Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Y llegó la gran resaca

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 13 de junio de 2009, 22:32 h (CET)
Lo malo del sentido común es que, en muchas ocasiones, te causa disgustos debido a que, a nadie le apetece acertar por haber seguido el camino del sentido común respecto a la previsión de determinados hechos o acontecimientos desagradables o desfavorables para el pueblo español que luego se han producido con precisión matemática.. Lo que sucede es que, con este Gobierno que padecemos, es tan fácil prever lo que tienen en mente, son tan evidentes sus intenciones y tan pobres y desangelados los intentos de venderles falsedades a los ciudadanos que, sólo aquellos fanáticos radicales, ignorantes predispuestos a ser engañados y los que tienen intereses personales o colectivos en que España se derrumbe para sacar la tajada de la hiena de los restos de ella, pueden darle cancha al Gobierno cuando intenta explicarnos hoy que la economía se está recuperando, que se perciben brotes verdes en el horizonte y, a los pocos días, escasamente quince desde que concluyeron las pasadas elecciones europeas, resulte que aparecen los mismos personajes, aquellos que veían todo de color rosa, para desmentirse a sí mismos y, con el máximo descaro y falta de vergüenza, nos cambian la visión del panorama económico para pintarnos un nuevo horizonte, esta vez negro y lleno de incógnitas. ¡Este es el estilo made in señor Rodríguez Zapatero!

No será que no se les haya advertido por activa o por pasiva; no será que desde Bruselas no se hayan dado consignas y recomendaciones; no será que desde la oposición no se les haya criticado; no será que toda la prensa económica, salvo las excepciones habituales de los que chupan de la mamandurria de la Administración; no será que el TCE y el FMI, no hayan denunciado repetidamente los errores de nuestro Gobierno, sus despilfarros y desatinos, ignorando que España no estaba preparada para un derroche de millones como el que ha estado protagonizando, sólo para encubrir su incapacidad para afrontar la recesión y su empecinamiento en aplicar un keynesianismo pasado de moda e ineficaz; como se ha venido demostrando cuando las sucesivas oleadas de ayudas, que empezaron por los bancos, nos han endeudado cada vez más y, sin embargo, no han sido capaces de llegar a solucionar los problemas económicos, estructurales y laborales de nuestras empresas a pesar de las repetidas llegase. A la recesión, por la incuria del PSOE y su Gobierno, sin olvidarnos de los Sindicatos, vamos a tener que añadir una nueva carga: más impuestos. Cuando las economías de los ciudadanos están en peor situación; cuando los parados continúan aumentando, a pesar de que el Ejecutivo se empeña en camuflarlo; cuando van cayendo una tras otra cientos de empresas y hemos entrado en una deflación del 0’9%; no sólo nos negamos a estudiar reformas de estructuras laborales; no aceptamos los consejos de los expertos para mantener una central nuclear que, además de dar empleos a más de un pueblo colindante, es la que produce un 1’8% de la energía de toda España y cuya eliminación se calcula por los técnicos que supondría para España, para suplirla, la necesidad de adquirir 2.000.000 de barriles de petróleo. Hasta los correligionarios del señor Zapatero se tiran de los pelos viendo la forma con la que el Presidente nos conduce a todos hacia el abismo de la quiebra económica. Señores como Felipe González, Almunia y toda una larga serie de antiguos dirigentes del PSOE se han alarmado ante la insolvencia y empecinamiento de ZP, que parece vivir en un limbo rodeado de utopías seudo comunistas, alejado por completo de la realidad nacional.

La evidencia, la triste realidad, señores, es que ¡no tenemos un chavo y cada día nos tenemos que endeudar más!, hasta el punto de que ya, desde Moody’s, la agencia de calificación de riesgos, se nos han dado varios toques de atención respecto a la posibilidad de que la confianza en nuestra deuda deba sufrir un nuevo retoque a la baja. El hecho es que, cuando hay una diferencia entre los ingresos públicos y los gastos, de tal manera que los primeros, como consecuencia natural de la crisis, decrecen y los segundos, por el contrario, crecen; se produce el fenómeno económico al que se lo denomina como “déficit público”. Antes, la ministra Salgado, nos decía que todavía nos podíamos endeudar en 150.000 millones de euros más, lo que no dijo era ¿cómo?, ni tampoco de ¿dónde? iba a sacar la financiación precisa. Ahora nos dice que les faltan 17.000 millones de euros para pagar el desempleo, porque no queda dinero en la caja estatal (el déficit del año 2008 fue de 42.000 millones), ¿qué pasó, señora Salgado, con su daltonismo? Después de todo ha resultado que sus brotes han sido negros y no verdes. Pero hacía falta engañar una vez más al pueblo porque precisaban de sus votos para mantenerse en el candelero, ¿Quién era que no mentía? Me temo que la señora De la Vega deberá dejar de hablar de “rigor” y de “honorabilidad” del Gobierno y empezar a calificarlo como la nueva caja de Pandora que cuando se ve lo que hay dentro resulta que no son más que desgracias, espantos y detritus intelectuales.

Y es que la confianza de los ciudadanos en el Gobierno, esta que tanto ha venido reclamando Zapatero, como si la paciencia de quienes se encuentran en paro o piensan que pronto les puede tocar a ellos, así como la del resto del pueblo español; a medida que transcurren los días y cada vez las cosas se ponen más feas; observan, atónitos, que los castillos de demagogia se derrumban. Esta circunstancia ha quedado reflejada en el último sondeo del CIS donde se nos muestra que un 96% de los españoles no se han tragado lo de los “brotes verdes” y la preocupación sobre el paro alcanza su record histórico, un 77’3%. Sólo el 4% de los españoles cree que la situación económica es “buena” o “muy buena”. Y es que, señores, por fin les ha llegado a los socialistas el momento en el que deben confesar que no saben por donde andan y que lo único que han hecho hasta ahora ha sido tapar las vías de agua de un barco que cada está en peor estado. Ya se les acabó el fuelle y no pueden aplazar por más tiempo acudir al único remedio que les queda: ¡aumentar los impuestos! Pero no para las entradas de cine o los discos de los de la farándula; no señores, nada menos que sobre la gasolina, el combustible básico para el funcionamiento de toda economía moderna. Se encarece la gasolina y, de retruque, se encarecerán todos los otros artículos, empezando por el transporte y acabando por las aspirinas. ¿Es el principio del fin de la etapa ZP?

Ahora nos dirán que vayamos en bicicleta o que circulemos andando, pero lo cierto es que, en época de la peor recesión por la que estamos pasando, nos aumentan la gasolina y en julio, si Dios no lo remedia, las tarifas eléctricas. ¡Ya me dirán ustedes si hay economía que lo resista! Pero el señor Zapatero, con sus absurdas concesiones a la galería, sus despilfarros en ayudas internacionales, Alianzas de Civilizaciones y salarios para funcionarios ( han aumentado en más de un millón); sus ayudas sociales que se han quedado a medio camino etc.; necesitaba esquilmar las arcas del Estado. Se le advirtió, incluso Solbes insistió en varias ocasiones que no había dinero para tantas promesas pero ZP es un absolutista, un tirano que quiere gobernar por el mismo y no acepta consejos de nadie.¡Si, señor Zapatero, le felicitamos! Tiene usted el discutible honor de haber sido el peor presidente de la llamada nueva democracia española. Ahora veremos como les vende a los votantes la ruina de España.

Noticias relacionadas

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias

La operación

Hace muchos años que un tío mío me explico lo que significa “el metro de la vida”

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris