Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Dónde ve la luz nuestra vicepresidenta?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 22 de mayo de 2009, 08:47 h (CET)
Cuando uno se fija en determinadas posturas que reflejan un optimismo, podríamos decir que “forzado”, debido más a la necesidad de proyectarlo hacia la ciudadanía, que a un convencimiento subjetivo de quien se esfuerza en trasmitirlo; no tiene más que echar una ojeada a lo que está ocurriendo en el resto de Europa y, naturalmente, en la forma como capea el temporal la nación más importante del Mundo, los EE.UU, convertida, por causa de la repercusión que, sobre ella, ha tenido el peso de la recesión que está sufriendo, en la más inestable y frágil de aquellas que deben enfrentarse con mega medidas de choque, en defensa de su estabilidad económica. El intentar sacar las conclusiones de la realidad de lo que está ocurriendo a nivel mundial, para llegar a definir lo que vamos a tener que afrontar en un futuro próximo, no es tarea fácil. Es evidente que, España, no es ajena a lo que les ocurra a los países del resto de Europa, así como, Europa, por su parte, no puede inhibirse respecto a lo que ocurra en el resto de la economía mundial, especialmente en la de los EE.UU de América.

Porque, si algo es irrefutable, a pesar de los famosos “brotes verdes” que observa nuestra vicepresidenta, señora Salgado, es la constante tendencia del PIB de la UE y de la Zona euro, hacia su contracción; como ha ocurrido en el primer trimestre del 2009 en el que se ha producido una retracción del 2’5% (la mayor desde que se revisa la evolución de sus magnitudes económicas). Datos como la entrada oficial de Francia en recesión o el hecho de que Italía haya tenido la mayor contracción de IPB desde 1980, no pueden tranquilizarnos porque, ambos países, son compradores y proveedores habituales de nuestros productos y viceversa. Por su parte, en España, el PBI ha sufrido una caída interanual del 2’9%. Pero, lo verdaderamente alarmante, son los datos que recibimos de los EE.UU del señor Obama –este personaje en el que el señor Zapatero ha puesto todas sus esperanzas para salvar a España del desastre que estamos padeciendo –, que no parecen muy propicios a que alimentar nuestra confianza en esta rápida recuperación que se nos vende desde el Ejecutivo socialista. Y es que, a pesar de la política de Bernanke (presidente de la FED) de insistir en la compra masiva de activos para ayudar a los bancos, no parece que la máquina de fabricar billetes de la FED baste para que, la recuperación total de la economía estadounidense, pueda ser cosa de meses, antes bien, parece que ya han admitido que va a ser cuestión de años.

Sabemos que la confianza del señor Obama estaba fijada en poder colocar su deuda fuera del país y, vean ustedes por dond, las últimas noticias recibidas de la China y del Japón no son optimistas a este sentido. Al parecer, la confianza de dichas potencias en la deuda emitida por los EE.UU, en grandes cantidades, está disminuyendo y ya están empezando a preocuparse por sus inversiones de aquí que, en los últimos meses, hayan venido exigiendo una reforma del sistema monetario, con el fin de sustituir el dólar, como moneda de referencia, por una cesta de divisas con respaldo real. El profesor de economía Nouriel Roubini, de la Universidad de Nueva York, ha advertido de que, el renmimbi chino, está iniciando el proceso para sustituir al dólar como moneda de referencia; alerta, el profesor, de la abultada deuda que viene acumulando la nación americana, tanto privada como pública. Y es que, como ya comentamos en su día, los millonarios rescates bancarios acometidos por la administración del señor Obama, han disparado el déficit fiscal ( 13% del PIB en este ejercicio), acrecentando las necesidades de financiación, lo que supondría tener que colocar más de 2 billones de letras entre los inversores ( ¿verdad que notan ustedes alguna semejanza con los millonarios endeudamientos de nuestro señor Zapatero?) Lo peliagudo es que, los chinos y japoneses, sus principales valedores, no están dispuestos a dejarse llevar al huerto una vez más, lo que, indudablemente, puede poner en jaque a su majestad el dólar y a todo el programa gigantesco de recuperaración de los EE.UU, que confiaban financiar, a base de emisiones de deuda pública, sus problemas financieros. No parece muy claro si, la cantidad de dinero emitido por la FED para evitar la deflación, va a generar una inflación elevada o, lo que propugnan otros economistas, la llegada de la deflación es inevitable. Lo curioso es que nadie prevé una salida apacible de la crisis, porque ya se habla de “hiperinflación” o de “hiperdeflación” sin que nadie mencione otra posible consecuencia, menos traumática, de la recesión que padecemos.

Se dice que el proceso inflacionario originó “malas inversiones” lo que fue la causa de las “burbujas” o sea, los precios de los activos se dispararon. Hasta que los bancos centrales, asustados, decidieron elevar los tipos de interés. La consecuencia fue que, las burbujas pincharon y vino la crisis de las sub prime, lo que cambió la tendencia y se produjo un proceso acelerado de liquidación de activos (hundimiento de los precios de las viviendas y caídas bursátiles, en los EE.UU). De aquí viene que, determinados especialistas, como el profesor Antal Fekete, experto en teoría monetaria, se muestren partidarios de que se debería haber permitido que a la deflación se la dejara actuar como “cura natural ante los excesos inflacionarios cometidos por el hombre” sin la intervención de los policy-makers (clase política), que le dejaran “hacer su benevolente y beneficioso trabajo”. Otros, por el contrario, como los profesores Peter Schiff o Jim Rogers, apuesta por un proceso “hiperinflacionario”. Alertan de que la política de la FED (Reserva Federal) de compra de cualquier tipo de activos y deuda, provocará, con toda seguridad, la destrucción del dólar; dando lugar a que los precios se disparen. Añade, Jim Roger, que la política monetaria expansiva de la banca central provocará, como siempre ha sucedido en tales situaciones, un considerable aumento de la inflación. Dice que, aunque en la actualidad los precios del petróleo están muy bajos, se van a ver precios más altos, especialmente en materias primas (información LD).

Ante tamaña perspectiva es verdad que nos suenan a huecas muchas de las manifestaciones de nuestros ministros del área económica. La señora Delgado nos dice que ve la luz a través del túnel, lo que no aclara es, si el túnel, tiene cien metros o un millón ni, en consecuencia, el tamaño de la luz que consigue vislumbrar a través de él. Sin duda, ya que tanto nos fiamos ahora de los americanos, yo que Zapatero me aplicaría aquel sabio y viejo refrán: “cuando las barbas de tu vecino veas rapar pon las tuyas a remojar” no sea que otra vez se deje sorprender por los hechos, como ocurrió con la llegada de la recesión que, perdonen ustedes la obscenidad, “le pilló cagando”.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris