Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Blanco y Pajín en el Limbo de la demagogia

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 4 de junio de 2009, 08:31 h (CET)
Hacía tiempo, mucho tiempo, que habíamos dejado de referirnos a nuestro “entrañable” personaje de Walt Disney, el Pepillo Grillo del PSOE, ascendido por “méritos propios” al cargo de ministril, ya que considerarle ministro es algo que no cabe en ninguna cabeza medianamente bien amueblada. Nos daba la sensación que, su reciente ascenso, le había causado tanto impacto a don José Blanco, tan inefable alegría que, por un tiempo, tuvo que dedicarse a pellizcarse repetidamente para convencerse de que, en realidad, se había convertido en ministro de Fomento. Pero, no, señores, nuestro personajillo ha querido volver a las arenas del circo para demostrarnos que no ha perdido ni un ápice de sus facultades, en especial la de meter la pata hasta el corvejón; mostrarse, una vez más, pletórico de demagogia depreciada y demodé, como no podía esperarse menos de él; ahíto de desinformación sobre los temas de que estaba tratando; carencia que se puede hacer extensiva a muchos de las otras “lumbreras” que nos ha traído el señor ZP para gobernar a los españoles; que hablan y hablan, sin darse cuenta de que, cada frase que pronuncian, no hace más que ahondar la profundidad de la zanja de incompetencia que se abre, como sima, a sus pies.

Claro que “ a tal señor tal honor” y nadie se puede maravillar de que, el medio millar de personas que le escuchaban en su mitin en Granollers, no se levantaran de sus asientos aburridos y asqueados para ir a tomar el fresco porque, con toda seguridad, debían pertenecer a aquellos conocidos “progres”, nostálgicos del Frente Popular, a los que les encanta que les alegren los oídos con insultos a la derecha, chascarrillos contra la religión y retruécanos históricos en los que la guerra civil se presenta como ganada por los rojos y perdida por el general Franco. ¡Qué vamos a hacer, siempre hay un roto para un calcetín! Pero, en esta ocasión, fuere porque la campaña y las encuestas no favorecen al PSOE o fuere por no tener mejor argumento al que agarrarse para justificar la “halconería” de su jefe, ZP, utilizando un avión del Ejército para desplazarse a sus mítines del partido, en apoyo de López Aguilar; lo cierto es que criticó al señor Aznar quejándose de que “cincuenta sueldos nos cuesta el señor Aznar” añadiendo “y con esta cantidad se podrían pagar bastantes trajes”, aludiendo al coste de su escolta policial, integrada, según su particular versión, por más de cincuenta hombres. Pero, el pobrecillo, erró. Los propios sindicatos policiales han desmentido al señor Blanco, reduciendo el número de los que protegen al antiguo presidente del gobierno a la mitad de aquella cifra y, por si no bastara, han tratado a nuestro “héroe” de imprudente por dar a los cuatro vientos información que debiera permanecer en secreto.

Lo que no menciona, nuestro “sagaz” personaje es que, la escolta de Felipe González, es más nutrida y, aún más lo será a causa de la separación de su esposa, la señora Carmen Romero, y su unión con otra nueva compañera; lo que obligará a que la protección tenga que ampliarse para cubrir la vigilancia de sus dos familias. ¡Un desastre, señor ministro! ¡Una pena, ahora que parecía que se comportaba usted con una cierta moderación y, vea como ahora ha caído de nuevo, tal y como si fuera un aficionado al tabaquismo reincidente, en la tentación de desbarrar y equivocarse! Nadie, ni en tiempos de Aznar ni de Felipe González, nadie, repito, sacó a colación este asunto, pero es que tampoco se debe olvidar que, en el caso del señor Aznar, está más justificada que en ningún otro caso, precisamente, por haber sido víctima de un atentado terrorista del que, milagrosamente, pudo salir ileso. ¡Muy bajo ha caído usted, señor Blanco! Nada que ver, por cierto, ni con el señor Aznar ni con el PP, la designación de los componentes de su escolta, ya que resulta ser que es el Departamento de Seguridad de la Moncloa el que tiene la misión de diseñar las medidas de seguridad de los ex presidentes. Antes de tirar la piedra hay que asegurarse de que debajo de ella no haya un alacrán que pueda inyectarnos su veneno y, aquí es donde nuestro flamante ministro ha encontrado la horma de su zapato (no es alusión a ZP) porque, sin querer, a puesto en la picota a la Moncloa y sus servidores, acusándoles de despilfarradores.

Pero no quiero desaprovechar la ocasión de mencionar a la inefable Leire Pajín que, quizá excesivamente impresionada por los 24.000 nuevos empleos de los que tanto alardea su líder ZP, en cada uno de los mítines a los que acude ( a falta de otros argumentos mejores que esgrimir) o, imbuida por un exceso de euforia por haber comido los “brotes verdes” de los que habla la señora Salgado; se pasó de rosca al hacerle una loa a su jefe de filas lanzando con la vehemencia de Erato y con el más puro léxico lírico trodavoresco provenzal, la siguiente alocución: “El próximo acontecimiento histórico en el planeta será la coincidencia de Zapatero y Obama” ¡Toma ya! La verdad es que, si no fuera porque 24.000 nuevos trabajadores es como una gota en el océano de más de 4.000.000 de parados; si no fuera porque el señor Blanco dijo que las medidas del Gobierno darían trabajo a más de 300.000 trabajadores; si no fuera porque la EPA habla de cerca de 80.000 parados más (reales, no excluyendo a los que hacen cursos de formación o buscan un determinado empleo o están en paro por ERE’s etc); o, si no fuera porque para el próximo septiembre se anuncia algo parecido a una hecatombe; entonces quizá, quizá, pudiéramos justificar las hipérboles de la Pajín.

Lo que ocurre es que en España, en esta España de hoy, resulta algo verdaderamente impúdico, que una señora del PSOE, tenga el atrevimiento de ensalzar, como si fuera un héroe nacional, a un señor cuyo único logro ha sido mentirles a los españoles cuando desde todo el mundo ya se anunciaba la crisis, diciéndoles que España era inmune a ella y que nuestras finanzas eran las más seguras del “planeta”. Ni el señor Obama, señora Pajín, ha hecho otra cosa que invertir los billones de las arcas del Estado en tapar agujeros (el último 30.000 millones de euros para intentar salvar lo que queda de GM, sin que ello evite que miles de trabajadores se queden en la calle y que se cierren muchas de las factorías de dicha compañía y muchas más filiales y proveedoras) ni ha conseguido salvar al dólar, que está en sus horas más bajas ni ha hecho otra cosa que poner a la FED a acuñar moneda para poder atender sus múltiples necesidades y, todavía, no ha dado muestras de estar a la altura de la recesión de su país, en el que por lo que se sabe, todos sus estados, empezando por California, están rondando la bancarrota y han tenido que subir los impuestos para conseguir sobrevivir. Si la señora Pajín tiene la más mínima esperanza de que Obama corra en nuestra ayuda, ya se puede apear del burro y si, esta pizpireta e indocumentada jopven piensa que la presidencia del señor Zapatero en Europa pueda significar un antes y un después de la recesión, le digo que se vaya rápido a un psiquiatra para que le ponga en orden sus ideas porque, ni el más lelo de los europeos puede pensar que, Zapatero, haga nada más que lo que se le dicte desde Francia, Alemania y los otros países que, como Dinamarca, han demostrado que son los que llevan la voz cantante en estos tiempos de penuria. ¡Despierte usted y no cree falsas esperanzas a los ciudadanos! España está a la cola de Europa y los estudios de los expertos así lo vienen vaticinando, cuando dicen que seremos de los últimos en superar la crisis. Y a este lugar quien nos ha conducido ha sido, señora mía, su enaltecido señor Rodríguez Zapatero.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris