Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

¿Dónde está el gazapo?

Mario López
Mario López
lunes, 18 de mayo de 2009, 06:53 h (CET)
La realidad es como un tibor chino. Frágil y abigarrada. Disimulada en la penumbra que arroja la luz de una linterna mágica, resulta absolutamente ininteligible para la inmensa mayoría de la población de este mundo en el que malvivimos. Sólo una reducidísima élite conoce los artificios que permiten disimular la realidad. Vivimos confundidos en las fantasías de unos y de otros, inermes, con los ojos haciéndonos chiribitas y la baba fluyendo por las comisuras de nuestros labios.

Y mientras estamos pasmados, la bola del helado se nos escurre sin que nos demos cuenta y, privádonos de todo su sentido, cae al suelo inexorablemente. Las fantasías de nuestros hechiceros se suceden sin darse tregua, a una velocidad de vértigo, en cantidades ingentes. La asimetría que existe entre los productores y los consumidores de fantasías es tan colosal, que el tibor chino al que me refiero se ha convertido ya en un auténtico camelo. Estamos tan acostumbrados a ver la realidad distorsionada, a través de los caleidoscopios que nos ofrecen constantemente los profesantes del sumo arte del gazapo, que ya no sabemos a qué cosa aludimos cuando nos queremos referir a algo. Así, al idilio de Francisco Camps y Álvaro Pérez tenemos que llamarlo cohecho. De la misma manera que a la explotación de los trabajadores la tenemos que llamar contrato laboral. O a la abyección consumista, mercado libre. Ahora, nuestros dirigentes se afanan en convencernos de que están llevando a cabo un cambio de modelo económico cuando la realidad es que están reduciendo las tallas de los derechos de la clase trabajadora para alargar la manga del traje capitalista. Existe la absurda creencia, muy extendida entre nosotros, de que el capitalismo es el único sistema económico que garantiza las libertades individuales y el socialismo un sistema liberticida. Qué equivocados estamos. Sin entrar en sesudas reflexiones, quedémonos con el sentido común. Lo que creo que tenemos todos claro es que el hambre, la explotación, la precariedad y la exclusión social son, en su conjunto, la mayor negación de las libertades; Son liberticidas que hacen de la condición humana, puro estiércol. Y el socialismo, precisamente, tiene su razón de ser en la erradicación del hambre, la explotación, la precariedad y la exclusión social. Si a eso le añadimos que las libertades individuales han sido conquistadas, todas y cada una de ellas, por la clase trabajadora, enfrentándose a la contumaz oposición sistemática y sistémica de las oligarquías, pues podemos saber, con la absoluta certeza de que no nos equivocamos, en dónde se encuentra el gazapo. Creo, también, que todos estamos de acuerdo en que la libertad de uno acaba en donde empieza la del otro. Pues la oligarquía nacional –representada por los partidos capitalistas- jamás ha respetado el umbral de la libertad de la clase trabajadora. Y, lo que desde luego es un escarnio es que sea un partido político que se dice socialista el encargado de maquillar este ignominioso sistema para perpetuarlo. El PSOE, desde el mismo día que surgió como de la nada tras la muerte de Franco, no ha hecho otra cosa que poner la zanahoria delante del burro, dormir en cama ajena y desarmar a la izquierda, al verdadero socialismo, para poner a la clase trabajadora a los pies del capital -contratos temporales, privatizaciones, son algunos de los legados del ahora tan enaltecido Felipe González-. En un ejercicio supremo de cinismo, cuya máxima expresión es el conocido “voto útil”. PP y PSOE juegan al famoso juego del policía bueno y el policía malo, con un solo objetivo: perpetuar la monarquía españolista-bipartidista-capitalista que tiene relegada a la ciudadanía al mero papel de comparsa. Únicamente la ciudadanía puede cambiar el estado de las cosas. Y lo puede hacer apostando por una alternativa auténticamente socialista, anticapitalista.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris