Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Cosas de este país

Mario López
Mario López
miércoles, 27 de mayo de 2009, 00:42 h (CET)
Ayer un amigo mío me hizo caer en la cuenta de algo verdaderamente sorprendente y que me cuesta quitármelo de la cabeza. En eusquera no existe la consonante v. Entonces, ¿cómo es posible que el partido nacionalista por antonomasia se llame PNV? ¿No debería llamarse PNB o PNE?

Franco odiaba a Euskadi y llevó a cabo una criba bastante importante de bes en aquel territorio. Pero los peneuvistas no. Así que no se entiende. Hay muchas cosas en este país que no se entienden. Demasiadas, diría yo. La querencia de una importantísima parte de la población al pesebre es verdaderamente digna de estudio. Posiblemente en esta vocación se sustenta la paz social de la que disfrutamos. Seguramente, a dios gracias. O gracias a dios, que también se dice. Lo que no hay son frases laicas para hacer apostillas. Los caciques en su caciquismo y los siervos en su gleba. Y todos tan contentos. Somos cada vez menos los excedentes de este extraño cupo. Los agrestes lebreles corren por los campos, felices al reclamo de quien les pasa la mano por el lomo y les da de comer ¿Para qué queremos más? Lo único soberano que conozco de este país es el borregueo. Lo peor que nos ha dejado el franquismo es que la corrupción se consiente siempre que la ejerza el señorito. Porque es cosa consuetudinaria del señorito y porque el señorito, aquí y ahora, aún goza de todo su predicamento. Votar al señorito es votar por la gente bien, de clase alta. Es impregnarse de esa intangible esencia que, de alguna manera, te convierte en un ser superior. Si es que se nos nota hasta en el andar. Es que todo nos sienta bien. El traje. Los vaqueros. Hasta los calcetines con tacón. Coño. Si es que en la izquierda no hay más que gentuza que no sabe vestir, ni hablar. Son unos ordinarios. No hay más que verles. Son gente baja. Por favor ¿Cómo se atreven a compararse con mi señorito? Así que, ya sabes, si te queda un poco de vergüenza vota al PP.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris