Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Cuestiones tontas sobre el aborto

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
sábado, 23 de mayo de 2009, 13:12 h (CET)
Tal vez sea algo tonto a estas alturas de la evolución y la Historia plantearse cierta clase de cuestiones, pero como hay cosas que no tengo nada claras, aquí las lanzo para que algún misericordioso ilustrado tenga a bien iluminarme, si lo desea. La primera, ahora que se trazan líneas rojas sobre cuándo el feto es cosa o es persona, sería: ¿cuántas células humanas son necesarias para que un humano sea humano?..., ¿tres, dieciocho, setecientas veinticinco o cuántas?... Cuestión ésta nada baladí para mí. Si me considero provida, tendría que admitir que el cigoto humano no tiene nada que ver con una lechuga, gozando, en consecuencia, de la calidad, propiedades y derechos que le son inherentes a los humanos; si creyente, que cuando se le insufla el alma, es decir, incluso antes de que el mismo cigoto exista, pues que nada puede escapar a la voluntad divina y tanto menos un ser humano en ciernes, un alma y sus consecuencias; y si existencialista, diría que aun a riesgo de que se alumbrara un Hitler cualquiera, bien podríamos privarnos de un Debussy, un Mozart o una simple criatura en este drama de la vida en que ningún actor es indispensable o está de más, razón por la cual no podemos ni debemos interferir en el destino.

Más aún, si se considera que un número de terminado de células definen la cualidad humana: ¿de qué clase han de ser estas células?..., ¿dominan las musculares sobre las óseas, tienen más importancia las neuronales, las cartilaginosas o las intersticiales?... Y ya que estamos en cuestiones aritméticas, ¿cuántas partes de sí puede perder un hombre (o mujer, o niño) para que siga siendo considerado persona por el número de células?... Si alguien perdió los brazos y las piernas en un accidente de tráfico y, además, quedó ciego, ¿se puede seguir considerando un hombre (o mujer o niño)?... ¿En cuantas células cabe un hombre (o mujer o niño)?... ¿Podría estrecharse el espíritu humano, su alma, su esencia de criatura divina en apenas un tronco y una cabeza?... Decía Miguel Hernández que en un pedazo de carne cabe un hombre, pero no sé si la Ciencia ya ha decretado que, además de un iletrado cabrero, era idiota.

Por cierto, hablando de idiotas: ¿las células que determinan que algo es una persona, han de ser de una calidad determinada?... Y en tal caso, ¿qué calidad ha de ser ésta y quién es el juez que determina que esta calidad le confiere derechos humanos y estas otras no?... ¿Los tontos son humanos?..., ¿lo son los mongólicos?..., ¿y los tetrapléjicos, son humanos, o podremos hacer con ellos como Hitler o los espartanos y darlos matarile despeñándolos o utilizándolos para vivisecciones científicas?... Lo digo porque como con los no nacidos puede hacerse, pues digo yo que éste es forzosamente el otro paso. Ya se sabe que esto del aborto es la primera loncha de un jamón muy gordo, y queda mucho para llegar al hueso.

Por cierto, hablando de todo un poco, ¿las líneas rojas que determinan qué es vida y qué no, cuántas células conforman un ser vivo y humano y cuántas otras no, quién las traza?... Ahora que la Ciencia ha adelantado que es una barbaridad y que ya no existen prácticamente alimentos naturales en beneficio de unas pocas multinacionales, ¿son esas empresas u otras semejantes las que, a través de sus científicos determinan qué y cuándo hay vida y un ser puede ser un ser (¡vaya jueguecito de palabras!), o se precisa la anuencia y connivencia de los políticos que tienen a sueldo, esos mismos que nos asustan con el coco de pandemias para que consumamos sus productos a destajo?...

¿Por qué un cigoto no es persona si no es lechuga ni gazapo, sino consecuencia reproductiva de seres humanos?... ¿Por qué se puede torturar cuando no se escuchan los gritos?... ¿Sufre el feto cuando se le descuartiza o se le envenena con inyecciones letales (como en los EEUU con los negros y los latinos), y hasta lucha por mantener esa vida que los científicos y los políticos y los médicos y las matronas dicen que no es vida?... ¿Y por qué lucha por mantener la vida si no es vida?... ¿O es que es vida pero no es humana porque no ha reunido el número suficiente de células?... Esto, claro, nos devuelve al principio, y tendríamos que comenzar de nuevo.

Y ahora, las otras cuestiones: ¿Por qué quienes se manifestaron horrorizados con las atrocidades de Roma o de la Alemania nazi les emulan, acogiéndose a sofismas tan absurdos y perversos?... ¿Es el nacional-socialismo o el socialismo-nacional el nuevo nazismo?... Si los alemanes que se opusieron a Hitler, aun por la violencia, fueron considerados héroes por todos nosotros, ¿por qué se considera sanamente democrático aceptar el genocidio de los más inocentes, si en nuestra sociedad se está haciendo exactamente lo mismo?... ¿Qué le diferencia a Mengele de un científico que ensaya con embriones?..., ¿y qué de un médico que asesina esas células con forma de embriones humanos (y aún niños ya, debido a que tienen incluso la forma, y sueñan, y sienten y hasta se ríen y lloran según la Ciencia misma)?..., ¿y qué a nosotros, como sociedad, de esos romanos bárbaros o de esos abominables nazis?... Los que consideramos que la vida es vida desde el cigoto, quienes pensamos que los tontos tienen todos los derechos que los demás humanos, quienes creemos que el nazismo nos acecha perpetrando un genocidio como los históricamente acaecidos, aunque ahora contra los más inocentes y los más indefensos, ¿podríamos considerar legítima una defensa a ultranza y por cualquier medio de nuestros hijos, convirtiendo esta aberración que perpetra el Estado como un causus belli..., o debemos permanecer inanes y pasivos, dando cabezadas de asentimiento mientras los trenes del aborto viajan tétricamente hacia el Auschwitz de los paritorios de exterminio?... Y una última cuestión: ¿por qué nos consideramos humanos si no somos más que los peores asesinos imaginables por exterminar a nuestros propios hijos, ya sea por acción o por inacción?... ¿Acaso merecemos la vida..., o tal vez el único aborto permisible hubiera sido el que nuestras madres debieran haber cometido en vez de alumbrarnos y darnos vida para esto?...

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris