Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Reabrir heridas

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 9 de junio de 2009, 02:08 h (CET)
Vengo observando la total y absoluta unanimidad que existe en la derecha en todo lo referente a criticar la Ley de la Memoria Histórica y sobre todo la falta de solidaridad y comprensión hacia los familiares de los que fueron asesinados durante el régimen franquista.

“Zapatero es un rojo que no ha hecho más que reabrir heridas”, dicen aquellos que se niegan a que se restituya el honor y la dignidad a los republicanos que la perdieron ante un pelotón de ejecución.

Reabrir heridas, dicen ¿es que en algún momento de la más inmediata historia de España se han llegado a cerrar las heridas de los familiares de todos aquellos que fueron fusilados y enterrados en una cuneta, en medio de un descampado o en una fosa común en cualquier lugar o cementerio de España y después de siete décadas aun están allí? ¿Se pueden cerrar esas heridas? Esas heridas solo pueden cerrarse cuando todos los represaliados durante y después de nuestra Guerra Civil estén en una sepultura digna donde sus familiares puedan visitarles. Creo que lo que se pide no es mucho. Se pide justicia y la reposición de la honorabilidad de las víctimas del dictador.

La verdad es que todos esperábamos la Ley de la Memoria Histórica pusiera fin a tan injusta situación, pero no, está claro que la Ley o es muy complicada a la hora de aplicarla o se ha quedado corta. Dadas las circunstancias creo más en esto último. Estamos asistiendo a la vergonzosa situación de ver como los jueces se pasan la patata caliente de unos a otros ante las solicitudes de los familiares de las víctimas para inhumar sus restos. Aquí se va de Herodes a Pilatos y al final todos se lavan las manos. Está claro que Zapatero no ha conseguido el objetivo que pretendía, no quisiera pensar que ha sido debido a las presiones que le vinieron desde la derecha durante el trámite parlamentario y que por ello que no ha dada satisfacción con esta Ley a los legítimos derechos y deseos de los damnificados, con el añadido negativo para el presidente del Gobierno de España, de que además la derecha le llama “rojo” en tono despectivo y le acusa de “reabrir heridas”. Eso son cosas que suelen ocurrir cuando no se enfrentan los problemas con el valor y la rigurosidad exigida.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris