Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Mundo   Extremismos   -   Sección:   Opinión

El extremismo: un peligro planetario

En territorio sirio se ubican varios cientos grupos armados, los cuales cuentan aproximadamente con más de 100 mil militantes
Euclides Tapia Campos
miércoles, 11 de mayo de 2016, 08:53 h (CET)
La República Árabe Siria, por quinto año enfrenta la hidra del terrorismo. En tal escenario irrumpieron las fuerzas aeroespaciales de la Federación de Rusia, orientadas a estabilizar la situación militar y crear las condiciones para un compromiso político en ese país. En el nuevo teatro de guerra, los soldados rusos se han visto obligados a combatir, como si se tratara de su propia patria, frente a múltiples amenazas terroristas, representadas en Siria, por numerosos grupos extremistas que no perdonan ni mujeres, ni niños.

En la actualidad, en territorio sirio se ubican varios cientos grupos armados, los cuales cuentan aproximadamente con más de 100 mil militantes. Algunas formaciones pequeñas a menudo se alían con otros grupos de creencias religiosas similares. Al respecto, cabe destacar que hace poco, Alain Rodier, antiguo oficial de los servicios de inteligencia francés, especialista en terrorismo y crimen organizado, quien actualmente funge como Director del Centro Francés para la Investigación de Inteligencia; en una entrevista para el periódico Le Fígaro, presento un estudio pormenorizado sobre los principales grupos islamistas que operan en Siria.

Por la objetividad de su análisis y datos suministrados, los señalamientos esbozados merecen ser tomados en consideración. En efecto, además de los grupos terroristas prohibidos tales como el “Estado islámico” y “Jabhat Al-Nusra” o Frente al Nusra (“Grupo de Reclutamiento y Apoyo”), rama siria de Al-Qaida, el analista francés denomina tal formación como: “El Ejército del Islam” (Yeish Al Islam), al cual caracteriza como un movimiento nacionalista salafist-djihadista muy activo, y que según sus datos, tiene como estrategia, la lucha dentro del territorio sirio. Se calcula en 10,000 el número de sus combatientes, realidad, que convierte a la agrupación, en la mayor coalición de rebeldes en ese país. Al frente del “Ejército del Islam”, aparece Mohammed Zahran Alloush, el cual es apoyado por una serie de monarquías petroleras árabes. Este movimiento tiene la particularidad, que limita su lucha armada dentro de las fronteras sirias y no mantiene objetivos globales, como es el caso de Al-Qaida o el Estado Islámico. Dentro de su estrategia de lucha el Ejército del Islam como medida táctica, se negó a unir a la coalición islamista: Jund al-Malahim (“Soldados de la Fortuna”). El Ejército del Islam absorbe las unidades “Dzhebhat Al-Nusry”, “Ahrar Al-Sham” (“Pueblo libre del Levante”) y Anjad Al-Sham (Soldados del Levante). El rechazo del Ejército del Islam a unirse con otros grupos armados radicales sunitas, según Alain Rodier, puede deberse a su deseo de mostrarse como un movimiento supuestamente “moderado”, que no tiene vínculos con el “Dzhebhat Al-Nusroj”. Sin embargo, el Ejército del Islam no lucha solo. En realidad, el mismo pertenece al “Frente islámico”, que incluye a siete de los movimientos salafistas, entre ellos, al mencionado Anjad Al-Sham y colabora con el Dzhebhat Al-Nusry. Su cabeza visible: Mohammed Zahran Alloush, actúa como un alto comandante del frente islámico y Hassan Aboud, Emir del Al-Ahrar “Shama”, figura como el líder político de varios grupos extremistas y de alianzas, a escala de toda Siria, distribuidos en varias coaliciones luchando en diferentes frentes.

Otra gran coalición islamista que opera en la zona, es el denominado Ejército de la Conquista (Jaish al Fateh). Esta agrupación cuenta con 30.000 miembros, y al igual que Jund al Malahim, incluye al Frente Al Nusra, Ahrar al Sham y otros cinco movimientos. Dicha coalición tomó la región de Idlib en la primavera de 2015 representando una amenaza para Latakia, en el noroeste de Siria, al igual que para Alepo, en el noreste, y Hama, en el sur. Fue tal actividad militar de Jaish al Fateh, se creo un real riesgo de desestabilización del gobierno sirio. Tal eventualidad fue la razón que explica la intervención militar de directa de Rusia en dicho país. Cabe señalar que la coalición en ciernes tiene bases de retaguardia en Turquía y cuenta con el apoyo de varios Estados del Golfo. En conclusión, es esta “internacional negra”, que se vale de métodos terroristas en la guerra siria, la que enfrenta hoy Rusia, potencia que intenta extirpar el mal en su guarida.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris