Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

PDD en las farmacias sin receta, algunas puntualizaciones

Carlos Adanero (Pamplona)
Redacción
lunes, 25 de mayo de 2009, 01:07 h (CET)
Como farmacéutico, ante la posible aprobación de la dispensación libre, sin receta ni supervisión médica, de la PDD (píldora del día después) en las farmacias, me gustaría hacer un conjunto de reflexiones de tipo profesional:

1. Como todo medicamento, el levonorgestrel (principio activo) tiene efectos secundarios (aunque lo diga la señora ministra). Como no lleva suficiente tiempo en el mercado (se aprobó en 2001) su plan de farmacovigilancia aún está incompleto; si bien es cierto que los efectos indeseables no parecen ser de demasiada importancia, (sangrado, dolor de cabeza…) nadie en su sano juicio puede afirmar que no los vaya a tener y graves a largo plazo (caso del Agreal®, por recordar alguno reciente). En todo caso hay documentadas un conjunto de interacciones serias.

2. La experiencia con niñas menores de 16 años es inexistente, según consta en la propia ficha técnica del producto. Aprobar su uso indiscriminado y sin control médico en cualquier edad parece, cuando menos, irresponsable.

3. En la ficha técnica del producto consta que no es más que un método anticonceptivo de emergencia y bajo ningún concepto un método anticonceptivo más. Si no hay control médico y su dispensación no consta en la historia terapéutica de la paciente, se pueden cometer abusos que pongan en peligro la salud de la misma.

4. Sobre el mecanismo de acción, que alegremente, se ha dicho por parte de las ministras que no es abortivo, permítaseme expresar cuando menos mi duda al respecto. No es el momento, ni el lugar de discutirlo. No creo que tampoco importe mucho a las señoras ministras, pues el cadáver es más pequeño y crea menos problemas a la administración.

5. Nadie ha demostrado que el uso de la AU (anticoncepción de urgencia) disminuya el uso de la llamada IVE (interrupción voluntaria del embarazo o aborto provocado) como método anticonceptivo con lo que no se consigue el objetivo perseguido. Es más, datos muy serios apuntan a que se abandona el uso de otras medidas higiénico sanitarias (abstinencia, condón, fidelidad) y aumenta el riesgo de contraer enfermedades de trasmisión sexual.

En definitiva, que no veo justificado la autorización del mal uso de un medicamento sin conocer siquiera la opinión de todos los expertos para una evidente medida electoralista que poco o nada tiene que ver con la salud de las personas.

Sin receta y control médico, las conclusiones pueden ser imprevisibles e incontrolables por muy buena fe que pongan los profesionales. Se clasifica como caramelo de menta a un medicamento y eso nunca va a ser bueno, es ir contra la naturaleza de las cosas.

Noticias relacionadas

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill

Preferiblemente otro día

Hacía un tiempo, Francisco de la Torre había declarado que no concurriría como cabeza de lista en las próximas locales

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta

La verdad os hará libres

¿Qué verdad hace libres?

Envidia, odio y celos te debilitan y consumen

Pensamos y vivimos en gran parte de una manera inconsciente e irreflexiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris