Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   Coaching   -   Sección:   Opinión

Empresas excelentes con las personas

Si te dejas una parte de ti fuera de ti, tienes un problema. Si para trabajar tienes que dejar mucho de ser tú lo pagarás demasiado caro
César Piqueras
@cesarpiqueras
viernes, 13 de mayo de 2016, 02:20 h (CET)
Parece que cada día está más claro que las empresas las hacen grandes las personas. Hay empresas excelentes con las personas, que consiguen que se superen y saquen a la luz mejor versión.

Una frase que me gusta repetir es “conseguir resultados a través de las personas”. Los resultados no vendrán nunca solos, vienen después del trabajo creativo, metódico y apasionado de las personas. De ahí que sea tan importante potenciar el factor humano de cualquier organización.

La autenticidad está ligada a la felicidad
Un tema que cada día me gusta más es potenciar la autenticidad en las empresas. ¿Cómo sería poder ser tú mismo/a en el lugar de trabajo?, ¿sería beneficioso?, ¿perjudicial?… depende de cada uno ¿verdad?

Yo creo que cuanto más auténticos somos, más felices nos encontramos y más fidelizados con cualquier proyecto.

Lo cierto es que una gran parte de las empresas que nos rodean son lugares para que no seas tú, para que te pongas la máscara de directivo, trabajador incansable, etc…

Hablé hace unas semanas del precio del cargo y el peso del poder, especialmente cuando trabajo con muchas multinacionales cada vez lo veo más.

Parece que tener una responsabilidad sobre algo implica convertirte en un robot orientado a resultados, sin cansancio, sin ganas de dejar de trabajar, sin sentido del humor.

Al final, veo directivos por todos los aeropuertos que parecen más zombies vivientes carentes de ilusión que personas con corazón, tristeza, alegría, dolor, pasión…

¿Pero cómo sería si pudiéramos ser más auténticos?, ¿ser más tú en el puesto de trabajo?

En una gran empresa que conozco, una persona pidió un permiso para un tema personal importante.

El director le dijo “Qué es más importante la empresa o la familia?”

“La familia” respondió.

A los pocos meses fue despedido, y se le repitió lo que había contestado ante tal inútil pregunta.

Quién tenga dudas de qué es más importante a día de hoy, debería de estar en la cárcel si es empleador y en el manicomio si es un trabajador. Si pones a tu empresa por delante de lo que más quieres, has perdido literalmente el Norte.

Quizás habiendo concedido ese permiso para un tema personal tan importante como era acompañar a su mujer a una cita con el médico para que le diagnosticaran una enfermedad grave, el trabajador se habría sentido más fidelizado a la compañía y habría dado mucho más. Pero prefirieron despedirlo, y asumir los 50.000€ del despido, más los 50.000€ que suponía poner a un mando intermedio nuevo, seleccionarlo, formarlo y asumir los errores propios del que empieza en el cargo.

La cuestión es que todo esto crea sombras en las organizaciones. Cosas que no queremos ser, pero que somos. Y como no las queremos ser, nos acompañan en la sombra. Son partes negadas de nosotros mismos, como diría Freud.

Si una empresa se deja también una parte fuera, al final acaba creando disfunciones dentro de ella. Entonces es cuando hablamos de empresas que no están diseñadas para las personas.

Hay muchas, la mayoría. Los resultados a corto, medio plazo, priman por encima de otros factores.

Pero ¿cómo sería una empresa más natural?, ¿auténtica? yo creo que a largo plazo conseguiría más resultados, y más felicidad sobretodo.

En los últimos años estoy viendo exponencialmente como más empresas se atreven, como más personas rompen los moldes, pueden ser más ellos mismos en sus lugares de trabajo, y son más felices.

Por un lado, el trabajador tiene que quitarse la máscara.
Por el otro, el empleador tiene que facilitar que esto ocurra.
Quítate la máscara.

Es obvio que es una línea muy delgada, seguramente no todo vale. Pero algunas estructuras la ponen demasiado lejos de lo que sería normal, y acaban por ser lugares en los que yo no dedicaría ni tan sólo un minuto de mi vida.

Que tengas un gran día.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris