Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Ahmanideyad y su energía atómica, ¡mucho cuidado!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 15 de junio de 2009, 03:30 h (CET)
En España, nuestros políticos y, en especial los pertenecientes al partido en el poder, están acostumbrados a observarse con especial detenimiento el ombligo. Algo verán en tan inútil y curioso agujero que los tiene ensimismados hasta el punto de que, en muchas ocasiones, no son capaces de salirse de lo que son las fronteras de nuestro país para intentar darse cuenta de los peligros que nos acechan, precisamente de parte de aquellos países con los que nuestro inefable señor Zapatero está más empeñado en esto de la famosa Alianza de Civilizaciones. Todavía no sabemos si esta alianza, gran acuerdo con los países islámicos, va a consistir en hacer un melting entre sus preceptos coránicos y lo de la Enseñanza para la Ciudadanía o si directamente, por aquello de la conquista árabe de la parte sur de España, El Andaluz, ya nos pondremos todos el turbante y nos convertiremos en fieles sirvientes de Alá. El caso es que no parece que, en el oriente próximo ( más, en ocasiones, de lo que nos convendría para nuestra propia seguridad), las cosas funcionen de forma que podamos instalarnos en la tranquilidad y echarnos a dormir sobre los laureles de nuestra depresión, ésta que no se cansan de repetir que se está acabando, que ya tenemos la salvación a la vuelta de la esquina y que alguien, más bien optimista, vaticina que los bancos, en Norteamérica, ya están empezando a devolver las deudas que se les dieron. Yo que ellos no correría tanto porque puede que, el gran crack que se está registrando en la, habitualmente, boyante California, parece que ya está empezando a preocupar en la Casa Blanca, (no fuere que los 24.000 millones de dólares que precisa Schwarzenegger para aliviar el déficit presupuestario, no los consiguiese en menos de 50 días, en cuyo caso este estado de la Unión caería a la bancarrota), viendo que es posible que la situación de su estado más occidental se propague al resto de estados americanos.

Lo cierto es que la actual situación de Irán nos debiera poner sobre aviso y el hecho de que se celebraran elecciones en dicho país en las que, por cierto, parece que se ha reinstalado en el poder el señor Ahmadineyad, con sus conocidas posturas integristas y sus peligrosas amenazas atómicas. Es curioso que, desde el ministerio del Interior, se estuviera repitiendo, desde el primer momento de escrutinio hasta el final del mismo, prácticamente el mismo porcentaje de votos a favor del actual primer ministro (64’78%). Su oponente, el moderado y reformista Musavi, ex primer ministro, que es partidario de relajar las tensiones con los países occidentales, no ha conseguido derrotar a su adversario aunque, y no sería de extrañar que ocurriera en este tipo de regímenes totalitarios, ha protestado airadamente denunciando irregularidades en muchas de las mesas donde se depositaba el voto. Da lo mismo, porque no hay duda de que el señor Ahmadineyad no estaba dispuesto a ceder su puesto a otro presidente menos extremista, sabiendo que contaba con el apoyo de la mayoría de los ayotalas. Lo que no sabemos todavía es como le habrá sentado al señor Obama, el presidente de los EE.UU, esta reelección del enemigo mayor de la nación americana en Oriente Medio.

La evidente nuclearización de Irán y el hecho de que, a estas alturas, ya nadie se puede creer que las investigaciones nucleares se vayan a limitar a las centrales de energía con combustible atómico, si no que todas las posibilidades indican que la intención del señor Ahmanideyad es la de dotarse de armamento nuclear para poder igualar sus fuerzas con Israel con fines a un posible ataque destructivo sobre la población israelí. No sabemos si el señor Obama ya se estará arrepintiendo de sus claudicaciones ante los países árabes y de haberse indispuesto con su secular aliado en aquella región, como siempre ha sido la nación israelí. Es evidente que, en su propio país, puede que el señor Obama tenga dificultades para explicar su distanciamiento del señor B.Netanyaju y su intento de acercamiento a tan volubles y poco de fiar “compañeros”, los árabes. No deberíamos olvidar que el lobby judío en EE.UU es uno de los más influyentes de todo el país y que tiene el poder suficiente para poner, al propio presidente, en verdaderos apuros si consideran que ha traicionado la confianza que tradicionalmente ponían en el supremo mandatario de la nación americana.

Lo más chocante de este tema es que, en España, puede que tengamos todavía más motivos de preocupación que en los propios EE.UU, por la evidencia de encontrarnos, como toda Europa, al alcance de los misiles continentales de los que, posiblemente, pueda disponer el régimen iraní y nuestra “intima amistad” o la de ZP con Obama puede que allí sea interpretada como una alianza y, en este caso, no precisamente de “Civilizaciones”. Pero los israelíes ya no se fían ni de su sombra y, después de las declaraciones de Obama, en su discurso a los países árabes, es de suponer que hayan decidido aplicar la doctrina del “ayúdate a ti mismo y no te fíes de los demás” como ya han demostrado al poner a trabajar a su servicio de inteligencia, el Mossad, para controlar los avances en la carrera nuclear de los iraníes. Ya acusaron a la ONU de ser incapaz de vigilar el programa nuclear de Irán, denunciando que dicha nación ha triplicado sus reservas de uranio enriquecido ( desde 300 a 1.339 kilos en menos de seis meses) que podría ser empleado en la fabricación de un arma nuclear Ellos han insistido diciendo “este hallazgo demuestra que la comunidad internacional, ya no digamos Israel, no puede depositar su confianza en la AIEA (Agencia Internacional de Energía Atómica de las ONU) a la hora de vigilar Irán”.

Haría bien Obama de no perder de vista esta región porque, de lo que puede estar seguro es que Israel no se va a exponer a que su enemigo irreconciliable Irán, se ponga de acuerdo con Siria y le amenace con un ataque nuclear; puesto que, para evitar que esto suceda, intentará ser él quien de el primer golpe, como ya ha demostrado saber hacer en otras ocasiones. Un ataque sorpresa de los aviones israelíes sobre los centros neurálgicos de las investigaciones atómicas de los iraníes podría tener un efecto devastador en toda la región y por supuesto, la amenaza del colapso de la economía occidental, en especial la europea, al quedar privada del suministro de petróleo procedente de toda aquella región. Tomen nota nuestros gobernantes y procuren hacer de contrapeso con los países árabes para que no desprecien la capacidad del país judío para defender sus derechos y a su pueblo, que ha sido capaz de sobrevivir, a través de los tiempos, a las más grandes catástrofes de las que, gracias a su esfuerzo, tesón e inteligencia, han sabido superar todos los trances en los que han estado metidos.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris