Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El estravismo analítico de Esperanza Aguirre

Mario López
Mario López
martes, 2 de junio de 2009, 02:18 h (CET)
Pues si Esperanza Aguirre entiende que Rodríguez Zapatero representa la izquierda más radical, qué entenderá por democracia. Bueno, sí que lo sabemos. Yo te pongo cremita, tú me pones cremita. Eso es la democracia para Aguirre. Tú me das dinero para ganar las elecciones y yo te doy contratos para que te sigas forrando. La política de Rodríguez Zapatero está sólidamente ensartada en la economía de mercado, así que dígame usted qué tiene de socialista.

Si ni siquiera es socialista, ¿cómo puede representar a la izquierda radical? ¿Porque ha ampliado la ley del aborto o el matrimonio entre homosexuales? Mire usted, eso no tiene absolutamente nada que ver con la ideología política. En tal caso, si tiene que ver con algún sistema filosófico será con el liberalismo del siglo IXX. Sin duda, más cercano al pensamiento de Alexis de Tocqueville que al de Carlos Marx. La causa de este agudo estrabismo analítico de Esperanza Aguirre está en la naturaleza de su pensamiento profundamente reaccionario. Consolidar el poder por medio de opacos negocios con la oligarquía financiera, controlando los medios de comunicación públicos -utilizarlos como órganos de propaganda de su propio partido-, instaurando la censura previa, son métodos profundamente fascistas. Aparentar ser lo contrario de lo que se es, engañando a la ciudadanía con burdos gestos de polichinela, nombrando las cosas por sus antónimos, en el más sonrojante alarde de frivolidad, es un modo de actuar profundamente fascista. Dar la vuelta al calcetín de la historia, queriéndonos hacer ver que la dictadura criminal de Franco se trató, tan sólo, de un sistema autoritario legítimo que, con el tiempo, fue ablandándose hasta convertirse en la dictablanda que abrió las puertas a la democracia, es una actitud profundamente fascista. Recomendar, con insolente sarcasmo, a los que piden reparación por los crímenes del franquismo que vayan a la cúpula de Los Inválidos de París a por el certificado de defunción de Napoleón, es una actitud profundamente fascista. Ejercer una doble moral, exigiendo al adversario político el cumplimiento riguroso del fondo y de la letra de la ley, mientras en el partido propio se consiente todo tipo de tropelías, abusos y marrullerías, es una actitud profundamente fascista. Negar la evidencia, cuando se conceden contratos a amigos para que hagan obras que sólo benefician a los propios familiares, es una actitud profundamente fascista. Acusar de asesinos a un grupo de médicos que, entre otros muchos honorables servicios que prestan a la ciudadanía, suministran sedaciones a enfermos terminales, es una actitud profundamente fascista. No, señora Aguirre, no es el señor Rodríguez Zapatero el que está en la extrema izquierda. Es usted la que está, y de forma extraordinariamente estentórea, en la ultra derecha. En esa ultra derecha que hasta al mismísimo Fraba Iribarne le parece excesiva.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris