Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

De las elecciones al parlamento europeo

Mario López
Mario López
martes, 9 de junio de 2009, 02:10 h (CET)
La percepción de una gran parte de la población es que el PP y el PSOE vienen a ser la misma cosa, salvada la diferencia de que el PSOE pretende ser algo que no es y el PP resulta mejor gestor de un sistema que defiende sin dobleces, a capa y espada.

Para la inmensa mayoría del electorado español la izquierda real es algo extraño, como de otro planeta. No existe cultura socialista en este país y hasta hace bien poco se ha vivido en una bonanza económica que ha dotado a la inmensa mayoría de los españoles de un nivel de vida más que aceptable. La izquierda ni está organizada ni se da a conocer, por lo que difícilmente va ha conseguir ampliar sus apoyos electorales en lo que resta de siglo. Lo único que podría hacer cambiar este estado de cosas es que la crisis nos llevara a una situación de absoluta bancarrota nacional. Y no creo que nadie esté por la labor. Las elecciones europeas, por tanto, han tenido el resultado que cabía esperar. Una victoria sin paliativos de la abstención y un segundo puesto para el PP. El PSOE paga el desgaste sufrido por el Gobierno, al que desde muchos medios se le acusa de ser el causante de la crisis económica y al que muchos ciudadanos consideran un mal gestor del sistema. Poco importa que las opiniones sean o no justas con la realidad de los hechos, pero las cosas están como parecen. Se ha hablado hasta la saciedad del tratamiento localista que se ha hecho de estas elecciones y de su posible resonancia en la política interior de nuestro país. Quizá la culpa del tratamiento localista y del desinterés por los asuntos europeos estribe en la puesta en escena de estos comicios. Posiblemente, si los ciudadanos europeos pudiéramos votar a cualquier candidatura de cualquier país de la unión, el espíritu europeísta podría penetrar más profundamente en nuestra sociedad y la participación sería mayor. A fin de cuentas los partidos nacionales están integrados en grupos de ámbito europeo dentro del parlamento de la unión. Quizá a los franceses no les haga mucha ilusión su partido socialista, pero puede ser que a los españoles sí se la haga. Y qué decir del Partido Pirata sueco.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris