Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cristianismo originario  

Crisis actual, hambre y consumo de carne

Ana Sáez Ramírez
Vida Universal
martes, 2 de junio de 2009, 02:17 h (CET)
Un celebre proverbio indio dice: "Sólo cuando se haya talado el último árbol, se haya contaminado el último río y se haya pescado el último pez las personas se darán cuenta de que el dinero no se puede comer“. Muchos verán que estas palabras cada año se vuelven más actuales. Por ejemplo el pasado año estuvo caracterizado por una grave crisis y por el derrumbamiento del sistema financiero mundial. Lo que ya no es nuevo pero se ha agravado enormemente es el cambio climático, que entretanto se ha convertido en una catástrofe climática. Otra catástrofe más la constituye el hecho de que más de mil millones de personas pasan hambre. Y a esto se añade otra crisis mundial que ya comenzó el año pasado, la competencia armamentista mundial.

Macabro es sin embargo que en estos momentos la crisis económica mundial está agudizando aún más la catástrofe del hambre, mientras los gobiernos del primer mundo invierten miles de millones en salvar los sistemas bancarios. Y no es que no haya suficiente alimento para todos, todo lo contrario, la Tierra produce alimento para 12.000 millones de personas, el doble de la población actual. Entonces qué se puede hacer de verdad para terminar poco a poco con el hambre en el mundo. Muchos datos apuntan a que prescindir del consumo de carne sería una medida importante.

Las Naciones Unidas han decidido reducir a la mitad hasta el año 2015 el número de pobres y de personas que pasan hambre, pero ya se ha comprobado que esta meta no se va a lograr en absoluto, porque los países ricos han puesto muy pocos medios para ello. En lugar de ello se dan miles de millones para salvar el sistema económico y bancario global y al mismo tiempo se gastan 800 mil millones de dólares en armamento. Cuando 21 mil millones de Euros serían suficientes para terminar con el hambre durante un año.

Si las personas en los países ricos comiesen un 3% menos de carne, se podría alimentar a mil millones de personas. Este dato ha sido dado a conocer por la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Como vemos no hay que señalar con el dedo a determinadas personas, puesto que cada uno podría combatir el hambre del mundo con su actuación diaria, ya que se usaría menos cereal para piensos, se talarían menos bosques y se ahorraría agua potable. Y no sólo ayudaríamos a frenar el hambre del mundo, también podríamos mejorar la situación climática emitiendo menos CO2 y menos gas metano, claro está, viviendo más moderadamente y no explotando tanto la Tierra.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris