Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sádicas torturas

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
martes, 2 de junio de 2009, 13:18 h (CET)
El penal de Tuol Slebg, que edificaron los jemeres rojos en Camboya, es visitada por miles de turistas. Prisión que se conserva íntegra desde el año 1979. En el comienzo de su aciago trabajo, fue un centro de indagación y tortura: solamente siete de los 15.000 prisioneros, que fueron recluidos en ella, durante al dictadura de Pol Pot, sobrevivieron a las funestas torturas.

El sitio donde padecían los salvajes tormentos está compuesto por dos torres, una de ellas cubierta por una valla metálica, con espinos punzantes, para frenar la muerte por desesperación de los presos, evitando el suicidio. Perduran en la prisión las literas de hierro, donde se amarraban a los reclusos para atormentarlos, y los variados instrumentos de tortura. El decálogo de la penitenciaría era: “Mientras recibas azotes o descargas eléctricas no debes gritar” o “No hagas nada, quédate quieto y espera mis órdenes. Cuando te pida algo hazlo, sin protestar.”

Se avizoran las tenazas y utensilios con los que mutilaban los dedos pulgares, puñales, flagelos y arcas para las tarántulas y los alacranes. Apilados los varones, las mujeres, los chiquillos y los longevos, sin separación, marcados con un cartel en el torso. Los faltos de ropaje tenían cosido al pellejo un pañuelo con su número de preso. Algunos de los semblantes estaban desquiciados, otros exteriorizaban tranquilidad pese a vislumbrar el hálito de la muerte. Los niños irradiaban, en el rostro, su pureza.

Los acusados lo eran por razones tan leves como usar gafas –una señal de intelectualidad-, tener un diploma universitario o no tener callosidades en las manos. El redactor Dith Pran, corresponsal de “The New York Times”, relató que: “Les decían que Dios había muerto y que ahora, los jemeres rojos cuidarán de ellos”. Los niños fueron forzados a cortar el hilo de la vida de sus progenitores, como testimonio de repudio al ligazón familiar.

“La tortura es contraria al respeto de la persona y a la dignidad humana”. Según un estudio publicado por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.

____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris