Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Dios en el s. XXI

Eva N. Ferraz (Barcelona)
Redacción
martes, 26 de mayo de 2009, 11:41 h (CET)
Parece que Malraux acertó al profetizar que el s. XXI sería religioso o no sería, frente al futuro moderno sin Dios proyectado por Fukuyama.

El director del semanario The Economist, J. Micklethwait aborda en su libro “God is back” el regreso de Dios a las sociedades y a la política, y el auge global de las religiones, apoyado en datos reales como el incremento de las peregrinaciones o confirmaciones (católicas) de adultos en el viejo continente, las controversias religiosas en los medios informativos, o la creación pródiga de casas-iglesias en todas partes de China con una asistencia creciente a misa. Lo cierto es que Dios no desatiende al hombre sino que se inclina hacia él para favorecerle constantemente y mostrarle el camino hacia el cielo para el que fue creado. Del hombre depende acoger su invitación para hacerse cada vez más divino abjurando de las malas inclinaciones con la ayuda de su gracia.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris