Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Y la ciudad enloqueció

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
sábado, 30 de mayo de 2009, 22:06 h (CET)
Ayer la mayoría de la prensa traía, en muchos casos en portada, una foto que da mucho que pensar, en ella Mariano Rajoy pasea por las calles de Castelló del brazo de Carlos Fabra, el Dom Fabricio castellonense para el que el fiscal pide dos años de cárcel por la primera causa de las muchas que se le imputan. Me daban ganas de escribir sobre las amistades peligrosas del líder de la muchachada de la gaviota pero todavía tengo confeti hasta en el interior de los zapatos después de haber visto cómo toda una ciudad se lanzaba a la calle en Barcelona el pasado jueves para recibir en olor de multitudes a sus héroes, a ese equipo de fútbol que ha maravillado durante esta temporada a propios y extraños haciendo poesía con el balón en sus pies. No en vano Pep Guardiola, su entrenador, es un admirador del desaparecido gran poeta Miquel Martí Pol y en su primer año como técnico blaugrana ha llevado a la práctica aquel verso del poeta en el que dice “tot està per fer i tot es possible” ( todo está por hacer y todo es posible).

Cuando Guardiola llegó al banquillo del Barcelona todo estaba por hacer y aunque algunos no creían en él, el “noi de Sampedor” sabía que todo era posible y gracias al trabajo diario y a sus dotes personales ha conseguido llevar a las vitrinas del Barcelona tres títulos en su primer año como entrenador. La Copa, la Liga y la Copa de la Champions van a recibir estos días la visita de largas colas de seguidores “culés” para admirarlas y hacerse fotos con ellas en un momento histórico. Es la primera vez que un equipo de la Liga española gana en un mismo ejercicio este triplete de títulos y lo ha hecho con un juego que ha enamorado a los seguidores del deporte del balompié, tocando y tocando el balón, sin prisas, buscando el hueco entre las defensas contrarias y llevando el balón al fondo de la red en infinidad de ocasiones. Otros han seguido su estela, siempre a remolque, con un fútbol ramplón, triste, sin ganas y de patadón y adelante y claro han quedado segundos después del “chorreo” que su presidente anunció que iban a dar al Liverpool.

Tal vez por eso uno de los cánticos más escuchados en las celebraciones de las victorias azulgranas desde el 2-6 en el Bernabeu ha sido el de “eo, eo, eo, esto es un chorreo” que habrá sacado los colores a las mejillas de más de uno. La victoria del Barça esta temporada ha ido acompañada de una banda musical que ya está haciendo historia. En el vestuario era habitual escuchar el “Viva la vida” de los ingleses de Colplay y después del “chorreo” a los blancos del Bernabeu se comenzó a cantar el “LLiga, Copa i Champions” lanzado desde Crakovia, un programa satírico que cada lunes durante la temporada hemos podido ver en TV3 y que, lo mismo que “Polonia” donde se satiriza a los políticos, es impensable en cualquier otra televisión autonómica. En menos de un mes las Ramblas y la Plaza de Catalunya se han llenado de un gentío que celebraba los triunfos de su equipo y que entonaba también el “Boig per tu” con una letra adaptada al momento vivido. A todo ello hay que añadir el “Força Barça” de la Compañía Eléctrica Dharma que en diversas ocasiones se ha entonado en el Camp Nou. Y como colofón musical final está el “Nessum dorma” de Turandot que cantado por Andrea Bocelli recibió a los jugadores en su salida al Estadio Olímpico de Roma.

Si desde el 2-6 la gente se había lanzado a la calle para celebrar las victorias de su equipo, el pasado jueves ochocientas mil personas llenaron las calles barcelonesas para acompañar a su equipo en los siete kilómetros que separan la estatua de Colón al final de La Rambla hasta el Camp Nou donde otros noventa mil esperaban la llegada de las copas y los jugadores. Barcelona era una riada humana, niños con la camiseta del Barça y los ojos como platos sin acabar de entender qué estaban viendo, adolescentes con la alegría de la juventud y los colores blaugranas pintados en la cara, muchachitas con pancartas pidiendo ser las novias de Piqué, todas las razas unidas en un recibimiento a un Barça que es más que un club, un equipo de fútbol que aúna voluntades y bajo cuya bandera y la cuatribarrada de Catalunya todos eran uno el pasado jueves.

Y el año que viene más. Fue bonito ver tanta gente ilusionada por las calles de Barcelona.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris