Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde un córner   -   Sección:  

¿A qué vienen esos nervios?

Antonio Pérez
Antonio Pérez Gómez
jueves, 11 de junio de 2009, 23:37 h (CET)
El señor Laporta está dando un espectáculo pueril en los últimos días, digno del forofo más ciego y candoroso. Está metiéndose en unos jardines como caballo en cacharrería; está entrando al trapo de todos y cada uno de los periodistas que, astutos, le tienden al catalán y contra los que el dirigente entra sin poder evitarlo. Y además da la sensación de que el presi no quiere hacerlo. Todo esto para deleite de los propios periodistas, que se encuentran con el titular hecho; y de los hinchas culés, que se encuentran en blanco sobre negro los miedos, sospechas y rabias que a ellos les suscita el mega equipo que está haciendo Floren. Y que está haciendo probablemente por la temporada que ha hecho el Barça.

Laporta debería saber que, precisamente, es su súper temporada la que ha provocado en la casa blanca semejante orgía de fichajes ultra galácticos, tamaña muestra de hemorragia financiera, este frensí derrochador de nuevo rico del bueno de Flo.

Debería saber el abogado barcelonés que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Sus constantes referencias irónicas a cada movimiento de altas en el club de Chamartín, no hace más que reflejar una realidad un poco absurda: que en Can Barça les está entrando el pánico al ver los monumentales movimientos de plantilla de los madridistas.

No tiene sentido.
El equipo que ha hecho el mejor fútbol del mundo en las últimas décadas debería tener más confianza en sí mismo y más empaque. Joan Laporta ya está corriendo por media Europa a la busca y captura de algún galáctico que echarse a la boca, ignorante del desbarajuste que va a suponer el más mínimo movimiento en esa deliciosa, excelsa y perfecta plantilla que tiene en la actualidad, cuanto más la irrupción de un súper ego de nivel mundial.

Si algo funciona, mejor no cambiarlo. Pero D. Juan no piensa igual (¡Hostia, no; “Joan”, aquí, y en la China Popular!). Qué quieren que les diga, yo no hubiera quitado ni a Silvinho...¡Y se quieren cargar a Eto´o! Vale que el camerunés tiene cosas de cencerro, pero es que el sustituto que suena (Zatlan Ibrahimovic), no está mucho mejor. Además, Samuel ya está “domesticado” y sus salidas de pata de banco hasta gustan al aficionado azulgrana, siempre ávido de alguno de los exabruptos hacia el enemigo de la capital de España con que Eto´o suele obsequiar al equipo que lo trajo de África y lo hizo futbolista.

Laporta debe saber que es imposible que el Barça mejore esta temporada. Y que es muy difícil que llegue a igualar el nivel de esta. Pero hay formas de intentar que se parezca: contar con el mismo entrenador, la misma filosofía y los mismos efectivos. No va a ser así. La primera premisa parece que se cumplirá; las otras dos, no. Va a combatir fuego con fuego. Mega fichajes con Mega fichajes.

Y, viendo su entorno, es comprensible. Hoy la España futbolística se dividen entre los que están entrando en un éxtasis de ilusión por el “bicho” de equipo que van a tener los merengues, y la otra media, con culés y atléticos a la cabeza, que denostan, ridiculizan y secretamente envidian las inversiones blancas.

El martes, la egregia, ínclita, progre y supuestamente ecuánime periodista de Onda Cero Julia Otero (catalana y, por lo visto, barcelonista radical) bramaba en contra de la política de fichajes del señor Pérez y se cuestionaba si era admisible hacer un equipo a golpe de talonario. Se rasgó las vestiduras por el dineral que cobrará Kaká y bromeó con su sueldo, llamándolo “mileurista” por cobrar 1000 euros la hora. No estuvo mal el argumento, la verdad. Demagogo y populista hasta decir basta, pero no está mal el razonamiento. Kaká cobrará 9 millones netos de euros al año. La pobre señora Otero debe ignorar que Messi, por ejemplo, cobra entre 10 y 14, que se ponen en 23 con los conceptos añadidos. Otero acabó sintiendo lástima por el Madrid, porque destacó que Floren salió con el rabo entre las piernas en su última etapa como presidente, en la que lo hizo fatal. Pues no lo entiendo, porque, viendo la filación de la señora, cabe preguntar: si tan mal lo hizo, ¿a qué ponerse nervioso?

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris