Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La maldad está en el qué, más que en el cuando

Valentín Abelenda (Gerona)
Redacción
martes, 2 de junio de 2009, 13:22 h (CET)
A propósito de la prevista reforma de la ley del aborto, es opinión de cada día más expertos, que los ponentes están centrando en la aberración de que las niñas de 16 años puedan abortar sin necesidad de autorización de sus padres el debate.

Buena parte de la atención pública está siguiendo, no se si de manera acrítica, el discurso. Es evidente que se trata de un disparate jurídico y social, pero la alarma suscitada, corre el riesgo de ocultar el fondo de la gravedad que supone la iniciativa que el Gobierno ha tomado, pese a la fractura social que provoca y a la denuncia de científicos y pensadores. No existe criterio alguno de carácter científico, ético o médico para justificar el aborto. Son solo razones ideológicas, las que asisten al gobierno en su objetivo de ruptura cultural y disolución moral.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris