Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Por un nuevo Betis

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
lunes, 1 de junio de 2009, 23:18 h (CET)
Siendo sinceros, no podíamos anunciar el descenso del Betis como la crónica de una muerte anunciada porque nadie en Sevilla pensaba hace unas semanas que el Betis acabaría en el bombo de los elegidos para sufir la última jornada. Pero al final sí, estaba convocado a la reunión de nervios que se vivió el domingo a media tarde, y además no sólo como espectador desde la barrera sino como protagonista principal.

Segundo descenso en menos de diez años y en la mente de muchos béticos Manuel Ruiz de Lopera, máximo accionista del club y, por consiguiente, máximo mandatario, por muchos Pepes y muchos Leones que quiera sentar en el palco presidencial. Aunque el decorado con un hombre educado como Pepe León sea bonito, la verdad se encuentra en la trastienda, donde habita Lopera.

Al estilo del Señor Burns en la central nuclear de Springfield, Lopera maneja los hilos del Betis como todo aquel empresario que posee una empresa privada. Los cargos fantasmas de “administrador”, “consejero delegado” o “presidente” sólo sirven para ajustar un staff empresarial donde realmente el único que manda, y con diferencia, por encima del resto es el dueño, el que tiene más poder, el que posee las acciones, Lopera. Por mucho que se quiera meter en la sombra.

Y es que aunque mucha gente diga que los que juegan son los jugadores, los que fichan son los gestores del club. Y el Betis este año se había gastado 36 millones en fichajes, una cifra que apenas está al alcance de cuatro o cinco clubes en nuestro campeonato. Con una inversión de semejante montante, ¿no sería relativamente fácil hacer una plantilla que al menos consiguiera la permanencia holgadamente?

Lopera, por lo visto, no lo ha conseguido. A eso se le llama mala gestión. Tener una serie de recursos que muchos otros rivales no tienen y fracasar rotundamente. El Beticismo lleva años respirando un aire enrarecido, lejos de la gracia y el arte andaluces. Si hay algo que está claro en Sevilla es que el equipo verdiblanco necesita ideas y proyectos nuevos, y la única solución para ello es que Lopera venda las acciones del club.

El movimiento se demuestra andando, no en una silla, y Lopera siempre se ha jactado de amar al Betis por encima de todas las cosas. Si fuera cierto querría lo mejor para su club, y lo mejor para su club es sin duda el traspaso de acciones a otro proyecto distinto, alguien con nuevas ideas y talento para exprimir los recursos que aporta un equipo como el Betis.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris