Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Zapatero gobierna con UGT y CCOO

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 23 de mayo de 2009, 22:00 h (CET)
Es evidente que no hablamos el mismo lenguaje y, en esta ocasión, no me voy a referir a la polémica lingüística suscitada por la erradicación del castellano en algunas autonomías de tinte separatista. Para alguien la prioridad se fija en conservar el empleo de todos los trabajadores aún exponiéndose a que, ello, pueda comportar el dejar sin oxígeno a las empresas, ponerlas en inferioridad en cuanto a costes con otras de la competencia y renunciar a tener opciones en el mercado global. Cuando, si se tuviese más flexibilidad de plantilla, mayor productividad y unos operarios mejor formados,con toda seguridad estarían en mejores condiciones para poder competir en igualdad de condiciones.. No sé si el señor Cándido Méndez, de la UGT, cuando dice cosas como que “le satisface la dirección general” de las propuestas planteadas por ZP, en el Congreso de Diputados, pero le pide que se tienen que concretar en el marco del diálogo social está pidiendo una reforma constitucional que suprima las Cortes para sustituirlas por los sindicatos o prefiere una república federal de las 17 autonomías. Por lo visto, para el señor Méndez, lo importante es que, en relación a la crisis por la que estamos atravesando, el Gobierno, en lugar de buscar apoyo en el Parlamento, en vez de buscar un entendimiento con los partidos del arco parlamentario y de llegar a plantearse, si ello fuere bueno para España, la formación de un gobierno de emergencia nacional; lo que debiera hacer es centrarlo todo en el “diálogo social”. Para este señor todo se concreta en que el Gobierno acepte las tesis expuestas por los dos sindicatos mayoritarios, para mantener, a capa y espada, la inviolabilidad de los puestos de trabajo, la ampliación de la cobertura del desempleo y el garantizar los aumentos salariales aunque la inflación sea negativa. Sin embargo no parece el remedio adecuado para sacar a una España colapsada, precisamente, a causas de la falta de competitividad de la industria, de su deficiente productividad y situada, como país, a la cola de las naciones desarrolladas en cuanto a su posición ante la recesión (número 50 de 57, según un estudio de la Escuela de Negocios de Lausana, en el que se nos considera uno de los países peor preparados para superar la crisis). En el 2007 ocupábamos ¡el puesto 29!

Es posible que el señor Méndez nos pudiera sorprender con la exhibición de algún master en economía internacional, o nos lograra convencer con algún trabajo sobre “cómo actuar para sobrevivir a la crisis de las sub prime”, pero, entre tanto no nos aporte mejores avales, nos debería permitir que sólo lo consideremos como un sindicalista que, hasta este momento, poco o nada ha hecho en beneficio de los trabajadores de las 100.400 empresas que, en un año, han sido víctimas de la recesión económica y que han generado la escalofriante cifra de 1.000.000 de desempleados más. Por lo visto su cometido, durante toda esta etapa, se ha limitado a aplaudir las actuaciones del gobierno de Zapatero y a preocuparse de que ninguno de los “liberados” de sus sindicatos tenga que sufrir en sus carnes el quedarse en paro. Pero, vamos a ver, señor Méndez, lo primero que tiene usted que hacer es explicarnos con cifras y argumentos ¿cómo se las van a arreglar ustedes para sostener a 5.000.000 de parados ( cifra a la que se puede llegar de no cambiar de rumbo la política de ZP) a costa de un presupuesto que ya se ha quedado obsoleto, mejor dicho, que ya lo estaba desde que lo aprobaron en el Congreso; en el que se pronosticaba un incremento de un 1’6% cuando, en la actualidad, ya estamos barajando cotas negativas? ¿Sacarán ustedes el dinero necesario de las cuevas de Ali Babá o confían en que España se vaya endeudando cada vez más, hasta que lleguemos a la quiebra nacional, esperando que haya un milagro que la saque de la crisis? ¿En qué quedamos somos ateos o creemos en los santos?

Un dato, señor sindicalista: en el Ranking Mundial de de Competitividad 2009, elaborado por los expertos internacionales, resulta que nuestra nación ha bajado seis puestos respecto al del año anterior, descendiendo hasta el lugar 39, por detrás de Portugal, de un total de 57 economías desarrolladas o en vías de desarrollo, comprobadas. Por si no lo sabía todavía le podemos decir que, este ranking, sirve de referencia para que las empresas de todo el mundo puedan decidir en qué país invertir. Algo tendrá que ver la actuación del señor ZP y su equipo ante la manifiesta desconfianza hacia nuestro país debida a este brusco descenso. Otro dato, también muy significativo, en relación a los ataques furibundos de su sindicato en contra de doña Esperanza Aguirre y el gobierno de la Comunidad de Madrid. Por lo visto, señor Méndez, (¡ahora se da cuenta!) la culpa de que las propuestas del Gobierno no den resultados se debe a la descoordinación entre las 17 autonomías. Muy bien, por fín estamos de acuerdo en algo, aunque desde puntos de vista muy distintos. Sólo que usted debiera de haber empezado por poner orden entre los suyos porque, vea usted lo que son los resultados del gobierno del PSOE en Andalucía, donde los ERE’s se han triplicado en los tres primeros meses del 2009, respecto a los que se presentaron en el primer trimestre del 2008; dándose la circunstancia de que es la región donde se disolvieron más número de empresas. Y es que, señor mío, ya lo dice el refrán: “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

Pero es que, la misma OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), al hablar sobre el mercado laboral, ha expresado sin ambages la necesidad de una mayor “flexibilidad” en el despido, argumentando que “la protección excesiva” puede resultar contraproducente. Esto parece que lo han entendido en otros países, pero el cerrilismo de nuestros gobernantes y el empecinamiento de los sindicatos no les permiten entender que, sin la flexibilidad de plantillas las empresas no pueden adaptarse a la dimensión óptima para que sus costes de producción les permitan ser competitivas en precios con las de la competencia. En fin, que resulta tan escandalosa la complicidad que se traen las Centrales Sindicales con el gobierno socialista que, las “apuestas” del señor Méndez tienen más apoyo en sus evidentes ganas de dar protagonismo a su sindicato, desacreditado por su pasividad ante el desempleo, que en un estudio meditado y desapasionado de la verdadera situación en la que se halla nuestra vapuleada economía y las medidas que se precisan para reflotarla. Mire usted, déjese de más reuniones con las 17 comunidades, déjese de marear la perdiz con lo de los empleos fijos y bájese del guindo de una vez, para pedirle al Gobierno –que es a quien eligieron los españoles para que gobierne y asuma sus responsabilidades –. Ustedes, los sindicatos, no tienen ninguna legitimidad para imponernos ninguna política ni económica ni social, porque no los hemos elegido para representarnos; limítense a ocuparse de sus afiliados y no pongan palos en las ruedas de nuestras empresas, no sea que acaben por llevar a la quiebra a las pocas que todavía se mantienen a flote capeando el temporal. Primero fueron los catalanes, después, ustedes, los sindicalistas; todos se han apuntado al chantaje al Gobierno y, lo peor de todo, es que éste ¡se aviene a ello!

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris