Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Los riesgos que correrá Obama este otoño

David S. Broder
David S. Broder
lunes, 15 de junio de 2009, 03:32 h (CET)
Probablemente sea inevitable que las elecciones a la gobernación, que tendrán lugar en noviembre en Virginia y New Jersey, sean consideradas por muchos fuera de esos estados como un referendo de la actuación de Barack Obama como presidente.

Esos van a ser los primeros comicios a nivel estatal desde que accediera a la Casa Blanca, y tienen lugar en estados en los que el año pasado ganó él. Pero las fuerzas de la historia y la economía se suman a los riesgos presidenciales en los resultados.

La historia: en el año 1993, un año después de que el último presidente Demócrata anterior, Bill Clinton, saliera elegido, los Republicanos se hicieron con la gobernación de Virginia con George Allen y la de New Jersey con Christine Todd Whitman. Sus victorias despejaron el camino a la toma Republicana del Congreso en 1994 que despejó el camino a su vez a la presidencia de George Bush.

Tras perder el Congreso en el 2006 y la Casa Blanca el año pasado, los Republicanos buscan buenas noticias desesperadamente -- y buscan la forma de ser competitivos en ambos de estos estados.

Economía: cuando los gobernadores Demócratas actuales de New Jersey y Virginia fueron elegidos en el año 2005, los índices de desempleo se situaban, respectivamente, en el 4,7 y 3,4%. El pasado mes de abril, el mes más reciente del que se tienen datos, las filas de los parados habían crecido al 8,4% en New Jersey y 6,8% en Virginia.

En ambos estados, la economía se ha convertido en la primera preocupación de los electores -- y en un problema de los Demócratas. Con su partido al frente de ambas cámaras de la Legislatura de New Jersey y de la única cámara de Virginia, además de las gobernaciones, los Demócratas han estado bregando entre recortes presupuestarios y llamamientos a bajadas de impuestos.

Igual que Obama ha culpado a la administración Bush de la recesión que él heredó, los Demócratas que se presentan a los dos estados han venido invocando el nombre de Bush y lo han vinculado a sus contrincantes. Los resultados podrían demostrar bastante bien hasta qué punto la responsabilidad de la mala situación económica ha pasado a estar sobre sus hombros -- y sobre los de Obama implícitamente.

New Jersey es un territorio difícil para el Partido Republicano. Whitman fue el último Republicano en ganar unos comicios estatales, y los márgenes Demócratas de filiación y participación el día de las elecciones han aumentado.

Pero el gobernador Jon Corzine, que cosechó una fortuna en Wall Street y la utilizó para financiar exitosas campañas, al Senado primero y después a la gobernación, ha tenido un primer mandato muy agitado.

Los Republicanos le acusan de haber fracasado a la hora de cumplir sus promesas principales -- equilibrar los presupuestos y reducir parte de lo que son los impuestos de propiedades más elevados de la nación. Corzine insiste en que ha hecho todo lo posible para paliar los daños del batacazo de la economía nacional.

El aspirante Republicano, Chris Christie, se forjó su reputación como el fiscal designado por Bush que combatía la corrupción en el sector público, y procesando a más de 130 empleados de la administración.

Los Demócratas han intentado manchar su reputación señalando los contratos que firmó con reputados Republicanos a cambio de asesoría legal con su oficina, pero la primera encuesta post-primarias llevada a cabo la semana pasada por la Universidad de Quinnipiac da a Christie una ventaja 50-40 por ciento sobre Corzine. Las dos terceras partes de los encuestados afirman estar descontentos con la forma en que están yendo las cosas en New Jersey, y los independientes dan a Christie una ventaja de 24 puntos.

A pesar de todo esto, los recursos económicos ilimitados de Corzine y la tendencia Demócrata del estado le dan una oportunidad.

En Virginia, tanto Obama -- el primer ganador presidencial Demócrata en décadas -- y el gobernador en su último mandato Tim Kaine, que ahora desdobla como secretario del Comité Nacional Demócrata, tienen motivo para intentar mantener con vida las esperanzas de victoria de su partido.

Fueron alentados por los resultados de las primarias Demócratas de la semana pasada, en las que el Senador del estado R. Creigh Deeds, un moderado de electorado principalmente rural, derrotó al llamativo colega de Clinton Terry McAuliffe y al legislador izquierdista Brian Moran. La inesperada victoria por un amplio margen de Deeds, abarcando al electorado de su contrincante en los suburbios de Washington, le da fuerza para las generales.

Una encuesta Rasmussen realizada justo después de las primarias demuestra que Deeds lleva ventaja al Republicano Robert McDonnell 47 a 41%, pero cuando los dos caballeros se enfrentaron por la fiscalía del estado hace cuatro años, McDonnell ganó por apenas 300 votos -- una de las elecciones más reñidas en la historia de Virginia.

McDonnell, cuya primera etapa le vincula a Pat Robertson y a los conservadores religiosos, se ha tomado a pecho la lección de las recientes derrotas Republicanas y está empujando su campaña hacia los temas suburbanos de los impuestos, el transporte público y la enseñanza.

Una victoria de McDonnell o bien de Christie reforzaría probablemente al bando pragmático en el debate interno Republicano -- la gente que argumenta que movilizar al electorado conservador no es suficiente para obtener la victoria en campañas reñidas. Y ese es otro motivo más de que Obama se esté empleando para derrotarles.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris