Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Política   -   Sección:   Opinión

¿Alguien ve las orejas al lobo? Pues rece si sabe

“Los desdichados creen con facilidad aquello que ansían” L. A.Séneca
Miguel Massanet
miércoles, 18 de mayo de 2016, 00:53 h (CET)
En este país el declararse de izquierdas ha llegado a ser casi una moda. Por supuesto no ha habido miembro del sector de la cultura, poeta, escritor, comediante, director o autor que, al menos, no haya pasado su sarampión comunista. Parece que esta misma postura o, si queremos, lo podríamos calificar de “postureo”, un término tan usado en la actualidad, adoptan muchos snobs, famosos, fiscales, jueces y quienes piensan que declarándose de izquierdas, anticlericales, inconformistas o antisistemas les cubre con una aureola romántica y un componente solidario que los sitúa en las avanzadillas de la progresía que ocupa la cúspide de esta sociedad en la que, incluso, se ha puesto de moda entre la “gente bien” votar a partidos comunistas, como Podemos, por considerar que esto es lo “que se lleva”; lo mismo que el criticar, descalificar, satanizar y denostar a la derecha y a la religión es un signo evidente de modernidad y liberalismo.

Lo malo de que, en España, se haya extendido esta moda de izquierdas es que, pocos de las nuevas generaciones de españoles, en general poco enterados de la historia reciente de nuestro país e influenciados por un sistema de enseñanza en el que se han abandonado los referentes de la cultura cristiana y de la civilización romana que durante tantos años ha influido en nuestras leyes, costumbres y forma de convivencia; tienen un conocimiento exacto, libre de subjetivismos interesados, bien documentado y lo suficientemente amplio de lo que fueron aquellos años de la II República y de la Guerra Civil española, como para poder sacar las consecuencias, percibir los catastróficos resultados y las graves heridas emocionales que, aquellos años de penurias, odios y necesidades fueron capaces de dejar en la conciencia colectiva de los que tuvimos la desgracia de tener que vivirlo y sufrir las penurias y malos tragos de una posguerra coincidente con el estallido de la II Guerra Mundial. Por desgracia, parece que se está produciendo en nuestra patria un a modo de revival, un resurgimiento de aquella fatídicas circunstancias que fueron capaces de llevar a los españoles de aquellos años 30 a un enfrentamiento, unos odios, una sed de venganza y un intento de solucionar las diferencias entre unos y otros mediante el pistolerismo, el asesinato del tiro en la nuca, la tortura y la locura colectiva, que acabaron cristalizando en la peor lacra que le puede ocurrir a una nación: la guerra civil.

Por primera vez desde la vuelta a la democracia ( anteriormente, en tiempos del general Franco todo lo que oliera a comunismo estaba proscrito), en unos momentos que, para una persona sensata y objetiva, se pudieran considerar como los peores para esta clase de ensayos, han entrado en funcionamiento unos mecanismos que, siendo en sí una señal de salud democrática, cuando lo que se busca es evitar que el delito prospere en las instituciones de una nación, sin embargo, gracias a una Justicia politizada, unos funcionarios judiciales en gran parte provenientes de las clases políticas de izquierdas y una concepción lasa en cuanto a la aplicación de las leyes, han hecho que se apliquen con el máximo rigor y espectacularidad cuando se trata de un presunto delincuente de las llamadas clases altas respecto a cuando, el acusado, se trata de alguien que pertenece a los sectores de izquierdas, en cuyo caso las acusaciones parecen atenuarse y en muchas ocasiones, las pruebas se esfuman y los cargos se diluyen en el tiempo cuando, como sucede en el caso de los ERE de Andalucía, la jueza que sustituyó a la juez Alaya parece que no tiene tiempo de ocuparse debidamente de los expedientes que heredó de aquella y, en consecuencia, dejan que prescriban uno tras otro ¡Una justicia a la carta, siguiendo aquella famosa frase del fiscal y ministro de Zapatero, Mariano Fernández Bermejo: “ Las leyes están hechas para aplicarlas cuando convenga” y se quedó tan ancho!

La corrupción ha servido de billete de entrada a una serie de partidos, algunos como el PSOE que debiera permanecer con la boca sellada por estar afectado de este mal en la misma medida o, en cuestión de cantidad, en mayor proporción que el PP, con el escandaloso caso de los ERE de Andalucía, y otros partidos, importados de Sudamérica, a los que esta circunstancia les ha venido como anillo al dedo para infiltrarse en la política española, medrar en ella, hacerse con adeptos y ponerse a la cabeza de los partidos de izquierdas, a los que pretende absorber, como ha sido el acuerdo para presentarse juntos con IU, a las próximas elecciones del 26 de Junio, que para muchos no es más que el inicio de la desaparición del partido comunista de Garzón.

Por extraño que pueda parecer, el peligro no procede de lo que puedan conseguir, electoralmente, el tándem Podemos Unidos, sino del odio que se demuestran los partidos que pudiéramos considerar como constitucionales, que parece que están luchando por ser los que mayores invectivas, más descalificaciones y peores opiniones tienen unos de los otros. Hasta el PP del señor Rajoy da muestras de estar empezando a cometer errores de bulto, como es el caso de la visita de los ministros García Margallo y Pastor a la tierra de los Castro, aquellos comunistas que han estado puestos en la picota durante más de 30 años por haber conducido a su pueblo a la miseria, con su dictadura comunista bolchevique.

Al gravísimo error y subsiguiente bajada de pantalones de un Obama necesitado de demostrar a su pueblo que no ha fracasado en todo lo que ha emprendido; cediendo de una manera vergonzosa ante un radical Fidel, que lo primero que hizo, ante el acuerdo de distensión firmado entre Cuba y los EE.UU, fue atribuirse la victoria y anticipar a los mandatarios de los EE.UU su intención de no ceder ni un ápice en sus programas comunistas ni en el control político del PCC en lo referente a las instituciones y en la dirección de la economía estatalizada de la isla; ahora España ha añadido este giro a la izquierda, seguramente muy aplaudido por Podemos, pero que, para los votantes fieles del PP, para los que esperábamos más de este gobierno con mayoría absoluta y los que no pasamos por ir cediendo ante el independentismo catalán, este renuncio, esta patochada de ir a Cuba a lamerle las posaderas a los Castros, no nos parece otra cosa que una deslealtad hacia España, a la que, por cierto, los cubanos nos deben más de 2500 millones de euros y, una más de las “singularidades” de este ministro de asuntos exteriores en funciones, señor García Margallo, al que veríamos, seguramente, mejor ubicado en un gobierno del señor Pedro Sánchez que ocupando el cargo de ministro plenipotenciario del gobierno del PP. Más nos extraña de la señora Pastor que, hasta ahora, siempre se había mostrado muy profesional y poco dada a cometer semejantes equivocaciones.

Las noticias que las encuestas nos van desvelando, a medida que nos acercamos a la fecha ¿fatídica? Del 26 de junio, no son precisamente alentadoras para aquellos ciudadanos que vemos con suma preocupación los avances de estas izquierdas bolivarianas y apreciamos como, el PSOE, que aparentemente parece estar en contra de un gobierno con Podemos, dirige sus andanadas contra Pablo Iglesias, pero que no obstante, como ya demostró en su empeño de llegar a acuerdos de gobernabilidad con Podemos, cuando estaban en periodo de negociaciones para la investidura; es muy posible que, si desde dentro de la formación socialista no hay quienes pongan su veto a la operación, nada nos extrañaría que llegasen a formar un triunvirato PSOE- Podemos e IU para hacerse con el gobierno de España, algo que, evidentemente, no podría ser más catastrófico para los españoles y su economía.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, mucho nos tememos que estemos asistiendo a lo que se podría juzgar como el Armagedón de la política española, el gran salto hacia la conversión de nuestro país, en manos de gobiernos de la extrema izquierda bolivariana, en lo que se han ido transformando muchas de las naciones del Cono Sur americano. Ahora, precisamente cuando parece que ya se están dando cuenta de que los regímenes chavistas y bolivarianos no han aportado más que miseria, dictaduras, opresión y encarcelamientos de la oposición, aparte del control estalinista de las instituciones; parece ser que, el pueblo español, en un alarde de inconsciencia, falta de sentido común, obcecación y locura, parece dispuesto a llevar a España e formar parte de este grupo de naciones empeñadas en golpear contra el aguijón de la realidad donde, por cierto, se han ido estrellando, una tras otra, según las experiencias que han tenido lugar al respecto, durante la Historia de la humanidad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris