Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Entre la reforma sanitaria y la roca

David S. Broder
David S. Broder
viernes, 12 de junio de 2009, 02:26 h (CET)
La meta de la Casa Blanca Obama es presentar un plan de salud que pueda obtener el apoyo bipartidista. El presidente ha dicho a sus visitas que preferiría tener 70 votos en el Senado a favor de una ley que le conceda el 85% de lo que quiere en lugar del 100% de satisfacción con una ley aprobada por 52 a 48.

Hay buenas razones para esa elección. Cuando estás alterando la forma en que se organiza la sexta parte de la economía estadounidense y cambiando la vida de pacientes, médicos, hospitales y aseguradoras, necesitas de esa clase de lanzamiento sólido si esperas sobrevivir al inevitable capricho del período de agitación.

Pero obtener acuerdo entre Demócratas y Republicanos en un asunto tan volátil no será fácil. Los Republicanos y sus aliados empresariales tumbaron la iniciativa Clinton de reforma sanitaria. Y hasta los optimistas en la Casa Blanca reconocen en privado que será difícil recabar más de un puñado de votos del Partido Republicano en la Cámara, donde se centran la mayor parte de sus esfuerzos de negociación de acuerdos entre Demócratas progresistas y conservadores.

Los dos senadores capaces de hablar con la mayor autoridad de enmarcar una propuesta bipartidista de ley sanitaria son Ron Wyden, Demócrata de Oregón, y Bob Bennett, Republicano de Utah.

En el último Congreso, Bennett, conservador convencido, hizo las delicias del más izquierdista Wyden ofreciéndose voluntario para convertirse en el principal co-auspiciador de la Ley de Estadounidenses Sanos de Wyden.

Juntos, cerraron el mayor apoyo bipartidista a cualquier ley de sanidad -- ocho Demócratas y seis Republicanos, tres miembros de la dirección del Partido Republicano en el Senado entre ellos.

Su ley -- dicho en el más sencillo de los términos -- habría garantizado un seguro médico asequible y personal a todo estadounidense. Habría obligado a los particulares a suscribir pólizas sanitarias privadas, con los subsidios necesarios procedentes de empresas y gobierno. Lo más notable es que los auspiciadores de la ley obtuvieron una estimación de la Oficina Presupuestaria del Congreso y de auditores independientes de que su plan se financiaría por sí solo tras un corto período de transición, y que podría ahorrar 1 billón de dólares a lo largo de 10 años.

Cuando pregunté a Wyden y Bennett en dos entrevistas independientes celebradas esta semana cómo podría obtener Obama el apoyo bipartidista a cualquier plan sanitario, ambos dijeron que la clave será encontrar una forma creíble de controlar el gasto.

En palabras de Wyden, "el país está preocupado por la cantidad de deudas en las que estamos incurriendo; se escucha en las reuniones informales y se ve en las encuestas... ese es el motivo de que tengamos que demostrar que esto es asequible.”

Obama ha reconocido esa necesidad y ha ofrecido algunas ideas tentativas para equilibrar los gastos de asegurar a los 46 millones de estadounidenses que no tienen seguro. Pero el asunto no contará realmente con el apoyo hasta que surja la legislación concreta -- y esté avalada por la Oficina Presupuestaria del Congreso.

En el ínterin, hay un debate preliminar pero intenso cobrando forma en torno a si un plan de protección sanitaria pagado íntegramente por el gobierno debería ser una opción a elegir dentro de un menú de opciones de cobertura sanitaria. Los progresistas lo quieren incluir. Los asistentes del Senador Ted Kennedy lo incluyeron en el borrador de legislación que distribuyeron la semana pasada. Y Obama ha reiterado su apoyo a ello.

Pero esta semana, los miembros Republicanos en el Comité de Financiación del Senado, donde una propuesta de ley será redactada este mes, manifestaban de manera casi unánime que el plan público no era una opción.

Bennett, que no forma parte del comité, subrayaba esa determinación diciéndome que "vamos a luchar hasta el último hombre y mujer contra un plan controlado por el gobierno, y no van a faltar Demócratas que se nos unan.”

Wyden, cuidándose de preservar sus credenciales dentro de su propio partido, decía entender esta lucha más como debate filosófico general en torno al papel y el alcance del gobierno, pero me recordaba que su ley no incluyó un plan público el año pasado.

Podría llegar el momento -- antes o después de que la Cámara vote su ley -- en que Obama pueda no tener otra que manifestar su flexibilidad en el asunto de una opción totalmente pública. Wyden y Bennett serán aliados potenciales si él elimina lo que Bennett llama "la roca" que obstaculiza una ley bipartidista. Y el presidente no podría desear tener mejores socios.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris