Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cine   -   Sección:  

'Luna de Avellaneda', de Juan Jos Campanella

Ignacio Bilbao Larrea
Redacción
jueves, 9 de diciembre de 2004, 23:27 h (CET)
Precedido de un inmenso xito tanto cr tico como econmico en Argentina, viene a nuestras pantallas Luna de Avellaneda, una excelente pel cula coproducida entre Argentina y Espaa. Juan Jos Campanella, su director, vivi muchos a os en Estados Unidos, donde hizo trabajos muy interesantes, entre ellas la tremenda pelcula ya considerada de culto por muchos cin filos El nio que grit puta. El nio protagonista, Harley Cross, gan el premio al mejor actor en el Festival de cine de Valladolid del ao 1991. Curiosamente, el protagonista de Luna de Avellaneda, Ricardo Dar n, acaba de ganar el mismo premio en el mismo festival.

Precedido de un inmenso xito tanto cr tico como econmico en Argentina, viene a nuestras pantallas Luna de Avellaneda, una excelente pel cula coproducida entre Argentina y Espaa. Juan Jos Campanella, su director, vivi muchos a os en Estados Unidos, donde hizo trabajos muy interesantes, entre ellas la tremenda pelcula ya considerada de culto por muchos cin filos El nio que grit puta. El nio protagonista, Harley Cross, gan el premio al mejor actor en el Festival de cine de Valladolid del ao 1991. Curiosamente, el protagonista de Luna de Avellaneda, Ricardo Dar n, acaba de ganar el mismo premio en el mismo festival.

Luna de Avellaneda es un centro social y deportivo fundado hace muchsimos a os por tres gallegos que ahora, en los tiempos actuales de gran penuria econmica de Argentina (aunque en el film nunca se indica en qu pas transcurre la acci n), tiene el peligro de desaparecer como tal. Los bancos y Ayuntamiento desean fagocitarlo y convertirlo en un gran centro comercial, y sus miembros debern decidir si aceptar la propuesta a cambio de puestos de trabajo o seguir con el centro a pesar de las inmensas dificultades de todo tipo que han hecho que de ochocientos miembros se haya pasado a unos cien. Esto da lugar a una lecci n vital donde la dignidad de los seres humanos ser el valor esencial donde se depositar n las esperanzas de unas personas que casi lo han perdido todo.

La pelcula tiene un inicio clarificador e hist rico, al mostrarnos cmo era el centro en su cenit, all por el ao 1959, con sus socios alegres y felices, apoy ndose unos a otros, con gran sentido de la solidaridad. As, asistimos al nacimiento del protagonista. Inmediatamente se ve el mismo centro, en los tiempos actuales. Desolador, nada que ver. Vac o, sucio, desangelado.

Los personajes son prximos, apreciados y queridos por el espectador a pesar de sus miserias, defectos y vicios, casi todos ellos debido a la gran escasez de todo tipo a causa de la situaci n econmica del pa s. Ello les obliga a buscarse la vida como pueden, a salto de mata, pero sin dejar de amar al centro pues, sin duda, es parte importantsima de su vida y si lo pierden, lo habr n perdido todo. La nostalgia, la ternura, a veces el sentimentalismo, aunque inteligente y fascinante, ayudado por una maravillosa msica de nuestro maestro Angel Illarramendi... Todo emociona de veras al espectador, con momentos m gicos y conmovedores, como la escena del hospital, capaz de hacer llorar al ms duro. En cuanto a las interpretaciones, todos est n magnficos, con especial menci n a Ricardo Darn, ya uno de los grandes, y nuestro Jos Luis Lpez V zquez, aqu grande como int rprete, sin duda en su mejor actuacin en muchos a os.

La puesta en escena de Campanella, con gran profundidad de campo, a toda pantalla, con una preciosa fotografa, magnifica un relato con un gran mosaico de sentimientos. La asamblea final, donde los distintos puntos de vista est n expuestos con gran honestidad, resultando totalmente creble, tiene una gran fuerza y hace reflexionar sobre lo que, en verdad, es importante en la vida de un ser humano, o al menos, cu les son nuestras prioridades, qu elecci n debemos tomar ante situaciones que pueden cambiarnos la vida, tanto en un sentido como en otro.

Tambin hay alg n debe como la inverosmil (tal y como nos lo cuentan) historia de amor entre Cristina y Amadeo. El enamoramiento por parte de ella no es muy plausible al ser todo demasiado precipitado, con poco rigor. Asimismo, algunos toques humor sticos un tanto chuscos, que hacen rer, no cabe duda, pero que resultan algo chabacanos, vulgares.

Pero, en l neas generales, Luna de avellaneda es un estupendo film, necesario para concienciar a la gente, para regenerar un activismo social (poltico, por a adidura), que estaba prcticamente perdido y que gracias a l se ha recuperado, al menos en Argentina, donde ha sido un fenmeno social con pocos precedentes.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris