Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El despilfarro y la ratonera al ciudadano

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 30 de mayo de 2009, 22:08 h (CET)
Hay algunos miembros del Gobierno que parece que ya se han olvidado del tema de la gran burbuja inmobiliaria, causante de la mayoría de puestos de trabajo destruidos, del gran batacazo económico y de la situación precaria en la que han quedado muchas industrias que, directa o indirectamente, estaban relacionadas con aquel sector. Y digo que parece que ya no se acuerdan de aquel desastre porque, de él, no sólo se derivaron consecuencias inmediatas, como pudiera ser un aumento desorbitado del desempleo o la quiebra de cientos de empresas y el cierre de multitud de oficinas inmobiliarias, amén de aquellas personas a las que atraparon habiendo entregado cantidades a cuenta por la compra de una vivienda que se quedaron sin dineros ni vivienda; sino que, por añadidura, quedaron pendientes de pago créditos percibidos por promotores y constructores, préstamos bancarios, y demás entidades financieras, muchos de los cuales todavía no han vencido y que, en conjunto, se calcula ( según un análisis del grupo Variant Percepción) que pueden ascender a la cifra de 470.000 millones de euros, casi el 50% del PIB. Según el informe emitido por dicho grupo de analistas “el valor del grueso de los préstamos a los promotores inmobiliarios pasó de 35.000 millones, en el 2000, a 318.000 millones en el 2008”. Lo peor es que, una gran parte de esta deuda puede ser “tóxica”, es decir de cobro muy dudoso; con lo que el sistema financiero español ¿recuerdan como presumía de él en Washington el señor Zapatero?, se encuentra con la espada de Damocles pendiente de su cabeza por una cantidad incobrable que puede oscilar entre los 100.000 y los 200.000 millones de euros.

Es por eso que, ante los intentos interesados del Ejecutivo de hablarnos de brotes verdes, la realidad, según dicho informe, es que España “ni siquiera ha comenzado a padecer lo peor”, en especial en el ámbito bancario (recordemos las ayudas que les facilitó el Gobierno, valoradas en más de 50.000 euros ,destinadas a reactivar los créditos a empresas y particulares, de las que nunca más se supo) Por eso, a la chita callando, el Gobierno está preparando un plan de rescate que se estima alcanzará los ¡90.000 millones de euros! ( al parecer se reservan darlo a conocer pasadas las elecciones del día 7 de junio) Como si nada, porque esta astronómica cifra ronda el 10% del PIB, cuando ya estamos, a pesar del optimismo de la señora Salgado, endeudados hasta la coronilla. Bueno, aquí convendría recordar datos que no deberíamos despreciar como que: los precios industriales, en Abril, cayeron respecto a Marzo un 0’3%, un 3’4% interanual (la mayor caída en 33 años); las ventas y los pedidos de la industria cayeron a un ritmo superior al 27% durante el primer trimestre y, para acabar de redondear el caos en el que estamos sumergidos, el IPC armonizado en Mayo aumentó su caída en seis décimas quedando en un –‘8%, confirmando nuestro camino hacia la deflación, negada insistentemente por el Ejecutivo.

Datos que, en conjunto, nos dan la medida de la recesión que estamos padeciendo y nos previenen de que no nos dejemos engañar por falsos señuelos, como ya comentamos en otra ocasión, puesto que nuestro país será de los últimos en recibir el beneficio de los “brotes verdes” que ve nuestra señora vicepresidenta. Lo que ocurre es que, estos atisbos de reactivación que se empiezan a notar en las naciones que hicieron sus deberes, preparándose para el envite de la crisis; todavía van a tardar mucho tiempo, quizá años, en que los notemos porque, no deberíamos olvidar que nosotros, España, estamos situados en el puesto 50 de los 57 países desarrollados o en vías de desarrollo que la oficina de estudios internacionales de Berna analizó, en cuanto al tiempo que tardarían en salir de la recesión. Todavía nos quedan tragos amargos que pasar, entre ellos una más que probable subida de impuestos, que parece que nos tienen reservada para después de las próximas elecciones, como consecuencia de una nueva ley de planificación económica, “Ley de Economía Sostenible (por lo visto antes, la economía, no se sostenía y nuestro Ejecutivo quiere imponerle un “sostén” a costa de nuestras exiguas economías particulares) que está planeando el Gobierno, que parece va a incluir “un paquete fiscal” con las consecuencias que todos conocemos.

Como todo lo que nos anuncia ZP, nada más de pensarlo ya nos causa escalofríos porque, lo que se pretende es poner miles de millones de euros en gasto público al servicio de una economía “social y verde”.Hay que decir que nadie nos ha explicado, todavía, en qué consiste en concreto este tipo de nueva economía, de la que sólo tenemos noticia por el empeño en gastarnos cantidades exorbitantes en los famosos molinillos depredadores del paisaje ( ¿qué hacen los “verdes” y ecologistas que no pían en contra de semejante dislate medioambiental?) que, por añadidura, cuestan una fortuna, no sólo en cuanto a coste de fabricación, sino también en lo que representa su mantenimiento; vaya, algo así como las famosas dessalinizadoras con las que han pretendido sustituir el famoso Plan Hidrológico Nacional del PP, más barato, más eficaz y, por supuesto, mucho más sencillo y rápido de aplicar. Entre tanto nadie habla de la energía atómica usada en el resto de países de la UE. Porque, veamos si nos aclaramos, lo que se tiene en mente es apretarnos las clavijas a los ciudadanos poniéndonos más impuestos, sea por lo verde o por lo rojo, tanto nos da, porque, al fin y al cabo, todo acaba esquilmando nuestros bolsillos. Y esto va a ocurrir cuando la situación es menos favorable, los empleos peligran y hay gente, 4 millones, que no pueden permitirse más gastos y otros, más de un millón, que no tienen ayuda alguna para sobrevivir.

Lo que ocurre es que, las medidas de ZP, su despilfarro de dinero en promesas demagógicas, sus ofertas sociales disparatadas e insostenibles y su continuo endeudamiento para ir tapando los agujeros que se han ido produciendo, sin que ninguna de ellas sirviera para atacar la raíz del problema, nos han llevado a una situación en la que el Estado está rozando la bancarrota y necesita sacar dinero de las rocas para poder mantener, por un tiempo más, su gran “bluff”, para ver si consigue aguantar hasta la próximas legislativas. Porque los ingresos tributarios del primer cuatrimestre de este año han caído en 11.500 millones de euros; los últimos datos de recaudación tributaria de los cuatro primeros meses del 2009, recogidos por GESTA, Técnicos de Hacienda, ha sido de 58.409 millones de euros frente a los 69.560 registrado en el mismo periodo del año anterior. A todo esto, se informa que la economía sumergida alcanza la impactante cifra de un 23% del PIB, esto quiere decir que existen actividades económicas por valor de 240.000 millones de euros que no pagan impuestos por lo que dejan de ingresar, aproximadamente, 90.000 millones de euros. ¿Qué se hace al respecto? Esta y otras muchas preguntas se quedan en el aire, mientras la sombra de un nuevo expolio a base de más tributos se cierne sobre el inerme ciudadano.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris