Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cultura   Mundo  

Más de quinientos escritos publicados

El sentir que lo que uno escribe tiene un público lector es un motivo más para seguir escribiendo
José Manuel López García
domingo, 22 de mayo de 2016, 12:54 h (CET)
La labor de escribir es apasionante. Pero también lo es, al menos para mí, poder disfrutar de que sean publicados, mis más de 500 escritos, en países como España, México, Estados Unidos, Uruguay y Guinea Ecuatorial. Es cierto que la mayor parte son microensayos o artículos, pero también he publicado libros y artículos académicos. Si a esto se añade que lo he realizado en los últimos tres años, desde el 2013 al 2016, es indudable que puedo sentirme satisfecho del camino recorrido, y de la confianza que he recibido por parte de diversos medios de comunicación de tres continentes: Europa, América y África.

Evidentemente, el sentir que lo que uno escribe tiene un público lector es un motivo más para seguir escribiendo. La actividad de los que nos dedicamos a juntar palabras, por decirlo de un modo muy expresivo, quizás no está suficientemente reconocida. Pero da igual, porque tiene un mérito objetivo indiscutible. Una parte reducida de los que no escriben y publican pueden pensar que es algo sencillo, pero se equivocan, ya que supone un considerable trabajo y dedicación.

Una de las grandes cosas positivas de escribir es que lo escrito permanece para siempre. Es un arte, en este sentido, parecido a la pintura o a la música, y a otras artes. La libertad que tiene el creador es máxima. He escrito y publicado una tesis doctoral de una extensión de 603 páginas titulada: Esencia y transcendentalidad en el realismo de Zubiri, José Gaos y la filosofía coetánea, etc., reseñas sobre libros, artículos de opinión, artículos académicos, ponencias, etc.

Lo maravilloso de poder escribir y publicar es que abre al autor un mundo inmenso de posibilidades creativas. Y también hace posible que el escritor pueda probar en distintos géneros, y desde muy diversas perspectivas de análisis de la realidad. Considero que la capacidad de escribir contribuye a enriquecer el mundo cultural en el que vivimos, y también ayuda a poner el foco en los problemas de la Humanidad.

Escribiendo también se aprende, lo que no es algo que haya que obviar, sino todo lo contrario. Al escribir aclaramos nuestros pensamientos, o expresamos en negro sobre blanco lo que queremos decir. La capacidad combinatoria de la mente está directamente unida a la del lenguaje. Por tanto, la ilimitada formación de frases nuevas con sentido, es una de las prodigiosas funciones de la capacidad lingüística de los seres humanos.

Todos podemos escribir. La única condición fundamental es ponerse a ello, y dedicar tiempo a la tarea, y en un mundo en el que se vive tan velozmente, parece que no hay tiempo para todo, pero, en realidad, si es posible dedicar tiempo a la gratificante tarea de escribir. Seguiré llenando de palabras el espacio en blanco, describiendo, reflexionando, opinando, argumentando, criticando y pensando.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La alarma infinita

Un relato de Ángel Pontones

“Estado opresor” ¿Hasta cuándo Sánchez consentirá el chantaje catalán?

“La España subsidiada vive a costa de la Cataluña productiva” reza un eslogan de CIU y otro de ERC no se queda corto cuando proclama airada:”Madrid nos roba, ¡hacia la independencia de Cataluña!”

Averroes y Platón

​Como dice Martínez Lorca «Para Averroes la violencia debía reducirse al mínimo en la sociedad. Por el contrario, había que potenciar la educación, en especial de la juventud

Desapego espléndido

Llevados por el ritmo endiablado, podemos acabar orgullosos de la sapienza adquirida, aunque notando por dentro el reconcomio de la insatisfacción

¡No hay mal que por bien no venga!

Comprenderán que este no es el momento de valorar su aportación al flamenco. Eso ya lo han hecho muchos comentaristas. Hoy quiero poner de manifiesto que Vicente Castro Jiménez, Parrita, fue un fiel seguidor de su estirpe flamenca, genuinamente gitana, que siguió las huellas de su hermano mayor “El Peti”, ganador del prestigioso Festival del Cante de las Minas.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris