Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Reflexionando acerca del voto. De mi voto

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 5 de junio de 2009, 01:38 h (CET)
Esta medianoche termina la campaña electoral para las elecciones europeas. Campaña que, yo no sé para ustedes, pero que para mí ha pasado casi completamente desapercibida. Vamos, que me importaba un pimiento. Unos minutos de debate en TVE, algo en Antena 3; mucho color rosa UpyD por las calles de Madrid, la presencia de Durán (Libertas) y Rivera en Baleares, los insultos de José Blanco –se ha pasado tres pueblos-, el Falcon de ZP a cargo del contribuyente, la preocupación por la familia, por su familia de Manuel Chaves, los vídeos de Youtube y poco más. Bueno sí, Leire la galáctica -¿de dónde sacarán a tanta mastuerza?-, Pepiño el que desvela información reservada que afectaría a la Seguridad Nacional y el informe de Eurostat que habla del retroceso de la protección social en la España de ZP.

Pasado mañana, con puntualidad pasmosa en un país en donde sólo comienzan puntualmente las misas y los toros, se abrirán las urnas, que esta vez no esperan demasiada asistencia de un respetable, por una parte, desencantado con la casta política y, por otra, que, como el resto de europeos, no sabe muy bien qué es eso del Parlamento Europeo. Un 40% de participación, más o menos, es con lo que cuentan los partidos. Tanto PP como PSOE, pese a la que está cayendo con la crisis moral, política y económica que azota a España (y a Europa), esperan ganar a los puntos. Pese a lo que dicen las encuestas, que son las mismas que establecen la tendencia al alza del PSOE y a la baja del PP a lo largo de la campaña, hasta el rabo todo es toro y Rodríguez Zapatero –López Aguilar no es más que un holograma-, puede dar la campanada. De ahí la llamada a la movilización que en las últimas horas está realizando, por tierra, mar, aire y correo electrónico el Partido Popular. Me sigue importando un bledo. Pase lo que pase hay ZP hasta, por lo menos, 2012 –y si el PP no cambia para más-.

Les confieso que, siendo plenamente consciente de que el voto es un derecho y no, como sostienen algunos, una obligación, no pensaba ir a votar. Soy una más de los millones de españoles decepcionados por la casta política. Y de los cientos de miles de antiguos votantes ocasionales del PP que aún no han comprendido ni olvidado lo que Mariano Rajoy “que se vayan liberales y conservadores” hizo con María San Gil. María San Gil que, si se confirman los rumores que hoy jueves se van extendiendo, dará su apoyo, como hace días ya hiciera José Antonio Ortega Lara, vía vídeo, a Jaime Mayor Oreja.

Resumiendo: que estoy hasta el moño de toda esta tropa; de toda esa casta política instalada, clanes familiares completos y a costa del contribuyente, en la moqueta y el coche oficial. Así pues, hace ya semanas que tengo decidido que al PSOE, IU, PNV y demás flora y fauna liberticida nacionalista-socialista no los voto ni loca. Y al PP, pese al cebo del bueno de Jaime Mayor Oreja, tampoco. Porque, sintiéndolo infinito por el valiente vasco y por Teresa Jiménez Becerril y Carlos Iturgáiz, no me da la gana de apoyar el giro gallardonita-feijooista de Mariano Rajoy, su cuñado, la hija de Fraga y el hermano de Ana Mato (en puestos de salida en las listas europeas del PP).

UpyD anda, de un tiempo a esta parte, como en esta columna he venido puntualmente contándoles, enzarzado en líos internos (la penúltima es que el bueno de Mikel Buesa ya no se habla con la valiente Rosa Díez; Ramón Marcos sabrá por qué) y lo cierto es que esta opción política, a mí, que no soy socialista, no me convence en absoluto. Y encima he leído, cosas del trabajo, su programa electoral (cargarse el Pacto de Estabilidad para permitir mayor endeudamiento, ecotasa…). Vamos, que no volver a votar a los socialdemócratas del PP para votar a los socialdemócratas de doña Rosa me resulta imposible. Lo entiendo como un absurdo.

Así tenía hasta el martes firmemente decidida mi abstención como signo de rebeldía.

Hasta que me enteré que Jesús Poveda, médico fundador de los movimientos pro-vida en España va de número 6 en la candidatura de Libertas y que José Luis Abascal, abogado del 11-M, ocupa el número 8 de la misma. Y que Libertas se habría comprometido con ellos tanto a defender el derecho a la vida como a exigir una “auditoría” con respecto a los atentados del 11 de marzo en el Parlamento Europeo. ¡Hombre! ¡Algo diferente de lo de los demás! Un momento de duda. Tal vez… Quizá… es una posibilidad… por chinchar… Si finalmente decidiera acercarme al colegio electoral, sería para depositar en la urna un voto para Libertas.

Pero ya les digo que este año no me apetece nada de nada acercarme a votar socialdemocracia. Lo más seguro es que me quede en mi casa. Lo que sí es seguro es que el sábado lo dedicaré a celebrar en casa una fiesta en compañía de buenos amigos y no a “reflexionar” acerca del voto. Cuestión de prioridades.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris