Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La H y la Z y el valor de las pequeñas cosas

Marino Iglesias Pidal
Redacción
sábado, 23 de mayo de 2009, 14:38 h (CET)
Para mi que es, sobre todo, una de tantas de los poderosos para que no se solivianten los desposeídos – no vayan a querer serrucharles las patas -, al tiempo que una forma de autoconsuelo para los que carecen de aptitudes o de ganas para manejar el serrucho. Más o menos la frase dice así: “La felicidad está en saber apreciar las pequeñas cosas”.

Lamentablemente para mí, creo que nunca he andado fino en esta cuestión. Lo cual no es óbice para que en mi vida encuentre algunas “pequeñas cosas” que me producen gran satisfacción, por ejemplo un huevo frito con chorizo y patatas fritas, ¡dios, qué delirio! Qué tendrán que ver las supercalifragilísticas memeces, del Ferrán Adríá ese con este manjar para cualquier sensato paladar.

En fin. Corto el prólogo. Porque lo que realmente me ha motivado a escribir esto, han sido las últimas declaraciones de Aido afirmando que un feto de 13 semanas es un ser vivo, pero no es un ser humano, y de Zapatero diciendo en torno a la misma cuestión, el aborto: no privemos ni interfiramos en la decisión libre e íntima de la mujer…

De todos es sabido que la congruencia no es una virtud que adorne a muchos políticos. El Presidente y la “miembra” de su gabinete, se entiende, que están defendiendo la misma postura, postura que yo considero hasta matemáticamente incongruente.

Según Aido, un ser humano no lo es, un ser humano, hasta las trece semanas de su gestación; es decir, hasta que no ha transcurrido un 36 % de su vida intrauterina. Nace entonces, el ser humano, y Zapatero afirma que, cuando es hembra, a los 16 años, 19% de su perspectiva de vida, ya es toda una mujer. ¡Pero bueno!

Si, a pesar de: En The Early Biography Everyman, el Dr. Bart Heffernan escribe:
"Después de la octava semana, ningún otro rudimento de órgano embrionario será formado. Todo cuanto debe tener un niño desarrollado ya se encuentra presente." el personal considera que hasta la décimo tercera semana no es un ser humano, ¿cómo es posible que consideren “mujer” capaz de decidir, ¡nada más y nada menos! la vida o la muerte del… como quiera llamarlo la ministra, que lleva en su vientre, a un conato de proyecto de vida de ochenta y tres a los dieciséis años? ¡Y que nadie, ni siquiera sus padres, interfieran!

Y aquí es cuando pienso en la trascendencia de esas “pequeñas cosas”. Con una hache de nada pasaríamos de Aido a se “ha ido”, y con una leve reducción del tamaño de una simple letra convertiríamos a Zapatero en zapatero, por la pinta no más que remendón, ¡pero qué ilusión!

Aydiosss, algunas cosas, como el prepararme un huevo frito con chorizo y patatas fritas, puedo decidirlas yo. Otras, sin embargo… Qué mal me sabe.

Noticias relacionadas

¿Es Francisco rehén del establishment vaticano?

Geopolítica de su Pontificado

Cualquier motivo sirve para el griterío

Algo marcha mal en una sociedad cuando se ve normal el vandalismo en que suelen convertirse las manifestaciones

Idea del tiempo

Bergson es uno de los grandes filósofos al que se le concedió el Nobel en 1928

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XL)

No tengo demasiado claro que en esta tierra sea una buena decisión proponer como modelo de santidad a un perturbado mental

Sánchez: recaudar para dilapidar. Cataluña: más dinero para el independentismo

Pronto han quedado evidenciadas las intenciones de Sánchez para sangrar a los españoles a impuestos y para mantener el apoyo de los independentistas a su gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris