Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Punto de Mira   -   Sección:  

El pozo

Pablo Primo
Pablo Primo
@primoarias
domingo, 14 de junio de 2009, 23:24 h (CET)
Mientras el calor veraniego de junio golpeaba las ventanas de mi casa con todas sus fuerzas se dilucidaban las tres primeras plazas de la Segunda División, o lo que es lo mismo, los tres nuevos equipos de Primera. El merecido premio recayó sobre las ciudades de Zaragoza, Santa Cruz de Tenerife y Jerez de la Frontera, lugares que aún hoy apaciguan su resaca a base de litros y litros de agua. Pero no todo son alegrías en nuestra queridísima España. En Vitoria lloran el descenso del ‘Glorioso’.

El Alavés ha caído en el pozo de la Segunda B tras 14 años en la élite de nuestro fútbol. Un equipo que hace ocho años le disputaba la final de la Copa de la UEFA al hoy todopoderoso Liverpool. En el 2001, el ‘Glorioso’ lo fue más que nunca. Realizó una gran campaña liguera y se paseó por Europa con aires de grandeza. Equipos del Viejo Continente como el Inter de Milán, sucumbían al orden táctico de Manuel Esnal ‘Mané’, a los goles de Javi Moreno y a las internadas de un lateral rumano conocido como Contra.

Aquella noche del 16 de mayo del 2001 España entera lloró la derrota del Alavés sobre el césped de Dortmund. Los vitorianos habían tocado el cielo y brillaban en Europa con una plantilla humilde pero muy trabajadora. Ocho años más tarde, el empate de Las Palmas ha impedido la última esperanza de salvación de un conjunto que ha ido a la deriva desde el comienzo de esta temporada y con ello ha certificado una catástrofe irrevocable.

Vitoria vuelve a la cruda realidad y pone fin al mejor ciclo del Alavés en el fútbol profesional, regresa al lugar donde nadie desea estar ni conocer: el agujero negro de la Segunda B, es decir, la ruina deportiva y económica. Más cuando las deudas aprietan a la entidad y ponen en cuarentena su supervivencia.

Deudas heredadas desde el verano del 2005, cuando el anterior presidente, Gonzalo Antón, le dio plenos poderes a un magnate muy conocido: Dimitri Piterman. El ucraniano convulsionó a un club, que sufrió sus excentricidades y puso en pie de guerra a toda una ciudad como Vitoria. El daño económico estaba hecho aunque se permitieron un fugaz pasó por los campos de Primera en la campaña 2005-06. Las gravísimas deudas arrastraron al equipo hacia la supervivencia en los años siguientes y este fin de semana se corroboró lo inevitable.

El oscuro presente y el incierto futuro del Alavés hace que recuerde su pasado. Tiempos pretéritos donde los vitorianos ganaban en el Camp Nou y el Bernabéu. Viajaban en Europa por los caminos de la UEFA, tuteaban al Liverpool y vendían jugadores como Javi Moreno a grandes equipos como el Milán. Unos recuerdos que alientan el regreso. Fuerzas para salir del pozo cuanto antes.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris