Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La familia

Mario López
Mario López
viernes, 29 de mayo de 2009, 00:51 h (CET)
Esa fábrica de fobias, miedos y aprehensiones conocida como familia tradicional católica, es el único modelo de convivencia que defiende el PP. Y así lo dejó claramente expresado Mayor Oreja en el soporífero debate televisivo que sostuvo con López Aguilar el otro día.

No es de extrañar el enorme apego que la derecha tiene a ese modelo de familia. Gracias a él, la burguesía española asegura el mantenimiento de sus privilegios, la perdurabilidad de esos sus valores que les permiten, entre otras muchas cosas, fomentar o encubrir cualquier tipo de exceso siempre que parta de miembros de la familia. Así se explica cómo mantienen el apoyo a Esperanza Aguirre, a pesar de su permanente desprecio a las Cortes Generales, su afición a concitar apoyos a golpe de talonario o prebendas, su desafección por las labores de la administración que dirige o su implacable control de los medios de comunicación madrileños. El ejercicio del despotismo, la liberalidad endogámica, sólo se pueden preservar dentro de una estricta vigilancia del dogma familiar. Sólo así se puede conseguir que los oficios, profesiones, cargos y artes pasen de padres a hijos, sin solución de continuidad, por los siglos de los siglos, amén. No niego que en ocasiones, y por haberlo “mamado”, el hijo decida proseguir el oficio de sacamuelas de su padre, o continuar dibujando aquellos planos de suntuosas mansiones, o calentar las nalgas en sede parlamentaria. Pero la perspectiva que me dan los años vividos me dice que, más bien, es la conjugación de miedos, comodidades y prejuicios lo que lleva a los cachorros a mantenerse de por vida en la senda del padre. Y, de la misma manera, todas las creencias de quien les ha dado pan y oficio son dogmas de fe para ellos. Es difícil que una sociedad llegue a algo medianamente deseable si sus dirigentes fundan su razón en semejantes cimientos. Desde luego, dista mucho de ser un modelo democrático.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris