Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Sainete fallero ante la Audiencia

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 21 de mayo de 2009, 08:45 h (CET)
Hacía tiempo que por Valencia no se veía un acto de adhesión como el vivido el miércoles durante la comparecencia del President Francisco Camps ante el juez instructor del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. Movilización de fieles seguidores bandera de plástico en mano cual si de cualquier desfile fallero se tratara, sus tres vicepresidentes y la alcaldesa de la ciudad esperándole al pie del coche oficial para rendirle pleitesía y toda una nube de asesores contratados por el Partido Popular en el Ayuntamiento y en la Diputación de Valencia que habían abandonando sus puestos de trabajo para constituirse en necesario coro de aplaudidores, “tots a una veu”, como dice el himno valenciano, para arropar a un sonriente- la procesión iba por dentro- Francisco Camps que llegó a las puertas de la Audiencia en calidad de imputado y salió por el mismo portón siguiendo siendo imputado por un supuesto cohecho a cambio de tres tristes trajes de los que nunca mostró las facturas.

Por tierras valencianas la derecha ha tenido mucho tiempo para aprender el manejo de las masas. Comenzaron a hacerlo hace años, todavía no disfrutaban de las prebendas del poder, azuzando a gentes de buena voluntad y escasa formación contra los socialistas que con Albiñana al frente y luego con Joan Lerma dirigían el País Valencià desde los despachos de la calle de Cavallers. Por aquellos días, primeros años de la transición, todavía no estaban claros los que después serían nuestros signos oficiales de identidad: un himno que más se asemeja a una pieza de zarzuela que a cualquier música inyectora de patriotismos y una bandera, la de la ciudad de Valencia, con sus azul de distintivo para todos los valencianos. Los comandos alborotadores auspiciados por el Partido Popular y donde la fuerza de choque la formaban seguidores donde el mundo fallero y la casi difunta Unión Valenciana se dedicaban a alterar la vida ciudadana al grito de “Mos volen fer catalans”, y este miedo al vecino lo supieron rentabilizar hasta llegar a ocupar todas las poltronas oficiales mientras por el camino iban deshaciéndose de los socios ofreciendo poltronas a sus jerifaltes y dejando en la estacada a la tropa del griterío.

Hoy son maestros en el arte de montar este tipo de sainetes en cualquier lugar. Rita Barberá utiliza a sus fieles para que ocupen con pancartas contra Zapatero los palcos del recinto donde celebra los plenos municipales. Para ello les dejan entrar antes que al resto de público y cuando las AA.VV y otras entidades cívicas descontentas con la actuación de la alcaldesa quieren acudir a presenciar algún pleno se encuentran sin un sitio libre para poder colgar sus denuncias en forma de pancarta. La televisión valenciana la dirigen desde los despachos de la Generalitat y con sus cantos de sirena tienen adormecido a todo un pueblo que les sigue votando imbuidos de que son la mejor tierra de España y que el resto de autonomías tan sólo sienten envidia de los valencianos, de sus barcos, sus cochecitos de F-1 y sus grandes obras faraónicas. Y claro, todo lo que la mayoría de la prensa dice sobre la imputación de su Presidente son falacias, mentiras y ganas de marear la perdiz imbuidos por una confabulación socialista que destila odio y rabia contra tanta felicidad.

Por eso no es extraño que hasta Mariano Rajoy caiga en la trampa y nada más salir Francisco Camps de declarar ante el TSJCV muestre su alegría y esté contento “de que Camps salga sin ningún cargo”, supongo que ha querido decir sin ningún cargo más, ya que ha salido lo mismo que entró : imputado, o al menos eso es lo que da a entender el comunicado emitido después de la declaración presidencial por el TSJCV que hace constar “que tras las declaraciones de esta mañana, el procedimiento sigue su curso”. Ya han pasado por sede judicial Ricardo Costa, secretario general del PPCV, Víctor Camps que en su día fue Vice-Presidente del Gobierno valenciano, Francisco Camps, todavía President de la Generalitat, Betoret alto cargo de la Diputación de Valencia y Álvaro Pérez, el “amiguito del alma” al que Camps “quiere un huevo”, todos ellos entraron como imputados y salieron como tales. Es verdad que a los políticos valencianos imputados no se les ha impuesto ninguna medida cautelar al contrario de lo que pasó en Madrid pero es que aquí estamos hablando de supuestos regalos en especie mientras que allí había por medio supuestas grandes comisiones, y, es más, ningún juez pude ni tan siquiera pensar que tanto cargo público pueda intentar eludir la acción de la justicia intentado huir a un país lejano. Ya sería el colmo de los colmos.

Me temo que al final de la corrida los jueces tengan difícil demostrar que el “amiguito bigotudo” entregara los supuestos trajes con el animo de lucrarse mediante favores, la teoría de que los regalos son cosa normal y corriente entre amiguetes que se quieren tanto como un huevo puede hacer fortuna entre los juzgadores y Camps salir limpio e impoluto de la sede judicial. Pero este caballerete ya es un cadáver político, mintió cuando al principio del asunto negó conocer al “Bigotes” y quien miente una vez miente ciento. Rita Barberá sonreía a la puerta de la Audiencia y es que tal vez ya está pensando en ocupar el sillón de la calle Cavallers, pero que se ande con cuidado, ahora es su nombre el que comienza a aparecer también mezclado con algunas de las empresas que conforman el entramado del caso Gürtel, su mano derecha cuando fue Presidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias contrató con estos linces del contrato público y la financiación opaca. Tiempo al tiempo. Y mientras esto dure el aparato de “agit-prop” del PP seguirá montando adhesiones inquebrantables de asistencia obligatoria y actos públicos para mayor gloria y honor de un President imputado y que en su día mintió, aunque tiene la gran ventaja de que el domingo al acudir a misa va al confesionario, le cuenta al sacerdote sus cuitas, le absuelven, reza la penitencia y vuelta a empezar.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris