Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Se hablará por fin de reforma laboral? ¡Ojalá!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 27 de mayo de 2009, 22:36 h (CET)
Lo cierto es que, en este tiempo a la vez apasionante y tenebroso en el que, no sabemos si por suerte o desgracia, nos estamos moviendo, hay días en que las noticias llegan a desbordarnos y uno ya no sabe si es mejor dedicarse a comentar los despropósitos del señor Manuel Chávez quien, para desembarazarse del “marrón” que le ha caído encima, nos quiere pintar a su hija, Paula Chávez como una “currante” cualquiera, inscrita en la Seguridad Social ¡faltaría más!, y ajena por completo a que, la empresa de la que es apoderada, haya recibido la friolera de 10 millones de euros; eso sí, lo quiere justificar alegando que, este préstamo, benefició a unos cuatrocientos y pico de trabajadores. ¿Cuántas empresas, señor Chávez, han tenido que dejar en la calle a sus trabajadores por no haber recibido ninguna ayuda? Lo malo, para el ex presidente de la Junta de Andalucía, es que se corre la voz de que Trafigura, accionista de Minas de Aguas Teñidas (la empresa de Paula Chávez), fue la responsable de que uno de sus barcos dejara 500 toneladas de desechos tóxicos que provocaron la aparición de una nube tóxica que causó diez muertos y 100.000 intoxicados. Es de suponer que fue por algo razonable que el Gobierno negara a MATSA las ayudas que, la Junta de Andalucía, posteriormente le concedió, eso sí, previos algunos cambalaches en la legislación. Todo ello, a pesar de ser sabedora del “elevado riesgo de impago” que existía según los informes recibidos sobre la solvencia de dicha sociedad. Nos deberíamos cuestionar, ¿con lo que cuesta, hoy en día, conseguir un préstamo, hay alguien tan cándido en España que se crea que, de no haber estado la hija de Chávez involucrada en el asunto, MATSA hubiera conseguido los 10 millones de euros?

O, y esta es mi elección, inclinarme por saborear una de aquellas noticias que a uno le alegran la existencia, cuando se ha partido (iba a decir el alma, pero me parece exagerado) el espinazo en intentar defender que no hay recuperación económica que no pase, previamente, por una reforma laboral. Es de todos sabido que ni Zapatero ni los sindicatos UGT y CC.OO, han querido nunca dar a torcer el brazo cuando, fueren los empresarios o fueren los del partido de la oposición o el mismo Banco de España o, incluso, los propios militantes del PSOE, como Joaquín Almunia, Jordi Sevilla o el mismo Miguel Ángel Ordóñez; fueren quienes les propusieran tratar sobre tan decisiva cuestión. Estamos cansados de escuchar al señor Zapatero emplear la más rancia demagogia en sus comparecencias en público, para jurar y perjurar que nunca se iba a producir ninguna variación en lo que él, equivocadamente, ha querido presentar como conquistas sociales de los trabajadores, pero que, en la práctica, han sido las causantes de que empresas que estaban en situación de salvarse de la crisis, por falta de flexibilidad de la plantilla, se hayan visto abocadas al concurso de acreedores o a la quiebra.

Pero, milagrosamente, vean ustedes por donde, la llegada del señor Manuel Campa a la Secretaría de Estado de Economía, ha representado un revulsivo que, de no cercenarse antes de tiempo, y consiga hacer recapacitar a sus compañeros de ministerio, de modo que los convenza de que, con la estructura laboral actual no se va a ninguna parte y que es necesario ponerse al día y equipararnos al resto de naciones de la UE en cuanto al modelo de mercado laboral. Sin duda, su influencia puede significar un antes y un después en un tema de tanta trascendencia para la reactivación de muchas empresas, que están pasando por dificultades, no sólo respecto a sus costes de producción, sino en lo concerniente a su productividad. Si logramos que queden atrás las rotundas negativas del ministro de Trabajo, señor Corbacho o de la mismísima Elena Salgado, a la que le cogía la risa cada vez que se le proponía el tema o de estos sindicatos inoperantes, empeñados en contemplarse el ombligo, enrocados en los años treinta y dirigidos por dos señores incapaces de entender que los tiempos de la lucha de clases se han terminado y que, hoy en día, sin unas empresas competitivas, capaces de ofrecer géneros de calidad y a un coste competitivo no hay país desarrollado que pueda resistir la competencia de países resurgidos de su propia miseria, como China y la Indía, con mano de obra barata y una excelente tecnología que, sin duda, van a poner en serios apuros a la industria occidental.

Sin embargo, no podemos todavía lanzar las campanas al vuelo, porque debemos recordar los pactos secretos del Gobierno de Zapatero con los sindicatos, un cambalacheo, para evitar la huelga general que se les pide desde las bases, a cambio, precisamente, de que el tema de abaratamiento del despido y otros semejantes no se pusieran en acción. Mucho nos tememos que ZP, agobiado por los fracaso encadenados que viene recolectando ( el más reciente lo de Chávez), ante la posibilidad de recibir un varapalo en la europeas y contemplando como, los datos económicos, en lugar de darle esperanzas de que, los retoños verdes de la señora Salgado, se conviertan en realidades tangibles, más bien le señalan el camino de un empeoramiento de la situación que, fácilmente, se pueda convertir en algo más que preocupante, si no se produce el milagro de que alguien consiga dar con el remedio a esta recesión que viene, cada vez con más intensidad, afectando a todos los españoles que, en lugar de ver con optimismo el futuro, cada día que pasa se van hundiendo más en la depresión y el desánimo.

En todo caso, ya empiezan a hacerse matizaciones que pudieran dar al traste con cualquier esperanza de que fructificaran las expectativas de resolver, de una vez, este espinoso tema que, sin duda, le daría un fuerte impulso a nuestra maltrecha economía. Parece que la señora Salgado, que ha confirmado el cambio de criterio del Gobierno, no obstante, ha insistido en que no quiere hablar del despido. Habrá que ver de lo que se va a tratar en este “amplísimo diálogo social”, si se prescinde de un asunto tan básico como es la posibilidad de las empresas de adecuar sus paltillas a las necesidades que el mercado le imponga. Por supuesto que el tema de la “productividad”, hoy en día tan dejado de la mano de Dios, es otro de los puntos básicos para el funcionamiento de las industrias, la formación profesional, la especialización y la sustitución de mano de obra con falta de preparación adecuada (con jubilaciones anticipadas etc.) por personal procedente de la FP, capaz de manejar los modernos sistemas informáticos y las últimas innovaciones tecnológicas de producción. Sería una lástima que ahora, que se tiene la oportunidad para ello, los interlocutores sociales y el Gobierno, no aprovecharan para tratar a fondo, de una vez, una materia tan espinosa y, a la vez de tanta enjundia y trascendencia para España. Esperemos que esta fugaz esperanza no se quede en nada, simplemente, por cuestiones de tozudez y oscurantismo ideológico.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris