Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

ERE o no ERE

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 13 de junio de 2009, 08:30 h (CET)
Desde luego, no es broma. A pesar de que se le parece a la segunda persona del presente indicativo del verbo con significado de existir, eres o no eres, dicho quizá por un extremeño o andaluz, representantes ambos de comunidades en las que se sufre y se ha sufrido bastante el problema del desempleo.

La verdad es que existir, existen, y son cada vez más numerosos y comunes y pasan a nuestro lado sin que nadie diga nada o haga algo para remediarlo. Cada día que pasa nos dan más pánico los expedientes de regulación de empleo que se presentan ante la Dirección General de Trabajo. Bueno, el verdadero pánico es pensar en todos esos trabajadores que con una pequeña cantidad en el bolsillo los contentan para que se vayan a la calle a englobar las cifras del paro. Miedo por esos trabajadores y sus familias.

Algún malintencionado, y dicen que con razón, ha señalado a Felipe González como el creador de los EREs. Sea quien fuere quien los inventase, no faltan en los medios de comunicación sustos laborales para atemorizar a todo empleadito viviente.

Cada ERE va acompañado de una cifra engordada de personas que presumiblemente irán a la calle en circunstancias injustas, pero irremediables. Cada ERE se basa en acuerdos bilaterales y supuestos planes de acción social, capaces de animar al trabajador a firmar el papelito, que le dará una nueva vida basada en un nuevo futuro laboral, un futuro laboral del que se desconocen los detalles, al igual que se desconoce lo que pasará realmente con la empresa que lo sufre y se lo hace firmar.

No es necesario entender mucho de economía para que un ERE te ponga los pelos de punta, y para que cada empleado tenga la mosca detrás de la oreja en los próximos meses porque no sólo afecta a las grandes empresas sino a cualquier pequeña o mediana empresa donde a través de bastante burocracia se permita un despido barato con tal de que la entidad se siga envalentonándose en el panorama industrial y empresarial de la actualidad.

Puede así ocurrir que con la tan cacareada crisis se aproveche para despedir a empleados de los que nunca se debería prescindir, pero que se prescinde con la nada rebuscada excusa que está en la boca de todos: esta maldita crisis.

Vayas por donde vayas y oigas lo que oigas, siempre es la crisis la protagonista y culpable de toda decisión apresurada o bien pensada. La crisis es una mala novia capaz de relacionarse con todos los EREs posibles y encima, nos dicen, que lo peor está por llegar. Es como un mal contagio, otra pandemia, por si no teníamos bastante y la televisión, mientras tanto, se apresura a dar recetas medio graciosas para aliviar la situación tan desastrosa que sufren cada día las familias más pobres.

El ERE pertenece a la duda del fin de mes, al pago de la hipoteca, del colegio de los niños, de la alimentación, del bienestar perdido. Pertenece y forma parte de una cuestión existencial y laboral muy acuciante. Si han de venir los EREs que al menos se basen en la justicia, si es que eso es posible y existe en las relaciones laborales. En cualquier caso, que Dios nos coja confesados y los EREs no sean ni existan por más tiempo.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris