Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Pensamiento

Inés Robledo (Málaga)
Redacción
viernes, 29 de mayo de 2009, 11:45 h (CET)
Cuando una sociedad vive en democracia, tiene derecho a opinar sobre lo que piensa, a usar de su libertad, a centrar situaciones en defensa de lo opinable, pero también este sistema debe dar la seguridad, el respeto a las personas e instituciones y criterios opuestos en temas de creencias y sentimientos religiosos.

Así se entendería la democracia y seria bueno porque en eso confiaron tantos españoles.

El tiempo tristemente ha creado la desconfianza en tantas situaciones, que se ven abocada y mezclada con el poder y la política.

Si vivimos tiempos difíciles habría que analizarlo y reflexionar sobre algunas causas.

Los cristianos, mayoritariamente los católicos, no nos parece oportuno la reprobación que algunos de los parlamentarios quieren llevar al Congreso de los Diputados, basándose en la contestación que su Santidad el Papa dirigió a un periodista en el avión de regreso a Roma al finalizar su viaje a algunos países del continente Africano.

Parecen olvidarse que el Papa es el Jefe de la Iglesia Católica y como tal sus mensajes son la guía para los que libremente queremos seguirle.

Con nuestro respeto y nuestra confianza a su persona nos sentimos ofendidos y molestos al mezclar erróneamente sus palabras, para hacer de ello tema de enfrentamiento y desconcierto.

Es verdad que los católicos estamos extrañados del bombardeo que se ha dado en crónicas, debates sectarios y en los medios de comunicación afines a la polémica y al error.

Si se quiere distraer la mirada, ante la situación alarmante que se vive esta claro que el dardo siempre va dirigido al mismo sitio.

Los católicos somos muchos y leemos entre líneas, pero con nuestra oración y nuestro respeto a los criterios erróneos, conseguiremos lo que el Señor nos dejo como mensaje consolador: “Y Yo te digo a ti, que tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré Yo mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella” (San Mateo 16).

Ahí está en un lado nuestra confianza y en el otro nuestra repulsa.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris