Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Ocurrió en Málaga, ¡qué tristeza!

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
martes, 2 de junio de 2009, 13:26 h (CET)
Un hombre muere apedreado en Málaga a 800 metros del negocio que intentó atracar.

Sí, ocurrió en Málaga, esta ciudad en la que parece que todo es sol y playa, chiringuitos y espetos de sardina. Pero ni arena y crema bronceadora, sangre derramada fue el rastro de la tragedia. Que era un atracador, que no hay justicia en este país… Muchos dirán muchas cosas, pero no creo que sean maneras de responder, nadie tiene derecho a arrebatarle la vida a una persona.

Vivimos rodeados de disparos y asesinatos, sólo hay que permanecer un rato frente al televisor, incluso a las siete de la mañana, para que aparezcan varias muertes violentas. ¿Acabaremos inmunizándonos? Tal vez. Aunque no tengo la menor intención de que dejen de impactarme sucesos como el de la pasada noche en una calle malagueña por la que paso bastante a menudo. ¿Y si un día se le cruzan los cables a alguien, se confunde, y la toma conmigo? ¿Sería justicia, error, sangre fría?

¡No! Paren, que me bajo. No quiero un mundo así. Basta ya de estas actitudes que excusan a los ofendidos. No podemos tomarnos la justicia por nuestra mano, hay que saber esperar la consideración de los dispositivos existentes, hay que aceptar las reglas de juego si no todos seremos iguales que los delincuentes y asesinos. No más sangre, no más violencia. No seamos como ellos. Sepamos esperar. Sólo así el mundo podrá ser un lugar más tranquilo. Educar nuestros impulsos, en nosotros también vive un asesino.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris