Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

¿Se puedes ser feliz en política?

Mario López
Mario López
martes, 19 de mayo de 2009, 06:09 h (CET)
Si yo fuera político en la España actual, dudo mucho de que me sintiera feliz, por bien que me pudieran salir las cosas –en el sentido más honorable de la expresión, se entiende-. Por muchos proyectos de interés general que pusiera en marcha, por mucho que pudiera ayudar a la modernización de mi país, no podría sentirme feliz.

Porque es imposible que yo me sienta feliz ejerciendo un oficio que, tal y como se está realizando en la actualidad, está haciendo perder el interés de la gente por la política y confundiendo los conceptos más básicos que nos han impulsado a defender un régimen, al menos, teóricamente democrático. Nuestros dirigentes son incapaces de atajar la corrupción con medidas tajantes. Los casos de corrupción se han de perseguir por la Justicia, cierto es, pero a los políticos corresponde el deber de poner las medidas necesarias que hagan imposible la corrupción. Será una tarea difícil, pero no imposible. Y nos consta que entre nuestros políticos hay verdaderas lumbreras. El caso es que hoy en día nuestros administradores hacen la vista gorda hasta que se topan con la oportunidad de airear una corruptela y lanzarla contra el adversario político a falta de mejores argumentos. Estamos viviendo la apoteosis de la mordida, el distraimiento y la delación. Tres drogas que, sabiamente mezcladas y administradas en las dosis adecuadas, sumen a quien las consume en una especie de orgía permanente, con el efecto añadido de la ausencia de sospecha. El aforamiento crea un sentimiento tan arraigado de impunidad que pone alas al manco. Nuestros administradores, además, son capaces de dejar que un simple resfriado se convierta en una pulmonía letal, no sé con certeza si por desidia o por miedo a perturbar una paz social que, en realidad, es más aparente que real. Hoy ya somos muchos los que nos debatimos entre seguir defendiendo el régimen actual o apoyar otro alternativo que garantice, sin trampa ni cartón, los valores por los que muchos ciudadanos estamos en la defensa de la democracia y el socialismo. La pelota está en el tejado del Palacio del Congreso de los Diputados. Y, la verdad, es que no me siento nada optimista. Nuestros dirigentes no dan muestras de querer cortar por lo sano con la corrupción y, en cambio, se muestran exultantes por las políticas que están llevando a cabo y que son, en numerosísimas ocasiones, un insulto a la inteligencia.

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris