Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Francisco Camps: for ever young

Mario López
Mario López
viernes, 22 de mayo de 2009, 08:45 h (CET)
¿Por qué Francisco Camps se ha tenido tan callado lo que le ha dicho al juez? ¿Qué buscaba con ese silencio sobre algo tan aparentemente trivial? ¿Pretendía emular a Hitchcock o arrebatarle el trono al rey del suspense? ¿No podía haber dicho desde un principio que unos trajes los había devuelto y que pagó por los otros dos mil y pico euros, con dinero de la farmacia de su mujer? ¿Cómo ha tenido el cuajo de mantenerse él solito bajo sospecha durante todos estos días, erosionando la credibilidad de su partido y la de la institución que él representa, por algo tan absolutamente ridículo? ¿Es que sólo el juez le merece la consideración suficiente para confesarse? ¿Es que el resto de los ciudadanos no merecemos una explicación?

No me cabe en la cabeza. Francisco Camps ha salido del juzgado exultante, como una figura del toreo por la puerta grande de Las Ventas. “Yo siempre digo la verdad”, exclama ufano, ebrio de los vítores y abrazos que le prodigan sus adeptos. Esto va más allá de una película de Berlanga. Supera el esperpento de Valle Inclán y la chirigota gaditana. Al mismísimo Fellini le causaría pasmo. “Yo digo siempre la verdad”. Pues no, don Francisco. Usted no dice siempre la verdad. Ha mentido cuando dijo que en el juzgado encontraría el lugar y la ocasión para sincerarse. Porque lo que tenía que decir lo podía haber dicho perfectamente antes, en la barra de un bar, en la puerta de su casa, haciendo footing o, incluso, en donde debería haberlo dicho: en el Parlamento. Por consiguiente, ha vuelto a mentir cuando ha afirmado que nunca miente. Y ya van dos mentiras, sin entrar en asuntos de mayor enjundia.

Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris