Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Elecciones europeas

Jesús Molíns (Zaragoza)
Redacción
martes, 19 de mayo de 2009, 09:47 h (CET)
En las próximas elecciones del siete de junio, los ciudadanos elegiremos cual será la composición del Parlamento Europeo.

Desde siempre, las elecciones europeas no motivan, no movilizan al electorado. Quizá porque las veamos como algo lejano, ajeno, que no nos incumbe, ni inciden mucho en nuestro día a día y cuando nos movilizamos levemente es para generar un posible voto de castigo hacia el partido que ostenta el Gobierno de España por la política que desarrolla dentro de nuestras fronteras. ¿Y que tiene que ver una cosa con la otra?: nada.

La realidad es que en Europa se dictan normativas y resoluciones que obliga a sus estados miembros. Cada vez las normas que se aprueban en Europa obligan y dirigen el desarrollo legislativo de los países que la componen (también de España; no somos una excepción).

Por eso la elecciones europeas no son “pecata minuta”, sólo cabe recordar, entre otras, la directiva que aumentaba la jornada laboral a 65 horas semanales (que atacaba frontalmente a los derechos de los trabajadores europeos); la cual no llegó a llevarse a cabo como consecuencia de las movilizaciones sindicales y ciudadanas, así como por la decidida intervención en el Parlamento Europeo de un eurodiputado español (del PSOE) tras la que forzó una votación que ganó por un solo voto.

Ese voto de diferencia evitó que dicha normativa del grupo popular europeo fuera aprobada; ahí es donde radica la importancia que tiene la composición del parlamento europeo y que dicho parlamento cuente con una u otra mayoría.

En estos momentos de grave crisis económica y crecientes índices de paro, existe un peligro real de retroceso en derechos laborales, en conquistas sociales en protección social. De perder los logros alcanzados durante estos últimos sesenta años.

Desde diferentes sectores, financieros, bancarios, empresariales y políticos se está presionando fuertemente para acabar con esos logros y ser los grandes beneficiarios de esta crisis (ellos que han sido sus causantes) aun a costa de los trabajadores.

Estas pretensiones las están haciendo suyas y defendiendo los partidos conservadores y liberales del viejo continente (de siempre han sido quienes han defendido sus intereses); aprovechando el desconcierto, desánimo y temor de la clase trabajadora por perder el empleo.

Si hasta ahora podíamos sentir a Europa como algo lejano, que no nos afectaba directamente, ahora tenemos que cambiar el chip; Europa nos repercute y mucho.

En Europa es donde se trazan las políticas que deberán seguir sus países miembros; tanto laborales, como de protección social, medio ambientales, etc.

Por todo ello, es por lo que el próximo siete de junio, debemos motivarnos, movilizarnos y dar con nuestro voto una respuesta social a la crisis.

Existen dos grandes y claros posicionamientos: el conservador neoliberal y el progresista socialdemócrata.

Y en estos momentos de grandes presiones para conseguir acabar con la Europa del bienestar, es cuando los ciudadanos y trabajadores europeos tenemos que estar más unidos y movilizados que nunca.

Tenemos que participar activa y masivamente apoyando y votando a aquellos partidos y candidaturas progresistas, de izquierdas.

Esta crisis global, hay que vencerla mediante la aplicación de políticas de izquierda y estas empiezan en el Paramento Europeo.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris