saturday Night Live” durante la campaña -- si no fuera por la "broma" de contenido sexual que hizo Letterman con la hija de Palin.

Todo el mundo sabe a estas alturas que Letterman se reía del viaje que hizo la familia Palin a Nueva York la semana pasada. Soltó la puya de que la hija de Palin fue "atravesada" por el tercer bateador de los Yankees Alex Rodríguez durante la séptima carrera. Incapaz de detener su caída libre en el mal gusto, decía que la parte más difícil de la visita fue alejar de su hija al ex gobernador imputado por prostitución Eliot Spitzer.

Ta-raaaa. Lamentablemente, la única hija con Palin en la visita era Willow, de 14 años de edad.

Lo siento, Dave, no tiene ninguna gracia. Fue una broma calcada del modelo costumbrista -- coger dos noticias sin ninguna relación y juntarlas de una forma inesperada. Nadie hace esto mejor que el columnista satírico Andy Borowitz, que tiene a la blogosfera por los suelos con su columna que sugiere que Newt Gingrich acusó a la candidata al Supremo Sonia Sotomayor de haberse roto el tobillo para ganar simpatías. ¡Eso sí es un (BEG ITAL)chiste(END ITAL)!

El discurso de la azafata es una broma para adultos que resultará divertida para algunos y no para otros -- aunque mi hipótesis es que muchos de los ofendidos ahí fuera estuvieron encantados de participar en la fantasía de Palin la bibliotecaria cachonda. A otro perro con ese hueso.

En todo caso, el chiste trataba de un adulto que es voluntariamente una figura pública y, por tanto, es algo muy diferente a sugerir relaciones sexuales entre un hombre y una menor. A eso lo llamamos violación. La especie de disculpa de Letterman estuvo muy lejos de arreglar las cosas. No se estaba refiriendo a la hija de 14 años, dijo. Se refería a la de 18.

¿Puedo ofrecerle una pala? ¿O quizá una excavadora? Letterman estaba fuera de lugar y debería disculparse sinceramente. Pero, por favor, ¿podemos parar ahí?

Los llamamientos a la censura o cosas peores son mucho más peligrosos para el país de los libres que cualquier chiste inapropiado. John McCain -- el eterno guerrero caballeroso -- salió al paso con su propia declaración de desaprobación del jueves, diciendo: "Ellos (los Palin) merecen algún tipo de protección de acabar siendo la comidilla de los presentadores de los programas de entretenimiento.”

¿(BEG ITAL)Ellos(END ITAL) sí? ¿Estamos hablando de supervisión -- o de la censura gubernamental de toda la vida?

No, los Palin no merecen la protección frente a los presentadores de programas de entretenimiento. Nadie la merece. Pero los menores merecen protección frente a adultos que han perdido de vista su responsabilidad de ser protectores de los inocentes. Y los padres son los mejores guardianes de sus hijos. Apartarlos de las cámaras parece un buen punto de partida. Y, no, no estoy sugiriendo que alguien 'lo pidiera a gritos.'”

Las bromas de Palin, la ausencia de un término medio, sería simplemente el eslabón más reciente de una cadena de tratamiento hostil a la mujer -- a las mujeres conservadoras en particular. La página web de la revista Playboy enumerando a las mujeres conservadoras a las que a los hombres les gustaría "tirarse" fue ir demasiado lejos. El duro trato dispensado a la aspirante a Miss California cuando expresó su opinión de que el matrimonio debía darse entre un hombre y una mujer fue simplemente injusto.

Tener una opinión en este país no se castiga. Sin más.

Pero sí que tenemos un problema, ¿verdad? Hablando en plata, el discurso público se ha vuelto mezquino y desagradable, y no tenemos ni idea de cómo solucionarlo. He aquí una idea: Internet -- que, irónicamente, contribuye al problema -- puede ser la mejor solución.

Bendición y maldición a la vez, Internet ha sido tan revolucionario y sus dones tan inmensos que hemos sido como reclusos de pronto en posesión de las llaves de sus celdas. El acceso inmediato a un megáfono y al mundo como escenario de uno ha desatado una fiebre monstruosa, ese niño indisciplinado que forma parte de la mentalidad humana y que quiere que las cosas sean como él dice. Multiplique eso por miles de millones y la civilización es una niñera de los nervios.

En suma, tenemos páginas web erótico festivas y millones más que degradan a las mujeres, sexualizan a los menores y despiertan los peores instintos en hombres y mujeres. Tal es el acusado despropósito, terrorífico en ocasiones, que forma parte de la libertad de expresión.

Por otra parte, también tenemos las voces apasionadas de los estadounidenses sensatos, que no van a dejar que un cómico se vaya de rositas trivializando la violación. Lo que sugiere que la mejor defensa contra los cómicos groseros no es "algún tipo de protección," sino la reclamación de la gente que exige más de su sociedad y de ella misma.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris