Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   TTIP   Estados Unidos   Europa   -   Sección:   Opinión

Negociaciones oscuras

Greenpeace arroja luz sobre uno de los asuntos más oscuros y que podrían afectar a las vidas de millones de ciudadanos: las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) entre Europa y Estados Unidos
José Carlos García Fajardo
martes, 10 de mayo de 2016, 09:37 h (CET)
Desde las instituciones europeas nos han tratado de convencer de que el TTIP iba a ser beneficioso para todos ya que mejorará el comercio entre Europa y Estados Unidos. Pero con la filtración de las negociaciones del TTIPleaks se ha destapado lo que millones de ciudadanos europeos temían y muchas organizaciones denunciaban: con este nuevo tratado se van a anteponer los beneficios empresariales a los intereses de la ciudadanía a costa de rebajar los estándares que protegen nuestra salud y nuestro medio ambiente. Lo mismo que con el CETA, un acuerdo similar con Canadá que además podría aprobarse este año.

Entre otros retrocesos, se consagran los beneficios económicos por encima de la salud y del medio ambiente; se igualan a la baja los estándares con Estados Unidos, lo que permitiría la introducción de alimentos transgénicos o carne hormonada; se cede poder a las grandes corporaciones; se renuncia al “principio de precaución” y se pasa a un enfoque “basado en el riesgo” que limita la capacidad de los estados de tomar medidas preventivas, por ejemplo, en relación con la toxicidad de sustancias químicas como los disruptores endocrinos. Tampoco parece posible que se puedan cumplir los compromisos de reducción de CO2 de la Cumbre del Clima de París.

Mientras que la sociedad civil no ha tenido acceso a las negociaciones, los documentos muestran cómo a la industria sí se le ha consultado y ha tenido un papel privilegiado en el proceso de toma de decisiones. En varios capítulos, los documentos filtrados indican que la UE es altamente permeable a la influencia de los intereses de los poderes económicos e industriales, prosigue en su documentada denuncia Greenpeace.

Las revelaciones sobre cómo se negocia el TTIP muestran que nos han mentido. Nos ha mentido Cecilia Malmström, Comisaria de Comercio en la Comisión Europea, cuando afirmaba que este acuerdo no iba a suponer una rebaja de los estándares ambientales en la Unión Europea (UE). Nos ha mentido Ignacio García Bercero, el Jefe de la delegación de la Unión Europea en las negociaciones del TTIP, cuando quería tranquilizarnos con frases del tipo “En el TTIP no aceptaremos nada que perjudique a los ciudadanos europeos”. Nos ha mentido el gobierno español y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) cuando nos ha querido vender que este acuerdo es bueno para la ciudadanía. ¿Para qué sector de la ciudadanía?, preguntamos.

Ahora, a raíz de las revelaciones, el secretario de Estado francés de Comercio Exterior ya ha dicho que las negociaciones deberían parar. También lo han dicho más de 3 millones de europeos que firmaron una petición para decir NO al TTIP. Este es el momento para acabar con el TTIP. Greenpeace ha lanzado una llamada general a través de los medios para presionar a los partidos políticos españoles y que se posicionen en contra de estos tratados y lograr su paralización en Europa. Que sepan que no queremos el TTIP.

Si logramos suficiente presión, todavía podemos parar el TTIP, afirman, y muchos ciudadanos de la Unión Europea pensamos que es preciso actuar con diligencia, transparencia y firmeza para evitar que, una vez más, los intereses de las grandes corporaciones, bánksters sin escrúpulos y políticos torticeros impongan su codicia por encima del bien general de los ciudadanos de todos los países y pueblos que componemos la UE. Eso acuerdos trucados tendrían efectos sobre millones de seres de otros pueblos y países que no forman parte de este Club de intereses más que para continuar siendo expoliados de sus riquezas naturales, de su mano de obra tratada no pocas veces con criterios colonialistas y hasta inhumanos y que ya dan muestras dolorosas pero firmes de que, puesto que ya no tienen que perder más que su hambre, su ira y sus cadenas, se sienten liberados para alzarse y venir al mundo de los sueños que perciben por medios de comunicación que no conocen fronteras para sus imágenes, cada vez más descarnadas e inhumanas. Y si nadie tiene que mandarnos, a qué esperamos, como escribió George Orwell en otro contexto similar y quizás no tan devastador y sangrante.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris