Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Gabilondo reclama más medios para la educación

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 15 de junio de 2009, 03:29 h (CET)
Ángel Gabilondo, hermanísimo de Iñaki, es el ministro sucesor de tanto ministrillo que, desde que allá por los ochenta Maravall, defensor de la LODE, precursora de la nefasta escuela comprensiva que ha dejado la educación española a la cola de la educación de los países de la OCDE, afirmara literalmente su conocido “hay que secuestrar el alma de los niños”, se ha hecho cómplice del asesinato premeditado de decenas, de cientos de miles de mentes infantiles. Ha afirmado don Ángel, justificando que los zotes repitan curso sólo con las asignaturas suspensas, que “no van a dar lecciones de esfuerzo los que lo han tenido todo”. Debe de referirse a su hermano, a Cebrián y a él mismo; “niños bien”, pijiprogres que se dice ahora, desde la cuna. Pues eso que nos ahorramos.

¿Qué hace el gobierno para poner fin al analfabetismo funcional que sale de nuestras aulas? A ratos el ridículo, como cuando trata de imponer que en el recreo las niñas jueguen al fútbol y los niños a las muñecas –siempre el feminismo radical reaccionario y desfasado, tan característico del PSOE y que estuvo de moda en USA en los años 70-. Supongo que en Cataluña tendrán los chicos que “pasar la barca” en catalán. Por eso de que el derecho de los padres a elegir la educación, así como en cuál de los idiomas oficiales la quieren, a estos negacionistas les importa un pimiento.

Las mentes infantiles son sacrificadas en el altar del igualitarismo interesado en imponer una escuela que adoctrine qué se debe de pensar en lugar de una escuela que enseñe a pensar. Y es que, al fin y al cabo, de lo que se trata es de conseguir un ejército de borregos adoctrinados en el pensamiento único; esclavos que desconocen que lo son. Un ejército de votantes dispuesto a embaularse, como si de verdades irrefutables se tratase, los vídeos electorales de Pepiño y la interplanetaria Leire Pajín o la penúltima ocurrencia, siempre encaminada a saquear los bolsillos del ciudadano y liquidar las libertades, de Alberto Ruiz Gallardón.

Ejército cuya máxima aspiración no debe ser el alcanzar metas personales y mejorarse a sí mismo a base de esfuerzo, que es como se construyen las sociedades libres, si no concursar en Gran Hermano (“ser famoso”) y vivir de un subsidio estatal, graciosamente concedido por el caudillo socialista de turno. O sea, la URSS, Cuba, China, Corea del Norte, o, en menor medida, la Andalucía del PER o la Cataluña del 3%. Sitios en los cuales la iniciativa privada o el intentar sobresalir a base de esfuerzo son sistemáticamente criminalizados por los mediocres en el poder. Lugares que tienen la inmensa suerte de disfrutar de un sistema socialista. Sistema socialista que, piensan los borreguitos, una vez caído por la fuerza de una crisis provocada por los ultraliberales codiciosos el maldito capitalismo salvaje –como si el sistema financiero fuera cosa distinta a un sistema oligárquico- que tanto hambre ha causado en el mundo y, teniendo en cuenta que lo que hasta ahora se llamó socialismo no era el verdadero socialismo, que debe de ser juzgado por sus nobles intenciones y no por sus criminales, reiterativos e inevitables resultados, liberará a la Humanidad entera y así la miel y el vino brotarán interminablemente y todos seremos felices para siempre. La repera. La utopía.

Hay que sacrificarse, les inculcan a sus jóvenes víctimas desde que tienen uso de razón, para que generaciones venideras puedan disfrutar de dicho Edén; paraíso que jamás se alcanza pero en nombre del cual imponen el sacrificio de miles de individuos. Porque aquí, en España, donde la educación está en manos de pedagogos radicales y sectarios y de un cuerpo de inspectores que ejercen las funciones de comisarios políticos, el esfuerzo, la memoria y hasta los dictados son fascistas. Los chicos de los sobresalientes deleznables empollones; egoístas que se niegan a hundirse en la mediocridad y que se empeñan en destacar sobre el resto. ¡Igualdad!, proclaman mientras asesinan el espíritu crítico de algún chaval aún con curiosidad. Bioideologías nacionalsocialistas mezcladas con feminismo radical y nacionalismo cateto. Educación para la Ciudadanía Socialista que se enseña de forma transversal en todas las asignaturas.

Eso sí, cuando por vía de la realidad la mentira oficial, como está sucediendo en una España en donde se han impuesto, consecuencia lógica de 30 años de escuela comprensiva, la violencia en las aulas, la anarquía, el fracaso escolar y el analfabetismo funcional, queda al descubierto, van los progres y recurren al habitual llanto de los socialistas de todos los partidos: reclamar “más medios”. Como si de los medios y no de los planes de estudio o de un profesorado interesado en aprender parar poder enseñar dependiera el que los chicos salieran de las escuelas con un buen nivel académico que les permita competir en un mundo globalizado. Colegios que deberían ser centros de enseñanza y no los parques de atracciones llenos de talleres y buen rollito que son. Como si de tener un portátil, promesa electoral del igualitarista e incompetente ZP, ahora empeñado en crear analfabetos 2.0, dependiera el aprender a leer y escribir. De historia, geografía, filosofía o el resto de las asignaturas de Humanidades mejor ni hablamos. Sencillamente han desaparecido de los planes de estudios. El nacionalismo paleto manda.

Como si del incremento del gasto público, o sea, del aumento de los impuestos, dependiera el regreso a la escuela de los valores del mérito, la excelencia y el esfuerzo. Valores que garantizan el pensamiento crítico, la libertad. Pero eso de la libertad ¿a quién le interesa? Libertad, ¿para qué?, que diría el insigne socialista. En esas andamos.

Y don Ángel reclamando “más medios”. Qué cara.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris