Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Segundas partes

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
lunes, 15 de junio de 2009, 23:42 h (CET)
Estamos ante la mejor selección española de todos los tiempos. Vale. Forman un grupo excelente, todos son amigos, educados, guapos y los novios perfectos que toda suegra querría para su hija. Vale. Son campeones de Europa y favoritos con diferencia para ganar la Copa Confederaciones. Vale. En definitiva, que parece que no hay nada que se le pueda reprochar a este equipo. Pues yo creo que hay una cosa, y bajo mi punto de vista, muy gorda que reprochar a España.

El pasado domingo ante Nueva Zelanda, el combinado nacional jugó al fútbol durante 35 minutos. El resto del partido se dedicó a pasearse e incluso a arrastrarse por momentos sobre el césped de Rustenburg. Esto es lo que no se puede permitir, por mucho que el partido esté más que sentenciado. Ir ganando 4-0 en el minuto 25 no te exime de tus obligaciones. Y las obligaciones de los futbolistas profesionales que visten una camiseta es darlo todo desde el minuto 1 hasta el 90, no parar de jugar cuando lleves cuatro goles.

Los futbolistas profesionales cobran mucho, muchísimo dinero; más del que toda una familia lograría ahorrar durante toda la vida. Sólo por eso debería dejarse la piel en cada entrenamiento, partido amistoso y, por supuesto, partido oficial. Pero los futbolistas son tan señoritos y los aficionados tan poco exigentes, que corren durante 40 minutos y si ya han sentenciado el partido, se pasan de turismo la segunda parte.

Hay quien dice que no hay que humillar al rival. Y yo digo que hay millones de personas en el mundo que pagarían por jugar en la Selección de su país o en un equipo de fútbol de elite, y jamás podrán. ¿Acaso no es una humillación para esos aficionados que quien tiene la suerte de estar ahí no lo dé todo desde el principio hasta el final? El rival, si no quiere ser humillado, que rechace la competición y se vaya a su casa. Pero no por ir ganando 4-0 al descanso hay que dejar de ser profesional y tumbarse a la bartola. Que esos futbolistas tienen a millones de personas siguiéndolos por televisión.

Cuando Camacho era entrenador hubo partidos en los que España ganó 9-0 a Austria o a San Marino. Nadie habló de lo malvados que habíamos sido por humillar a nuestros rivales. Lo mismo que hace España ahora es lo que ha hecho el Barcelona durante gran parte de la temporada: jugar la primera parte, irse al descanso con 4-0, y aburrir a la gente en la segunda. ¿Acaso ese aficionado que paga 70 euros por una entrada no merece que su equipo se mate en el campo durante los 90 minutos? Lo dicho: está muy de moda eso de ganar el partido en la primera parte y dedicarse a pasear por el campo en la segunda, lo que para mi sí es una falta de respeto grave a los aficionados de tu equipo. Como dijo no sé quién “segundas partes nunca fueron buenas”.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris