Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Barcelona Bridal Week   -   Sección:  

Eugenia Silva, de Nueva York a Barcelona

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
jueves, 11 de junio de 2009, 03:41 h (CET)
La jornada del miércoles en la pasarela Gaudí de la BARCELONA BRIDAL WEEK fue intensa, llena de muchos matices y de innovadoras propuestas para estos tiempos críticos. La mañana comenzó con el desfile del gran maestro Jesús del Pozo, habitual en esta pasarela y con una personalidad muy marcada en sus diseños, nos sorprendió con su soberbia maestría en el movimiento suave y fluido de sus trajes, Jesús del Pozo utilizó para esta colección 2010 los tejidos más etéreos para ser lucidos en el día de la boda.




Eugencia Silva con un modelo de Yolancris.




Modelos de Victorio y Lucchino.




El cheff Lee Leap y José María Peiró.


El diseñador ha unido a su paleta habitual de colores otros más sorprendentes y más inusuales como el nude, tan de moda este verano que vamos a comenzar dentro de pocos días, y el malva empolvado en que el maestro lo usa para detalles.

Jesús del Pozo presenta capas y drapeados que aumentan la suavidad de las líneas y de los tejidos, cose cascadas de pétalos de flores en los cuerpos y colas que se convierten en floridas faldas, toda una sinfonía que se aúna en la buena estructura y el equilibrio en los volúmenes de los modelos que se vieron en la Pasarela Gaudí. Una vez mas el maestro triunfó por sus maneras de saber coser y saber crear para un día especial modelos especiales en donde el denominador común fue esencialmente el hacer destacar la femineidad de la mujer.

La firma Jesús Peiró dedicó su colección al jardín de la naturaleza. Las transparencias, la simetría de los pliegues y los nudos entrelazados reproducen una vida íntima de silencio, flores, agua y secretos de vida tranquila. Jesús Peiró ve en la novia 2010 una mujer silenciosa, tranquila y reposada al presentar trajes de un lujo muy escondido con pasamanerías, superposiciones y sutiles oposiciones de brillo y tonos.

Los colores aportados son el ívori, el blanco roto, el blanco un poco más claro, sin ser nuclear, y todos ellos se combinan con pequeños acentos de un toque antiguo y con aplicaciones de cintas de raso. La seda de shatung, el tafetán, raso, organzas, tules y voiles son los que conforman los tejidos para el amplio abanico de propuestas.

La firma Model Novias nos sorprende con propuestas de diseños de la mujer tradicional tibetana. Las líneas son estructuradas y rectas y llegan hasta algunas más osadas en donde predominan las faldas con un gran volumen.

Estos vestidos tibetanos los confeccionan con tejidos de seda muy trabajada, con diversas técnicas para crear tafetas, rasos, mikados y organzas. Los colores van desde el marfil hasta el visón y se enriquecen con flores, pasamanería, puntillas y cristales de Swarovsky, todo de una forma muy artesanal, colección sorprendente y muy interesante para mujeres que quieran vestir de forma un tanto diferente en el día de su boda.

Como una bocanada de aire fresco aparecieron sobre la pasarela los diseños más innovadores y transgresores que hasta ahora he visto en esta edición de la Pasarela Gaudí Novias. Al ritmo de una música muy marchosa y con aires rumberos unas novias minifalderas invadieron la pasarela, eran los diseños de las hermanas Pérez, YOLAN CRIS en la firma y Yolanda y Cristina en sus documentos de identidad. Esta pareja de chicas de Sabadell aportan un toque entre ingenuo y morboso en las galas nupciales, aquí unos toques de color en rojo o azul difuminados y estratégicamente colocados en los laterales de los vestidos, allá una torerita de croché, pañuelos y cintas hijos del hipismo en sustitución de los tocados tradicionales junto con algún parasol complementando el vestido, un cierto toque retro de charlestón en algún modelo junto con la elegancia de la pedrería, el toque de clase de alguna pamela o el adorno de un abanico de plumas. Pero la bomba llegó cuando se anunciaba el final del desfile, por los altavoces sonaba el “Brown sugar” de los Rolling Stones junto con alguna pieza de los míticos “The Doors” mientras en dúos, tríos y cuartetos las modelos abandonando su pose seria y estática disfrutaban mostrándonos alegres, risueñas y marchosas los diseños de Yolanda y Cristina, como los pantalones de raso que vestían a estas novias modernas y desinhibidas. Un desfile espectacular que terminó con las hermanas Pérez recogiendo desde la pasarela los aplausos de un público totalmente entregado, Cristina seria, sonriente y con un toque de cierto clasicismo y Yolanda vistiendo pantalones a cuadros y luciendo un look totalmente “punki” en su peinado en cresta. Ahora tan sólo falta que “las niñas ya no quieran ser princesas” en el día de su boda, como canta Sabina, y osen, totalmente desafiantes, lucir alguno de los rompedores diseños de YOLAN CRIS.

Las chicas de Sabadell se trajeron de Nueva York a la modelo internacional Eugenia Silva que salió la primera en la pasarela con un rompedor modelo de falda mini por delante y larga cola, Eugenia en su saber caminar por las pasarelas mundiales defendió los vestidos de Yolanda y Cristina a la perfección, dos jóvenes y emprendedoras chicas en este mundo de la moda nupcial, ellas han apostado por una consagrada modelo en uno de los días más importantes de su trabajo. Me encontré a Eugenia pocos minutos antes de salir a “escena”, llevaba la melena suelta y semimojada me dijo que había llegado a Barcelona el martes y que el jueves regresaba a Nueva York donde vive habitualmente y desde donde se desplaza para hacer su trabajo. Eugenia es decidida y muy divertida, es imagen de Giorgio Armani y me aseguró que le gustaba trabajar con diseñadores jóvenes: “Porque aunque te parezca imposible aprendo mucho ellos” Su visita a la Pasarela Gaudí Novias fue muy fugaz: “Pero mis visitas a muchas ciudades que me interesan suelen ser así, mi trabajo es llegar, trabajar y regresar, para a cada momento volver a empezar”. Eugenia cerró el desfile de YOLAN CRIS de forma espectacular con un pantalón blanco de satén y un abrigo de satén con una cola que mareaba con su vuelo. Elegante, rompedora, Eugenia, ella y los modelos que presentó. Sin duda una de las mejores, por no decir la mejor.

Victorio y Lucchino, diseñadores andaluces, siempre son muy esperados, muy bien recibidos y muy aplaudidos, su pasarela se hace rogar y sus diseños suelen ser ensoñadores. Los sevillanos envuelven con música, con flores o carruajes sus presentaciones este año la pasarela era un lago lleno de nenúfares y se proyectaban imágenes de un bosque medio dormido, medio escondido, con un poco de niebla e indescifrable el lugar dónde eran captadas esa imágenes donde unicornios blancos se paseaban, sus modelos causaron impacto desde el primer minuto de la irrupción en ese lago mágico, eran modelos maquilladas en tonos oro viejo, color antiguo que no llegaba al bronce y sus cabezas se tocaban de un peinado de grandes rizos de tono renacentista y tocados grandes, con muchas combinaciones, las modelos parecían hadas venecianas, como salidas de un portal antiguo buscando la vida, ese impacto visual ya nos acomodó de forma agradable para buscar todos los detalles de los diseños presentados. En sus modelos envueltos por tul de la cabeza a los pies hemos encontrado satén dorado, plisados pequeños en los bajos de la falda y en el cuello, línea imperio remarcando el pecho, la cintura y acabando con vuelo a partir de la rodilla, los sevillanos siguen trabajando con excepcional maestría los volantes y los cortes al bies de los vestidos que entallan la silueta de la mujer nupcial. Cosen sus diseños al milímetro, ardua tarea ésta pues no todas las modelos tienen la misma talla y de un día para otro no se pueden esculpir en sus cuerpos los vestidos ya confeccionados, sin embargo Victorio y Lucchino consiguieron en la noche del miércoles enseñar, que no mostrar, una novia de líneas perfectas pero semi escondidas por el tul ilusión. Las dobles colas han destacado en esta edición al hacer emerger una desde el cuello y la otra desde la espalda, hermosos los escotes estilo imperio como si fueran para María Antonieta y preciosos los pendientes en oro y platino y oro blanco, espectacular el vestido que cerró esta pasarela 2010, una falda de gran vuelo bordada con un pequeño cuerpo corsé en donde aunaron satén bordado y encima de todo el modelo tul ilusión que acababa en una larga cola. Una colección para soñar, para casarse y para envolverse en medio del misterio ya habitual de los sevillanos. Fueron ovacionados, más imposible.

Cerraba el día WHITE DAY by José Mª Peiró. Este conocido y afamado diseñador no nos agobió con un exceso de modelos e hizo bueno el dicho de que “lo bueno si breve, dos veces bueno”. Los diseños que José Mª Peiró presentó nos mostraron una mujer elegante y armoniosa, sus trajes de novia resaltan la belleza de cuerpo femenino acentuada todavía más por el empleo en sus diseños de tejidos de excelente calidad lo que hace que la caída de los trajes sea perfecta y se adapten con naturalidad al cuerpo de la mujer. El lino, los tules plises en seda y las organzas destructuradas con un pequeño toque de brillo en los bordados hacen de los diseños de WHITE DAY by José Mª Peiró un objeto de deseo para toda mujer casadera y buena prueba de ello es el volumen de la cartera de pedidos, así me consta, de este diseñador aún antes de haber presentado sus últimas creaciones en esta pasarela. En esta colección hemos encontrado vestidos que pueden llevarse en cualquier lugar, en la catedral, en la pequeña iglesia de un pueblo de montaña, como en una playa escondida en alguna de nuestras costas. La silueta de la mujer destaca en todo su esplendor al sujetar el talle y en los escotes de línea imperio con algún toque de tul ilusión como si de una pequeña torera se tratara. La mayoría de los modelos de Peiró se ensanchan en los bajos y usa los cuerpos sobre la falda, fascinante el traje que cerró esta exposición, más de arte que no de moda, al presentar un corpiño muy especial, largo de atrás y corto por delante, palabra de honor y con hilos que bordaban la totalidad de la pieza acababa este diseño un falda de tul plisado en seda natural que tenía un enorme vuelo en el bajo. Todas las modelos estuvieron ágiles en su paseo, mostraron la colección sin ningún resbalón ni torcedura de pie, José Mª Peiró las calzó a todas con alpargatas atadas con lazos de satén, un detalle de extrema precisión.

La jornada terminó, casi como cada día, en fiesta. Una cena para los amigos de José Mª Peiró, que son muchos, en el nuevo Indochine de Lee Leap en la calle Muntaner. Allá entre palmeras, orquídeas y pequeñas lagunas recibimos a la madrugada degustando las especialidades asiáticas creadas por este cocinero camboyano que ya se ha ganado un puesto importante en el Olimpo del mundo de la cocina.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris