Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   Coaching   -   Sección:   Opinión

El arte de pensar a lo grande

Detrás de tu mayor miedo se esconde tu mayor regalo
César Piqueras
@cesarpiqueras
miércoles, 18 de mayo de 2016, 00:56 h (CET)
El 2016 será un año genial para la mayoría de las empresas. Empresas vinculadas al sector servicios, alimentación (no todos los tipos), tecnología y otros, seguramente crecerán este año. Hay que hacerlo muy mal para no crecer en el 2016. Con todos los respetos. Hoy te quiero hablar del arte de pensar a lo grande.

Creo que lo que hace que algunas empresas consigan resultados extraordinarios es su forma de pensar y plantearse los retos. Hay empresas que piensan en pequeño y otras que piensan en grande, y los resultados saltan a la vista.

No es lo mismo querer facturar un 10% más en el 2016, que querer duplicar la facturación en los próximos dos años. Como puedes adivinar, la pasión es distinta.

· Aumentar un 10% la facturación en el 2016 me parece aburrido. Es seguir haciendo más de lo mismo.
· Aumentar un 100% la facturación en los próximos dos años me parece apasionante. Seguro que para lograrlo tienes que darle la vuelta a muchas cosas, cambiar paradigmas de las personas, y hacer reingeniería de todo tu modelo de negocio.

De alguna forma nos hemos acostumbrados a pequeños crecimientos exponenciales. Si el PIB va a crecer un 2,7% decimos que creciendo un 5% ya estaremos muy bien.

Pero esto es muy cortoplacista. En el momento en el que estamos, crecer el 5% es ir a trabajar para calentar la silla. Al menos eso me lo parece a mi. Si estás haciendo mucho esfuerzo y no estás creciendo un 5% es porque:

No estás en el sector adecuado. Es decir tu sector cae mucho más deprisa de lo que tú puedes hacer para mejorar los números.
Tu empresa no tiene los mimbres necesarios para crecer. Hace unos días comenté 25 razones por las que esto puede ocurrir.
En tu empresa falta liderazgo
…o ideas geniales.

Hay sectores que decrecen y que morirán en los próximos años. Quieras o no. Quizás se abra una tienda vintage sobre lo tuyo, o quizás lo que antes consumían las masas pase a ser un artículo de estantería. Así como ocurrió a Kodac con los antiguos carretes de fotografía.

Pero si estás en el sector adecuado, no me digas que vas a crecer a un dígito. Lo digo porque otro crecerá al 50% y te barrerá del mercado. A cierto nivel hay que ser ambiciosos, mucho. Lo cual no quiere decir que estemos locos:

Recuerda que el conservadurismo financiero era una de las claves de las empresas longevas, y no hay que pasarse de la raya con las inversiones.

Pero hay que meter el pie en el agua tanto como podamos para ver cómo está de fría, y si nos gusta la temperatura, sumergirnos en ella.

Cuando tu equipo se acostumbra a un crecimiento pequeño nada cambia. Muchas personas se aburren e incluso acomodan. Los mejores se van.

Cuando le desafías todo cambia. Te das cuenta de quién está preparado para caminar la milla extra, zarandeas al sistema para encontrar lo mejor de él, fallar incluso y aprender. Y es maravilloso. Si no fuera por los retos ambiciosos, no habríamos conseguido prácticamente nada como humanidad.

Richard Branson se plantea cambiar el mundo.

Mark Zuckerberg quiere que internet llegue a los que menos tienen de forma gratuita.

Elon Musk quiere que toda la humanidad cambie su forma de ir en coche, y que cambie nuestra forma de tratar al medio ambiente. Comparte su tecnología con los demás para que entre todos saquemos al planeta del lugar al que lo estamos abocando.

Y no se plantean hacerlo en los próximos 100 años. No creo que lleguen. Lo quieren hacer antes.

Si no le planteas mejores preguntas a tu equipo no conseguirás nada valioso:

¿Cómo podemos tener una oficina con cero papeles?
¿En qué medida podríamos automatizar y externalizar toda la producción?
¿Cómo sería no tener ningún tipo de oficina y teletrabajar al 100%, todos?
¿De qué forma podríamos conseguir tener cero reuniones al mes?
¿Cómo podríamos reducir a cero las averías de máquinas?
¿Cómo sería tener una empresa con huella carbónica cero?
¿Cómo podríamos hacer cero viajes de trabajo?
¿Cómo podríamos tener a 1000 invitados en el evento, en lugar de a 100?
¿Qué tendríamos que hacer para duplicar la facturación en los próximos dos años?
Esas preguntas molan mucho…y dan miedo.
Estando en Estambul con Robin Sharma escuché una pregunta que me gustó ¿Qué es lo que harías si supieras que no vas a fallar?

Seguro que te atreverías a hacer más cosas ¿verdad?

Pero si utilizamos el miedo como trampolín y como puerta de acceso a lo desconocido, quizás descubramos que todo aquello que nos daba miedo, en realidad escondía un regalo.

¿Te da miedo hacerte grandes preguntas? Quizás no estés preparado/a…o a lo mejor sí… ¿lo hacemos?

Seamos audaces.

Que tengas un gran día.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo

Hay que parar los discursos de odio.

Vivimos tiempos repelentes, donde nadie escucha al corazón y el corazón es nuestra gnosis

Del aeropuerto del Prat a Antonio Machado

Todo vale, incluso la tergiversación, contra Catalunya
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris