Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

La resurrección de Francisco Franco

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
sábado, 6 de junio de 2009, 22:03 h (CET)
Hace un par de noches, después de cenar y mientras saboreaba en la pipa unas hebras de buen tabaco danés, para evitar la modorra iba jugando con el mando del televisor cuando, de pronto, escuché que en el plató de DEC- antes “¿Dónde estás corazón?”- tenían a Francisco Franco. Di un respingo y la digestión casi se me corta mientras me caía la pipa de las manos, mire el calendario para asegurarme que no estaba ante el programa de fenómenos extraños que presenta Iker desde La Cuatro las noches de los domingos, pensé que en el siguiente cambio de plano me encontraría cara a cara con el fantasma del dictador pero afortunadamente no fue así, la losa del Valle de los Caídos es pesada, allí estaba un Franco, un Francisco Franco que debía llamarse Martinez- Bordíu de primer apellido pero su abuelo obligó a las Cortes franquistas a crear una ley para cambiarle el orden de los apellidos y que su memoria se perpetuase en el tiempo. Un nieto más del “Generalísimo por la gracia de Dios” que pasaba por un plató televisivo para hacer caja y de paso lavar su imagen.

Francis Franco Martinez- Bordíu estaba sentado en el plató de Antena 3 para explicar su verdad, lavar su imagen y que sus hijos vieran que es un buen padre y un ciudadano ejemplar a pesar de llevar encima el estigma de apellidarse Franco. Sobrio pero elegante, la bandera española en sus gemelos haciendo juego con la que lleva Jesús Mariñas prendida en la cadena del reloj, inteligente pero rezumando la prepotencia de su estirpe por los cuatro costados, intentando convencer a todos de que es un ciudadano al que no se le deja ejercer algunos de sus derechos por ser nieto del dictador y atacando, sin que estos se pudieran defender a los empleados de seguridad de la estación del AVE en Zaragoza y, especialmente, lanzando balones fuera cuando las preguntas intentaban demostrar su turbio pasado y el de su familia

La prensa había dado la noticia de que un par de días antes y cuando iba a coger el AVE en Zaragoza con destino a Madrid tuvo un altercado con algunos empleados de seguridad que no le dejaron pasar el control por llegar fuera de la hora estipulada para poder acceder al tren. Según el relato de la prensa se saltó las cintas de seguridad, empujó y, supuestamente, pateó a una de las vigilantes mientras la increpaba gritándole “vete a tu puto país”. Nada de esto pasó según el relato de Francisco Franco que, según él, fue quien se sintió agredido e insultado, incluso aparecía con una mano vendada supuestamente resultado de los empujones que sufrió y de una caída que tuvo al ir corriendo a tomar el tren. Todo un ejercicio de prepotencia realizado por un personajillo acostumbrado durante muchos años a hacer su real gana y a utilizar aquella frase tan querida por los poderosos y sus familiares de “Usted no sabe con quién está hablando”. Seguramente chocaron dos trenes cargados de prepotencia ya que los vigilantes de seguridad, en algunos casos, no suelen andar escasos de ella.

Todo un lavado de imagen del apellido Franco que últimamente algunos de sus familiares pasean por las cloacas contando sus miserias, como ha hecho en varias ocasiones Jaime Martinez-Bordíu Franco recientemente condenado a prisión por infligir malos tratos a su pareja. De la otra parte, la supuestamente agredida, nada se dijo y, al parecer, a la vigilante que denunció el caso la empresa la ha mandado a casa por unos días y se le ha prohibido hacer cualquier tipo de declaraciones a la prensa. No es extraño ya que muchas de las empresas de seguridad están dirigidas por antiguos mandos del Ejército o la Guardia Civil y la sombra del dictador todavía se alarga sobre muchos estamentos, especialmente entre aquellos que le ayudaron a mantenerse en el poder tantos años mientras sumían al pueblo en el miedo y el silencio. El apellido Franco, para vergüenza de España, todavía pesa demasiado en este país donde muerto el perro no se acabó la rabia.

Se quedaron muchas preguntas y temas en el tintero pero ya se sabe que en este tipo de programas todo está pactado y los periodistas tienen muy difícil salirse del guión pactado y poner en aprietos al personaje, y más si éste es Francisco Franco, nada contestó el nieto del dictador sobre la fortuna de los Franco estimada en seiscientos millones de euros, sobre sus negocios, sobre la dispersión familiar de una familia a la que durante cuarenta años nos pusieron como ejemplo, y nadie le preguntó por su época de cazador furtivo que le llevó ante el juez y a ser condenado por ello, nada tampoco de su estancia en Chile, a la vera de Pinochet el único Jefe de Estado que acudió al entierro de su abuelo, y donde quedaron más de seis mil familias estafadas por la empresa inmobiliaria PRIM II, nada de la condena a su madre la Marquesa de Villaverde, Nenuca para sus amigos, por contrabando cuando quiso sacar de España 38 piezas de oro y brillantes, fue condenada a pagar una multa de 6.800.000 pesetas, multa que nunca pagó. Y es que el apellido Franco pesa mucho y abre muchas puertas.

A los nietos del dictador les ha abierto las puertas de los platós televisivos. Les enseñó el camino Carmencita, la nieta “bailonga”, lo continuó Jaime contando sus amores y sus miserias por el negro camino de la droga y ahora le ha llegado el turno al mismísimo Francisco Franco quien ha intentado lavar su imagen de prepotente, orgulloso y violento al tiempo que se llevaba al bolsillo algunos euros. Estos chicos han tenido buena escuela, un abuelo sangriento y dictador, una abuela a la que los joyeros temían ya que nunca pagaba las joyas, una madre que cuando iba en avión y veía España desde el aire decía “mira la finca de papá” y un padre ejemplar, ese Marqués de Villaverde al que la sabiduría popular bautizó como el “Marqués de Vespaverde” por sus negocios con la conocida scootter . En cualquier otro país con la llegada de la democracia, negada a sangre y fuego por su pariente, hubieran salido del país y estarían tomando el sol alegremente en cualquier playa de moda disfrutando del dinero amasado por los Franco durante años, pero aquí los tenemos cada día hasta en el plato de sopa y, a mayor abundamiento y para escarnio de los españoles demócratas, el Rey Borbón les otorgó títulos de nobleza. Es una vergüenza que aún hoy algunos medios televisivos den cancha a esta familia, el día menos pensado desde cualquier plató una “médium” invocará el fantasma de Franco junto al brazo incorrupto de Santa Teresa y desde el más allá el dictador concederá una entrevista en exclusiva. Lo que no se es cómo la cobrará, en el Infierno no hay bancos ni cajeros automáticos y creo que tampoco es un paraíso fiscal.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris