Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El problema del Partido Republicano con Sarah

Kathleen Parker
Kathleen Parker
viernes, 12 de junio de 2009, 02:24 h (CET)
Sarah Palin, la gobernadora de Alaska y chica "imprescindible" del Partido Republicano, sabe encender al electorado Republicano igual que el alcohol en un refugio de cazadores. Pero en lo profundo de la organización del partido, el aire es algo cáustico.

¿Qué sucede? En una palabra, chapuzas.

Todo el mundo parece tener alguna historia con Sarah Palin de llamadas no devueltas, invitaciones perdidas o correos electrónicos sin respuesta. Desorganizada es como alguno describe diplomáticamente el funcionamiento de Palin.

"Básicamente, sólo es tosca," dice un agente político, que es entusiasta de Palin. “Han puesto en marcha la máquina de soltar puyas. Ese es el motivo de que los chicos del Partido Republicano estén descontentos con ella.”

Ese descontento ha venido creciendo gradualmente los siete últimos meses, pero se manifestaba por completo esta semana mientras los fieles del partido se congregaban en una cena de recaudación de fondos a la que Palin fue originalmente invitada a hablar. Más tarde fue desinvitada y Newt Gingrich tomó su lugar.

Contemplar desarrollándose el espectáculo de cena con espectáculos, alterarse después, después desalterarse (¿hablará/ asistirá ella o no?) daba la impresión de estar viendo alguna historia de amor entre escolares en la que la amiga le dice a otra y después a otra y así sucesivamente que otro amigo se ha colado por ya sabes quién, pero no lo digas a nadie. Algo estúpido, en otras palabras. Y desconcertante.

El desarrollo de lo sucedido es un ejercicio bizantino de pasar la pelota. Brevemente, alguien dentro de la "organización" de Palin aceptó la invitación original en marzo, con lo que los anfitriones de la cena difundieron una circular de prensa anunciando que Palin iba a ser la principal oradora.

¡Toma!

Pero por otro lado, no, Palin no había aceptado. De hecho, la circular era la primera noticia que tenía ella. El relato oficial se convirtió en que el Comité de Palin se había apuntado y Palin no estaba segura de poder asistir. Aquí entra Newt Gingrich. Entonces, la semana pasada, la amiga del relato decía que le gustaría venir, pero que ya sabes quién había dicho "Ahora me gusta otro.”

Hay más -- y los relatos divergen -- pero surge una temática común: siete meses después de las elecciones, Palin sigue sin poder afrontar las cosas con resolución. A menos que algo cambie dramáticamente y pronto, "Oportunidad Perdida" será el título de sus memorias.

Para cuando Palin volvía a Alaska el pasado otoño, su popularidad y capacidad de recaudación sólo quedaban por detrás de las de Barack Obama. Inmediatamente, se ahogaba en solicitudes de asistencia a actos. Cajas y cajas de invitaciones se apilaban -- y no eran contestadas.

Sin ningún esfuerzo por su parte, entre 75.000 y 80.000 partidarios de todo el país organizaron colectivos pro-Palin. Un promotor frustrado de Palin decía: "Todo lo que tenía que hacer por esas 75.000 personas era celebrar un acto informal a través de la red, y no pudo cuadrar las fechas.”

Por supuesto, tampoco es que Palin no tenga nada que hacer. Pero su problema sigue siendo el mismo que era hace un año. No está lista. Por el motivo que sea -- frivolidad, desconfianza o, lo más probable, debilidad ejecutiva -- Palin ha sido incapaz de realizar la transición de la política de Alaska al funcionamiento político de la escena nacional.

Montones de personas con experiencia han intentado ayudar. Los agentes veteranos crearon el Comité de Sarah para recaudar dinero que destinar a personal para por lo menos abrir el correo y devolver las llamadas. Era un terreno a lo Kevin Costner: crear una página web -- y salió como era de esperar. El Comité recaudó 400.000 dólares en su primer mes sin gran esfuerzo.

¿Qué sucedió después?

Nada.

“No pudimos hacer que se decidieran por una oficina," dice mi fuente. “No se puede obligarles a que sean profesionales.”

La vena ferozmente independiente de Palin forma parte de su encanto pero también puede ser su perdición. Una cosa es hacer campaña a cuenta de una plataforma anti-política de Washington. Pero para jugar en primera línea, es necesario tener gente que sepa lo que se hace.

No se coquetea y se dice "sí," y después se dice "no," y después se dice "puede," y después se hace acto de presencia esperando un ramo. La tomadura de pelo es un asunto delicado. Palin sí llegó a subir al escenario con Gingrich -- para recibir aplausos y algún silbido -- pero no se le permitió hablar. Por algo de no hacer un feo a Gingrich.

Palin también logró colar algunas palabras durante una entrevista con Sean Hannity, de Fox, que fue emitida la noche del lunes durante la cena de recaudación. Pero cualquiera que escuche tanto a Gingrich como a Palin encontrará absurda la prevención de los desprecios. Palin puede ser más entretenida de ver, pero Gingrich domina el terreno de las ideas.

Que Palin sepa explotar sus recursos de cara a las presidenciales de 2012 sigue estando en duda, hasta entre sus partidarios. Otro admirador de Palin decía: "El problema es que le quedan meses para cerrar filas y no lo han hecho. Habrían podido tener un excelente equipo nacional y un equipo estatal trabajando sin problemas.”

Pero no lo hicieron.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris