Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Pensar es gratis

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 3 de junio de 2009, 09:57 h (CET)
“No tengo tiempo para pensar”. “Con esta frase empiezan muchos de los problemas de nuestro tiempo. Pasamos por la vida de puntillas sin pararnos a la orilla del camino para analizar la realidad”. Estos pensamientos de los que no puedo citar su autoría porque la fuente de donde los he extraído no me permite hacerlo con certeza. Son unos pensamientos que me han atrapado e impulsado a aplicarlos en la actual discusión abortiva.

En cualquier confrontación ideológica, si se parte de una premisa errónea la conclusión nunca podrá ser correcta. ¿Qué es lo que hace que el tema del aborto comience con mal pie? El error no es otro que creer que la existencia humana empieza y termina en el hombre, cosa que lo convierte en señor absoluto de su propia vida.

Si se tuviese tiempo para pensar y razonar sin ideas preconcebidas e inamovibles, la idea de la soberanía humana caería por su propio peso. Se dan demasiados detalles que analizados imparcialmente nos harían pensar que la idea de la soberanía absoluta del hombre es un mito que ha cuajado profundamente en el alma y que es muy difícil de desterrar. Si el mito cae, el vacío que deja debe llenarse con otro concepto. Si se sigue pensando, no es una idea descabellada llegar a la conclusión que Dios es el creador de todo lo que existe. Si se sigue teniendo tiempo para pensar , este Creador no puede ser una imagen fabricada con materiales perecederos porque es una reproducción muerta que no sirve. El Creador ha de ser alguien que es inteligente, lo que significa que es persona. Si es persona, de la misma manera que nos comunicamos con otras personas, implica que podemos relacionarnos con este Dios personal. Si durante el proceso de pensar se ha llegado hasta aquí, ¿es un desvarío seguir pensando y llegar a la conclusión que este Dios haya legislado unas leyes que gobiernan el mundo material y el espiritual y que estas normas sirven par que la creación funcione bien?

Observamos que el mundo material no funciona bien: Terremotos, inundaciones, volcanes… También somos conscientes que el hombre no funciona: familias rotas, divorcios a manta, delincuencia juvenil imparable, fracaso escolar en aumento, crecimiento de embarazos de adolescentes acompañado de los consiguientes abortos……¿Todavía no tenemos tiempo de pensar? El autor anónimo nos recuerda que “pasamos por la vida de puntillas sin pararnos a la orilla del camino para analizar la realidad”.
No deseamos ser de este tipo de personas que esconden la cabeza debajo del ala para no ver la realidad. Debemos pararnos en la orilla del camino y reflexionar en lo que nos pasa. ¿Cuál es la causa de tantos problemas cada vez más graves? No olvidemos que pensar es gratis y que no se debe pagar ningún peaje por hacerlo. Aprovechemos, pues, esta gratuidad para analizar los hechos que nos circundan.
En nuestros razonamientos hemos llegado a la conclusión que existe un Dios personal que se comunica con nosotros y que ha legislado unas leyes, no para hacernos la puñeta, sino para nuestro bien. Llegados a esta resultado hemos de preguntarnos si ha dado algún principio que sirva para contrarrestar la creciente tasa de embarazos no deseados y de abortos provocados en adolescentes. Si pensamos. No olvidemos que el pensar es gratis, descubriremos que el principio de santidad sexual no es un absurdo. Si analizamos lo que nos dice la Biblia sobre la santidad sexual descubriremos que no intenta anular la sexualidad, sino canalizarla por la vía conyugal. La sexualidad bien expresada será una bendición, nunca una fuente de graves problemas.

Los jóvenes, los primeros afectados por el problema de los embarazos no deseados y posteriores abortos, pasan por la vida de puntillas sin pararse a la orilla del camino para analizar la realidad. La envergadura del problema requiere reflexión seria. ¿Se pararán en la orilla del camino para pensar en la realidad de los embarazos no deseados que finalizan en muchos casos en abortos acompañados de persistentes problemas psicológicos, frustraciones y desengaños?

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris